Sidebar

21
Dom, Jul

Y no es coña | Carlos Gil

Recién llegados de Valladolid donde ha finalizado una nueva edición de su Festival de Teatro y Artes de Calle (TAC),, acontecimiento que se encadena en el tiempo y el espacio con la Umore Azoka, Feria de Artista Callejeros de Leioa, y con una acumulación de dudas durante el último quinquenio, me encantaría lanzar una pregunta a los vientos, ¿en qué punto está el teatro de calle actualmente?

Porque en el titular se expresa ya una respuesta demagógica, ¿dónde estás que no te veo? Porque es muy cierto, me cuesta encontrar el teatro de calle. No lo veo. Yo veo infinidad de espectáculos que se hacen en la calle, en los parques, en los patios, en carpas, en polideportivos, pero son frontales, nacen y mueren en su mismidad y no tienen ninguna relación ni física ni metafísica con el entorno. Son espectáculos meteorito, caen en una plaza y se hacen. Lo otro es una nomenclatura, una manera de colocarse en el mercado. Un mercado, por otro lado, en criminal recesión.

Lo anteriormente expresado no descalifica a esas creaciones, sino que las intenta contextualizar en una oferta, en una mercadotecnia. Hace ahora una década, patrocinado por la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, publicanos el número 1 de la colección Ambigú de nuestra editorial Artezblai que llevaba el título de: "Instantáneas de lo efímero. Recorrido visual y teórico por las Artes de Calle". El libro partía de unas fotografías que Gerardo Sanz había tomado de manera espontánea y personal, es decir sin la urgencia de ser fotógrafo oficial de ningún festival, a las que les dimos el mejor apoyo posible para su visualización y puesta en valor: los artículos de ocho personas ligadas al teatro en diferentes ocupaciones y muchos de ellos directamente pioneros de diferentes avances del teatro de calle, como es el caso Michel Crespin.

De ahí ese subtítulo de visual y "teórico", porque en aquellos momentos ,año 2004, había un renacimiento de las Artes de Calle, en forma de escuelas oficiales, de centros de producción, de festivales especializados en donde se podía acompañar los diferentes modelos. Los festivales, como el TAC, eran el aula abierta en la que los jóvenes y no tan jóvenes podían ir conociendo los lenguajes, los hallazgos, las concepciones más novedosas y más experimentadas. Y existía una mínima intención de teorizar, de saber las razones por las que se volvía a la calle, qué significaba el arte urbano, los porqués empleados por algunos para calificar de pasacalles, de gran formato, de intervención los espectáculos.

Hoy, a mi entender, se ha perdido cualquier posibilidad de orientarse en la confusión. Los programadores de festivales no tienen mucho donde elegir. Seguramente hay una franja muy alta, es decir muy cara, con necesidades de producción muy exigentes, que todavía marca un camino, pero el resto, está estancado. O muy estancado. Y ya no hablemos cuando vamos bajando a la realidad circundante, cuando se va a la calle con la urgencia de la subsistencia.

Es curioso que en estos últimos años, en paralelo a este aparente deterioro, se producían encuentros, organizaciones de compañías especializadas, mesas de debate, algún taller, pero todo quedaba en la espuma, en lo administrativo, en la legislación sobre pirotecnia, que será muy importante, no lo dudo, pero que mejor lo resuelven los bomberos y no los artistas, y siempre yendo por delante las cuestiones económicas. Desde aquí insistimos en lo de siempre. Es fundamental tener todo ordenado, administrativa, económica y legislativamente, pero por favor: que se haga buen teatro. Una buena producción no es la más cara, sino la que mejor responde artísticamente. Y eso se nota faltar.

Se abren muchos puntos de vista. Se me ocurre que a lo mejor es una cuestión nominativa y que algunos eventos se deberían llamar de Circo en la Calle. Lanzamos esta advertencia con la intención de llamar la atención a todos, para que se respete el concepto, para que pensemos sobre el futuro, salvemos la idea, el género. Para que no confundamos ni nos confundamos más, porque si todo se hace EN la calle, no habrá teatro DE calle .

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€