Sidebar

28
Vie, Jul

Sud Aca Opina

No creo que se pueda especular mucho en relación al éxito de ventas de la denominada literatura de auto ayuda ya que sin duda está pasando por un buen momento comercial materializado en best sellers mundiales.

Como champiñones después de la lluvia han surgido autores con ínfulas de gurú dando consejos de cómo mejorar la vida. No me consta que la de ellos sea muy feliz pero esgrimen argumentos como si la suya fuese el modelo a seguir.

Algunos utilizan como herramientas de mejoramiento el cambio conductual en base a la reflexión sobre el actuar. Otros se apoyan en grupos de trabajo, flores aromáticas, hierbas medicinales, colores, Ángeles y cuánto placebo pueda existir. Basan sus teorías sanadoras en ciencias del comportamiento humano o en supuestas sabidurías ancestrales.

A la hora de la auto ayuda, todo sirve, siendo de gran peso en estas técnicas el efecto placebo.

Si el autor es lo suficientemente hábil, su escritura fluida, su manejo seductor de la palabra y su elocuencia, serán capaces de aportar algo de tranquilidad al lector e idealmente mejorar su vida pero si solo es un aprendiz de brujo, los efectos secundarios de una mala praxis pueden ser desastrosos.

El verbo por siempre ha sido y es una poderosa herramienta capaz de cambiar realidades si es bien utilizada. Desde iniciar revoluciones hasta terminar guerras.

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios".

Juan 1:1-14

Independientemente de la religión que se profese, los libros sagrados en los cuales se basan las diferentes formas de fe, contienen una sabiduría irrefutable y en todos estos textos, más que la divinidad, la palabra es la verdadera protagonista.

La Biblia católica, el Corán musulmán, el Popol Vuh maya, el Talmud judío, los Vedas hindúes, son todos libros sagrados contenedores de una profunda filosofía de vida pero que lamentablemente han causado mucho daño al hombre por la mala interpretación o la manipulación del mensaje por parte de las curias supuestamente poseedoras de las llaves capaces de abrir los secretos en ellos contenidos.

La autoayuda cuando es mediada por un tercero, llámese chamán, sacerdote, rabino, imán o el que sea, primero pierde su característica de ser personal y segundo, corre el riesgo de ser una ayuda con miras a una manipulación psicológica con obscuras intenciones.

La mejor auto ayuda tiene sus bases en el auto conocimiento, ese tan difícil de lograr. Ya sea por ego desmedido incapaz de reconocer falencias, por falsas adulaciones interesadas dándonos capacidades de las cuales carecemos o por etiquetas de todo tipo que otros nos cuelgan para calificarnos, la ignorancia o falso conocimiento del propio ser es causa de conflictos.

Solo haciendo y después evaluando los resultados de sus acciones es que gradualmente podremos ir conociendo nuestras capacidades y limitaciones como personas.

Aunque la frase ya esté gastada de tanto decirla y no sea tan aplicada como debería serlo, siempre vale la pena recordarla:

"Es mejor arrepentirse por aquellas cosas que uno hizo que por aquellas cosas que jamás se atrevió a hacer".

Auto ayudémonos conociéndonos a través del hacer.

Artez - La revista de las Artes Escénicas

 
portada217

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar