Sidebar

13
Jue, Ago

Foro fugaz | Enrique Atonal

A contracorriente con la época, pero vital siempre, la palabra teatral impresa es indispensable a la propagación de esta pasión-vicio que es el teatro. Económicamente disminuida porque a nadie le interesa comprar un libro de teatro, tampoco de poesía, reconozcamos que sin las ediciones teatrales viviríamos en una pobreza inconcebible para la escena. 

 

Propongo un ejemplo paradójico: El Teatro y su Doble de Antonin Artaud. El texto que impulsó la creatividad desde la escena, sólo existió impresa; sin esa posibilidad no se hubiera conocido ese texto fundador del teatro contemporáneo. Lo mismo ocurre con El Espacio Vacío de Peter Brook en donde este genial creador plasma sus ideas sobre el teatro; Brecht y Su Pequeño Organon para el Teatro fue fundamental para su corriente teatral; y tantos textos teóricos del teatro, pasados, actuales y futuros, sin los cuales el teatro no sería lo que es. 

Los textos de las obras teatrales ha sobrevivido, primero gracias a las transcripciones y después gracias a la imprenta. Sin ellas la cultura universal estaría huérfana, ¿qué haría la humanidad sin Sófocles, sin Lope, sin Shakespeare…? Lo que quiero significar es que las empresas editoriales, a pesar de sus dificultades actuales, son capitales para el futuro del teatro, de las artes escénicas. Su trabajo casi clandestino es útil en la cadena de transmisión del conocimiento. 

Todo esto viene a cuento por las dificultades que atraviesan dos editoriales dedicadas al teatro y que han formado una creativa pareja: Artezblai de España (la casa que acoge estas crónicas), y Paso de Gato de México. 

Ambas editoriales han trabajado en conjunto, creando una oferta teatral en español inigualable. Todos los caminos de la edición teatral (sea de obras o de ensayos) pasan por sus ediciones. Baste mencionar el premio que crearon para distinguir al ensayo teatral, (premio que ha sido suspendido por falta de apoyos), o las publicaciones que han realizado en coproducción dentro de la colección El Gato en Zapatillas, alusión a sus emblemas: Una zapatilla y un gato. 

Extraordinaria labor de estas editoriales, pero a las que la crisis económica y de la pandemia de Covid-19 han arrinconado y las tiene al borde de la quiebra. 

Pondré el acento en lo que ocurre desde hace dos años en la editorial mexicana Paso de Gato. Nacida en 2002 gracias a la voluntad del dramaturgo Jaime Chabaud, primero fue una revista, y más tarde, cuando se incorporó a su equipo el actor y productor José Sefami, se lanzaron a la publicación de obras de teatro, teoría dramática y ensayos, además de un gran etcétera. Sería muy largo enumerar las colecciones de la editorial, un estupendo trabajo de difusión del teatro impreso, en una empresa absolutamente delirante e independiente. Sólo la pasión puede explicar este trabajo y su éxito. Por supuesto que la editorial contaba con ayudas y alianzas, sea de las autoridades culturales, de las universidades, o de los grupos teatrales, pero siempre independiente. 

El panorama cambió con la llegada en 2018 del nuevo gobierno mexicano que ha suspendido toda clase de estímulos y ayudas a las editoriales independientes. De pronto muchas empresas culturales se han visto en dificultades, entre ellas, Paso de Gato. 

Debemos reconocer que las ediciones teatrales, como las de poesía, atraen a pocos lectores; son ediciones para especialistas, profesionales o amateurs de la escena, estudiantes de teatro, directores y grupos en busca de apoyos teóricos o de nueva dramaturgia. Aunque haya títulos muy importantes el público es limitado. Sin estímulos económicos estas ediciones tienden a desaparecer. 

El panorama de la cultura en México se ha enturbiado. La actividad artística y cultural se ha detenido, situación agravada por la pandemia. Tal parece que la única actividad artística que apoyará el nuevo gobierno será la autóctona, nacionalista y de baja complejidad. Una perspectiva que va a destruir mucho trabajo acumulado como el de la editorial Paso de Gato. 

Pero al mal tiempo buena cara: Paso de Gato ha decidido ofrecer los libros de su catálogo a precios reducidos. Hay varias ofertas que pueden consultarse en su sitio internet, ofertas que incluyen obras de la nueva dramaturgia en español, libros de teoría escénica, creación dramática y hasta técnica y escenografía.

La situación de Paso de Gato no es única en México. Editoriales consolidadas, pero independientes han lanzado su grito de alarma: Era, Almadía y Sexto Piso han pedido ayuda económica a sus lectores para no desaparecer. Por supuesto que el gobierno no ofrece ninguna ayuda. El presidente López Obrador ya advirtió en medio de la crisis, que las empresas que debían quebrar, ‘pues que quiebren’. Y como lo señalamos al principio de la nota, si empresas indispensables para la estabilidad económica no reciben ninguna ayuda, lo relacionado con la cultura, cero, nada, kaput. 

Pero en México y en España las buenas publicaciones van a sobrevivir a estas circunstancias en las que todos estamos encerrados. 

¡Larga vida a Artezblai y a Paso de Gato! 

CDMX mayo de 2020