Sidebar

10
Vie, Jul

Algodón - Escena Miriñaque

Varias Asociaciones Profesionales Culturales de Cantabria han emitido un comunicado en el que lamentan que las demandas estructurales del sector no estén siendo escuchadas, que el presupuesto de la Consejería de Cultura se haya recortado un 50% y que no exista un plan de choque específico para Cultura.

 

 

Comunicado

Las empresas y profesionales del sector de la cultura de Cantabria se sienten abandonados por el Gobierno de Cantabria ante una crisis que puede llevarse por delante a la mayor parte del tejido cultural. Las asociaciones profesionales consideran una falta de coherencia absoluta que se anuncien campañas de apoyo cuando el presupuesto de este año se ha recortado considerablemente y no existe un programa específico y de calado para afrontar la urgencia de la situación actual.

Desde el 10 de marzo varias asociaciones profesionales del sector cultural de Cantabria (Plataforma de Empresas Culturales de Cantabria (PECCA), Asociación Cántabra de Empresas Productoras de Artes Escénicas (ACEPAE), Instituto de Arte Contemporáneo (IAC), Asociación de Profesionales de la Danza de Cantabria ‘Movimiento en Red’ y Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de Cantabria (AGACC)) han estado trabajando conjuntamente para analizar las consecuencias de la crisis de la covid-19. En este tiempo se ha realizado un estudio del impacto económico en todo el sector cultural de Cantabria y se han consensuado medidas (financieras, de fiscalidad, de contratación públicas, subvenciones y fomento de la actividad económica) que se hicieron llegar el pasado 7 de abril a la Vicepresidencia del Gobierno de Cantabria y a la Federación de Municipios de Cantabria. Para poder encontrar las soluciones más eficaces, se solicitó la creación de una mesa de trabajo.

Tras semanas sin respuesta, y gracias al apoyo de CEOE Cantabria, las Directoras Generales de Acción Cultural y de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica accedieron a reunirse semanalmente con tres representantes de estas asociaciones y trabajar conjuntamente en propuestas que evitasen la destrucción de empleos y desaparición de empresas. Hasta el momento se han producido dos reuniones: la primera de ellas para abordar mejoras estructurales y criterios de flexibilización en las órdenes de subvenciones de 2020 y la segunda para proponer medidas económicas que doten de liquidez a los profesionales culturales. A pesar de la buena disposición de las directoras generales, el resultado de estas dos reuniones no es el esperado por las asociaciones profesionales.

En cuanto a las medidas económicas se refiere, la única propuesta que parece se pondrá en marcha es una de las veinte presentadas por las asociaciones el 7 de abril. Se trata de una línea de avales que se pondrá a disposición del sector tras un convenio entre La Sociedad Regional de Cultura y Deporte y el ICAF. No se conocen los detalles pero la propuesta de las cinco asociaciones pasa por imitar en lo posible lo aprobado por el Consejo de Ministros en el Real Decreto-Ley 17/2020 de medidas de apoyo al sector cultural, es decir, que los beneficiarios sean cualquier empresa cultural, que los avales sean del 100% y la carencia de los préstamos alcance los 18 meses. Se han hecho llegar también otras cuatro medidas financieras para que sean trasladadas a las Consejerías competentes (Industria, Hacienda, Empleo y Políticas Sociales), por ejemplo, la flexibilización de las condiciones del Cheque Resistencia, que deben adecuarse a la realidad del sector o una línea de liquidez vía adelanto de saldos pendientes.

Además las asociaciones profesionales critican los importantes recortes de las subvenciones regulares anuales, que en algunos casos alcanzan el 49%, que se contradicen con el discurso del Gobierno de Cantabria sobre su apoyo al sector. Por otro lado, apuntan que las peticiones que hace el sector no son nuevas, se presentaron en 2019 y, de nuevo, en febrero de este año. Se trata de demandas estructurales que facilitan el acceso a las subvenciones (suprimir la obligación de aval, permitir reformular, ampliar el plazo de ejecución, incluir horas propias de trabajo,...) y que siguen sin ser escuchadas. Los profesionales esperaban nuevas fórmulas para abordar la emergencia, como han hecho en otras Comunidades Autónomas o en el Ministerio de Cultura y, por eso, asesorados jurídicamente, presentaron a la Dirección General de Acción Cultural alternativas de ejecución, pero también han sido desestimadas. Paradójicamente, el Gobierno de Cantabria emplaza a los profesionales a trabajar de cara a la convocatoria de ayudas regulares de 2021, cuando se estima que más del 30% de profesionales del sector cultural hayan desaparecido.

Por todo ello, las asociaciones profesionales afirman que no existe un plan de choque específico para apoyar al sector y están en desacuerdo con las palabras del Consejero de Cultura, recogidas el pasado fin de semana en prensa.

Los representantes de las asociaciones afirman que un plan de choque no puede consistir en relanzar programas ya existentes como EnREDarte y Cantabria Escena Pro o en unas inversiones de 6 millones de euros ya recogidas en el presupuesto aprobado para el ejercicio 2020. La realidad es que el 90% son licitaciones de obras y servicios y el 10% las subvenciones recortadas ya mencionadas. Para “poner a funcionar a todo el tejido cultural” hay que creer en el sector cultural como un tejido productivo de alto valor social; es necesario asumir las verdadera responsabilidad de velar por los derechos culturales de la ciudadanía y seguimos teniendo esperanzas en que el Ejecutivo afine la escucha, dialogue y construya con nosotros. Las asociaciones recuerdan las palabras del Ministro de Cultura José Manuel Uribes en el Congreso de los Diputados defendiendo el Real Decreto de apoyo al sector cultural: “Debemos fortalecer el tejido industrial de la Cultura porque además de todo lo dicho, es una inteligente inversión en futuro. Y esa es una tarea de todos porque la Cultura es de todos. (...) El decreto que hoy presentamos son medidas de urgencia en contexto de crisis y de escasez y en la urgencia radica su valor. Si hacemos esperar a las muchas personas que podrán encontrar apoyo en este decreto, cobijo o impulso, puede que entonces lleguemos tarde, que sea demasiado tarde”.

A pesar de todo, seguiremos intentándolo y acudiremos a la reunión con las Directoras Generales proponiendo, dialogando, estudiando, poniéndonos en el lugar del otro. Al principio se luchaba por mantener los puestos de trabajo, en la actualidad para que desaparezca el menor número de profesionales y empresas, y sobre todo para hacer ver que la Cultura es cohesión social, transformación y garantía de una sociedad más crítica y desarrollada.

Firmantes:

Asociación Cántabra de Empresas y Profesionales de Artes Escénicas (ACEPAE)

Instituto de Arte Contemporáneo (IAC)

Asociación de Profesionales de la Danza de Cantabria “Movimiento en Red”

Plataforma de Empresas Culturales de Cantabria (PECCA)

Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de Cantabria (AGACC)