Sidebar

20
Mié, Mar

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Trato de informarme sobre el acontecer artístico pero por alguna extraña razón, desconocía el término de artivismo.

La sola palabra ya me sonó a dulce melodía mezclada con punk.

De vez en cuando solemos renombrar cosas existentes desde siempre pero con el solo hecho de ponerles un nuevo apelativo, pareciera que las refrescamos dándoles nuevas energías y poniéndolas en primera línea de la discusión.

¿Cuándo el arte no ha tenido una voluntad de cambio de la sociedad? Con definición de wikypedia que es la biblioteca del conocimiento en línea, Artivismo es una corriente artística fuertemente social que pretende a través de la creación, cambiar el paradigma contemporáneo de vivir.

Perdón, pero bajo esta definición se engloba todo el arte de todos los tiempos, desde el arte rupestre donde nuestros antepasados pintaban escenas de cacería para mejorar una futura incursión al cuadro Guernica de Picasso que es una denuncia explicita de los horrores sufridos por esa ciudad española al ser utilizada como campo de prueba para el material bélico nazi de la futura segunda guerra mundial.

Próximo a épocas de enfrentamientos entre naciones o grupos ideológicos, la denuncia del arte por lograr cambios ha tenido un fuerte acento político.

"Sous les pavés, la plage" - "Bajo el adoquinado, la playa", es un slogan concebido, gritado y escrito a manera de grafiti por las calles de Paris durante Mayo del 68 y permanece como un símbolo de lo sucedido en Francia durante esa primavera.

Los estudiantes, haciendo alusión a que los adoquines usados para hacer barricadas y como proyectiles, se disponen sobre una capa de arena, la tomaron como su eslogan de lucha por reivindicaciones sociales.

Algo más que solo gritar y arrojar piedras ya que en un comienzo la frase era "Bajo los adoquines la hierba" queriendo decir que bajo la intervención del hombre siempre está la naturaleza pero como se podía mal interpretar la palabra hierba asociándola con haschich o cannabis, mutó a playa.

Depurando la idea original se llegó a una genialidad simple y poderosa a la vez.

Debido al fenómeno actual de la mundialización dada por los medios tecnológicos de comunicación, el arte dejó de tener un rol de denuncia relativamente local. Incluso las grandes guerras mundiales no afectaron directamente a todo el planeta como lo están haciendo los menoscabos ambientales contemporáneos.

La denuncia y voluntad de cambio es global, dirigida a la conciencia de toda la humanidad para que a través de su reacción informada y sobre todo sensible, el hombre pueda cambiar su vida al mejorar su entorno o al menos no seguir degradándolo.

El soporte ideológico de los ya vetustos ismos tales como el fascismo, el comunismo, el totalitarismo y otros, han sido aplastados por la inmoralidad social del capitalismo totalmente ciego a otra variable que no sea el incremento de su patrimonio económico.

El planeta, nuestro diminuto y frágil planeta, está en el límite de otro big bang, aunque esta vez sea de destrucción.

Solo el arte con su grito descomprometido de auspicios interesados, puede remover consciencias hasta llevarlas a la acción.

Si la playa está bajo el pavimento, siendo artivistas debemos sacar los adoquines uno a uno, arrojarlos hasta donde sea necesario y volver a disfrutar del mar.

Nuevo número de la revista ARTEZ

Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai