Sidebar

19
Mié, Jun

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Los cerros de Valparaíso no solo están decorados por la melancolía de un glorioso pasado, también luce muchísimos grafitis de una poesía sugestiva. Si bien es cierto existen algunos tags capaces de ensuciar, la mayor densidad de poesía hecha formas y colores, así como algunas frases capaces de llamar a la reflexión, minimizan el impacto negativo de algunas líneas y palabras sin sentido ni voluntad de ser un llamado a la reflexión para quien las mire.

 

Apaga la tele... vive tu vida. Cuanta verdad existe en esta frase leída en algún muro de la ciudad puerto, frase que yo llamaría incluso, una potente declamación poética.

La televisión contemporánea con resolución hd, sonido de alta fidelidad, transmisión continua 24/7 y una oferta programática más allá de lo asimilable, tiene secuestradas las conciencias de una gran audiencia que solo ejercita el pulgar con el control remoto al ver partidos de fútbol los fines de semana, viaja a lugares recónditos comiendo papas fritas arrellenado en un sillón masajeador, opina lo que los medios le dictan, come y bebe a través de la vista sin nunca degustar verdaderamente, vive aventuras extremas sin nunca abandonar su metro cuadrado de confort, y en definitiva, vive una realidad irreal producto de las imágenes que le son presentadas, siempre, siempre, con algún interés editorial detrás.

¿Existe alguna duda sobre la coincidencia de una final de fútbol y el anuncio de una nueva ley aumentando los impuestos?

¿Alguien piensa que el pánico y la inseguridad transmitidos por los medios de comunicación, no son la forma de mantener a la gente centrada en problemas ajenos y alejarla de sus propias vidas?

¿Los mensajes aspiracionales transmitidos por las grandes marcas serán para mejorar la esencia de las personas o fortalecer las espaldas económicas de las multi nacionales?

Todos sabemos.

Sin embargo, no es necesario perderse en la selva amazónica para vivir una gran aventura ni viajar a países exóticos a degustar sabores extraños, ni mucho menos transformarnos en atletas de alto rendimiento para hacer ejercicio. Basta con salir a caminar por nuestras ciudades, abrir todos nuestros sentidos para no solo recorrerlas sino sentirlas y probar algo de comida callejera.

La experiencia puede llegar a ser total si así nos lo proponemos.

¿Conocemos a nuestros vecinos? ¿No solo haberlos visto por casualidad, sino conocerlos verdaderamente?

¿Cuantos pasos hay entre nuestras casas y el transporte público? ¿Y cuantos arboles?

¿Los pájaros siguen cantando por las mañanas?

¿Cuál es la hora de mayor frio? ¿Y la de mayor calor? No la informada, sino la real.

¿En qué estado estará la luna hoy? ¿Cuándo tendremos luna llena para observarla en todo su esplendor y sentirnos un poco hombres lobo?

¿Cuándo fue la última vez que nos recostamos en el suelo para jugar a los autitos o con la cuchara le hicimos un túnel a un trozo de sandía?

Hay tantas cosas por hacer.

Apaga la tele... vive tu vida.

Lo más simple suele ser lo más complicado, pero tenemos la capacidad de hacerlo. Démonos el tiempo de disfrutar de la realidad. Aunque no sea en hd, tenga un sonido imperfecto y una programación difícil de predecir, al menos es 24/7.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€