Sidebar

19
Mié, Jun

Y no es coña | Carlos Gil

Tengo la impresión de que se están enconando las posturas respecto al uso de Las Naves del Matadero de Madrid. Cuesta, o la menos a mí me cuesta mucho, mantener una actitud objetiva ante los hechos, los supuestos, las incertidumbres que plantea la situación creada por decisiones cuestionables, dudas basadas en la inconsistencia de ciertos proyectos, reproches en ambos sentidos y el cansancio que a mi entender ha provocado la mala gestión del área de Cultura del Ayuntamiento desde la llegada de la coalición Ahora Madrid.

Todo ello nos lleva a ponernos demasiado expansivos en nuestras apreciaciones. No se matiza y eso hace imposible el campo magnético que nos dé algo de luz o de sentido más allá de lo emocional en los apoyos o las negaciones. Al menos dos puntos importantes se encuentran en el inicio de este conflicto: el enjuiciamiento al concejal de cultura primigenio, que le hizo abandonar su trabajo y la llegada de Celia Meyer. Las primeras decisiones en el campo teatral emponzoñaron de súbito todo el sentido de lo público y lo privado, de las metodologías para la selección de personal en el ámbito de los teatros municipales y esas cosas que a casi nadie les parece importar pero que son las charcas donde crecen los insectos que después envenenan casi todo.

Hay que recordar que el que fue nombrado director de Madrid Destino, que es la agencia municipal donde se gestiona casi todo, dimitió de su cargo, lo que dejó otro vacío, por lo que no se sabe a ciencia cierta quién y con qué propósito se toman las decisiones. Porque aparte de la idoneidad o no de los nombrados, el problema real es que no se sabe si existe un plan estratégico, si se ha pensado qué se quiere hacer como política teatral, en qué tiempos y con qué presupuestos. Y bueno sería saber si se ha trabajado algún documento donde se explicite el diagnóstico y las medidas que se van a tomar para cambiar la situación.

Además de los intereses particulares que se evidencia en ciertas críticas, la supuesta objetividad, también muy interesada y con vínculos cercanos de parentesco, las fobias, hasta la memoria reciente que afecta a alguno de los elegidos, al igual que su metodología para ser elegidos, forma parte del problema el que nadie parece liderar, ni argumenta con claridad, hacia donde va la Nave Teatral Municipal de Madrid, con las Naves, el Teatro Español, el Circo Price, el Fernán Gómez y el Conde Duque, entre otros y sin olvidarnos de los instrumentos barriales y por distrito que deberían formar parte de una acción global, de regeneración, de puesta en común, de una planificación que vaya dando pasos concretos persiguiendo una idea.

Las improvisaciones, las gestualidades soberbias, los rechazos casi viscerales, nos sitúan en un escenario de muy difícil solución. Y el problema es que unos meses de inactividad por reformas mentales o estructurales es una acción de consecuencias imprevisibles para unas salas, pero la experiencia nos dice que no muy halagüeñas en casi ningún caso. Me temo que aquí nadie la va enmendar, se van a encastillar las posiciones, y a mí, que en una parte de la pelea, me parece de sobra claro dónde situarme, en el conjunto me da la impresión de que cada uno está hablando de cosas diferentes. Y muy diferentes, o al menos pertenecientes a ámbitos ideológicos, estéticos y de gestión casi irreconciliables.

Pero estamos en el terreno de la hipótesis todavía. El Teatro Español tiene una programación firmada por la nueva dirección que no veo yo que difiera mucho de lo anterior. Están unos y salen otros. Amistades, favores debidos. Lo de siempre. Tu me programas, yo te programo. Y campos abiertos a repetir lo de siempre. Y en Las Naves, la programación presentada es de baja intensidad. No veo mayores innovaciones que las que se ven en festivales o salas. Es decir vamos a ver qué significa la retórica del señor Feijóo. Porque concediéndole el beneficio de la duda, le diremos sabiendo que su dogmatismo, su sectarismo y vanguardismo vintage, no ayuda a quedarse esperando con los brazos cruzados, que las "artes vivas" desde el paleolítico teatral, necesita de alguien más que el supuesto investigador, se precisa una masa de ciudadanos activos que se interesen por ellas. Y sin límites ni por arriba ni por abajo y mucho menos por los flancos.

Yo intento hablar del futuro inmediato. Y quisiera hacerlo aportando crítica e insistiendo en mi reclamación pueril de la necesidad de definición de unos planes consensuados por instituciones y gremios que desde los datos estadísticos, políticos, de gestión de hoy se busque un nuevo modelo de sistema para garantizar la sostenibilidad y el progreso de las artes escénicas como elementos básicos de la educación, la cultura y la identidad en las próximas décadas. Con eso tengo bastante.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€