Sidebar

19
Mié, Jun

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

A veces el peso del agobio nos aplasta hasta inmovilizarnos porque simplemente no somos capaces de mover ese peso o no buscamos la ayuda necesaria para hacerlo. La pareja, la familia, el trabajo, los impuestos, una multa de tránsito, si cada uno de estos factores puede llegar a ser insoportable por sí solo, cuando dos o más de estas pestes se confabulan para crear un pequeño infierno personal, la situación es crítica. Cualquier tipo de descripción sería un vano intento pues la intensidad de un sentimiento es imposible de cuantificar, solo se puede sentir. Del infierno solo existen dos salidas posibles. La primera es renunciar a todo y quizás aparecer a la mañana siguiente en alguna publicación de la prensa amarillista como un nuevo protagonista de un drama humano que terminó con su vida, hecho que desde siempre ha despertado el morbo de la sociedad y vendido muchos periódicos. La segunda es mucho más compleja pues se requiere de voluntad para revertir la situación y salir del hoyo negro en el que uno se encuentra. Alternativa imposible si se la mira desde el fondo del hoyo, pues el peso de las dificultades también nos ha cerrado los parpados impidiéndonos ver más allá de nuestros problemas. A respirar hondo, contar hasta diez, once o doce si fuese necesario y a buscar la salida. Quizás sea bueno hacer una pausa, dedicarse a lo que sabemos nos gusta y una vez oxigenados, re comenzar. Que mejor comienzo que una creación. Y cuando digo creación no me refiero necesariamente a una ópera prima de repercusión mundial que se transforme en un hit, un guión para una película ganadora de un Oscar de la academia, un nuevo clásico de la literatura universal o un cuadro que opaque a la Monalisa. Basta con hacer un par de trazos sobre un papel, escribir pocas palabras, sacarle una foto al cielo o simplemente tararear una canción sin mucha afinación. Crear es materializar los sentimientos en algo que trascienda al pensamiento para después de que la creación sea independiente de su creador, se transforme en motivo de orgullo del cual podemos obtener la energía positiva necesaria como para que los problemas pasen a ser solo un mal recuerdo. Si el agobio se considera como la peor de las maldiciones solo puede llevarnos a conductas con resultados nefastos, en cambio si se considera como un nuevo comienzo, solo cosas buenas pueden surgir de ello. Los grandes creadores, al igual que todos nosotros, han pasado por esos momentos obscuros pero solo los gigantes han sabido aprovechar esa oportunidad para salir fortalecidos y generar los grandes clásicos del arte mundial. Es cierto que algunos han terminado con sus vidas siendo muy jóvenes y se han trasformado en leyenda. ¿Pero qué pasó con toda esa creatividad desperdiciada por no saber sobreponerse a los problemas? ¿De qué grandiosa riqueza artística estaríamos, disfrutando hoy si esos creadores se hubiesen sobrepuesto al agobio a través de su genialidad creativa? Ante los problemas todos somos capaces de tomar uno de los dos caminos; el de terminar con todo y el de re comenzar a través de la creación. Todos somos por naturaleza creadores. Transformemos la creación en nuestra forma de vivir a plenitud con los problemas que no podremos evitar pero que si podremos resolver con la creatividad suprema que por siempre ha caracterizado al ser humano.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€