Sidebar

18
Dom, Abr

Filia et Fobia - J.C. Arévalo

Del 10 al 18 de abril se celebra la 34ª edición del festival Dansa València, que contará con la participación de 25 compañías en 11 espacios. La cita acogerá cuatro estrenos y a cuatro premios nacionales de danza.

 

 

Dansa València acoge este año el trabajo de 25 compañías, 10 de ellas valencianas y 15 del resto del Estado. En concreto, de Cataluña, Madrid, País Vasco, Andalucía, Baleares, Canarias, Extremadura y Navarra. En total se han programado 34 representaciones, de las que cuatro son estrenos.

Estrenos

Titoyaya Dansa (València) realizará la puesta de largo de su segundo espectáculo de danza inclusiva, ‘Soledad’, el 17 de abril en el Teatro Rialto. Se trata de una obra intergeneracional, multicultural y multidisciplinar, que consta de un elenco heterogéneo formado por personas mayores, bailarines de la compañía y jóvenes ex tutelados en proceso de emancipación.

Paula Serrano (Alcoy) también le ha dado un enfoque social a su propuesta, que en su caso incide en la diversidad funcional. ‘Antes de que todos lo sepan’, prevista el 15 de abril en Espacio Inestable, es un dispositivo escénico que investiga cómo crear una coreografía sin servirse del sentido de la vista.

El 16 de abril en La Mutant, Mou Dansa (València), aborda en ‘Fake Life’, lo que ellos mismos denominan “la enfermedad de nuestros días”, expresión con la que se refieren a la atención residual, el autoengaño, la imposición social y la apariencia imperantes en las sociedades contemporáneas.

Por su parte, Marea Danza (València) estrena ‘Rebelión’ el 14 de abril en el Teatre Martín i Soler del Palau de les Arts. Esta producción de Teatre Escalante es una de las cuatro que conforman el ciclo Danseta, desarrollado en colaboración con el centro teatral de la Diputació de València.

Propuestas valencianas

También proceden de València Taiat Dansa, que en ‘TRES de Ballet Triádico’ exploran las posibilidades y la revolución visual, estética, espacial y performativa del Ballet Triádico de Oskar Schlemmer. Su revisión contemporánea de la emblemática pieza tendrá lugar los días 14 y 15 de abril en el CCCC.

La Sala Matilde Salvador recibe el 14 de abril la propuesta de Lola Boreal (València) ‘Rodem?’, una pieza de danza teatro que cuestiona la visión social y personal sobre los usuarios de sillas de ruedas con una mirada ácida y humorística.

El resto de compañías procedentes de la Comunitat Valenciana en esta edición del festival son La Coja Dansa (València), cuya producción ‘El cuento de Persépolis’ forma parte de Danseta, y CocinandoDanza (València), Compañía Marroch (Alicante) y Tangen|Benzal (Ontinyent), que forman parte del ciclo Moviments Urbans, donde un total de ocho compañías servirán de aperitivo al festival el fin de semana del 10 y el 11 de abril. Las propuestas, inicialmente planteadas para espacios al aire libre, se han trasladado al Museu de Belles Arts y el CCCC como consecuencia de la normativa vigente de uso del espacio urbano.

Premios Nacionales de Danza

Entre la selección de este año hay cuatro premios nacionales de danza. Dentro de Moviments Urbans está programado el solo ‘Bach’, de la compañía Mal Pelo (Girona), quienes lo recibieron en 2009. La coreografía de ‘Rebelión’, de Marea Danza viene firmada por Olga Pericet, que recibió el máximo galardón del Ministerio de Cultura en 2018.

Israel Galván (Sevilla), galardonado en 2005, representará el 15 de abril en el Teatre El Musical su solo ‘El amor brujo. Gitanería en un acto y dos cuadros’. En solitario, y tan solo a partir de la vibración de las cuerdas de un piano y del cante de David Lagos, el bailaor transforma en movimiento una de las piezas más emblemáticas e internacionales de la historia de la música española.

Daniel Abreu (Canarias), Premio Nacional de Danza 2014, también afronta un solo. El Teatre Rialto será el escenario donde el 14 de abril bailará ‘El hijo’, donde a través de la poética de la imagen y del sonido reflexiona sobre la experiencia de la filiación, la relación con los ciclos naturales y los sistemas.

Otros espectáculos laureados previstos en esta edición de Dansa València son ‘Filia et Fobia’, de La Taimada (Barcelona), primer premio del 34 Certamen Coreográfico de Madrid_2020, y ‘Trama’, de Roser López Espinosa (Barcelona), mejor coreografía 2019 en los XXII Premios de la Crítica. Los primeros están programados los días 17 y 18 de abril en el Espacio Inestable y la bailarina y coreógrafa catalana, el 17 de abril en el Teatre Principal.

Por último, los intérpretes de la propuesta de Raquel Klein (Ibiza) ‘Wu Wei’, Blanca Tolsá y Jacob Gómez, se alzaron con el galardón a los mejores intérpretes de danza en los Premios Butaca 2020. La pieza coreográfica, programada el 18 de abril en el Teatre Principal, investiga el tiempo y su percepción.

Emociones del presente

“En esta edición de inevitable cambio para público y creadores, invitamos a perdernos en una trama de emociones donde se da espacio a las fobias e inseguridades, a la soledad y el vacío. No hay descanso para el movimiento que quiere expresar el dolor, la belleza y el compromiso con la realidad que experimentamos”, avanza la directora artística, María José Mora.

Los ecos del presente convulso que vivimos se plasman en espectáculos como ‘Kenophobia’, de Osa+Mujika (San Sebastián) que el 15 de abril traducen el miedo irracional al vacío en una coreografía donde sus protagonistas mostrarán sus temores al público, al que le gritarán y con el que celebrarán sus traumas.

Chey Jurado & Akira Yoshida (Badajoz, Pamplona), ambos procedentes de las danzas urbanas, esbozan el 18 de abril en el Claustre de La Nau el dueto ‘Hito’, sobre la belleza y los horizontes que se abren en la pérdida.

Para terminar, tanto Núria Guiu (Barcelona) como el colectivo Kor’sia (Madrid) indagan en las consecuencias emocionales de una sociedad hiperconectada. La catalana, que además de bailarina y coreógrafa es estudiante de antropología e instructora de yoga iyengar, cuestiona en ‘Spiritual Boyfriends’, programada el 18 de abril en Carme Teatre, el papel que juega Internet en relación con lo divino, a la inmaterialidad, al amor, al poder, a las políticas neoliberales y sus técnicas de control social y vigilancia.

Los madrileños, en cambio, actualizan el icono del ballet romántico por excelencia, ‘Giselle’, en una propuesta de danza contemporánea que aborda el amor en la era de la obsolescencia emocional. La cita con el amor y el desamor en nuestros días es el 14 de abril en el Teatre Principal.