Sidebar

30
Lun, Nov

Cesc Gay - Foto Kiku Pinyol

Después del éxito de 'Los vecinos de arriba', el director de cine Cesc Gay estrena en Barcelona su segunda obra teatral, '53 diumenges', una comedia que gira alrededor de las relaciones familiares. El espectáculo, protagonizado por Pere Arquillué, Marta Marco, Ágata Roca y Lluís Villanueva, se pre-estrenará en el festival Temporada Alta el 28 de noviembre y hará temporada al Teatre Romea del 4 de diciembre al 18 de abril.

 

Este otoño estrenas 'Sentimental' en los cines y  '53 diumenges' en el teatro. ¿Cómo es trabajar en diferentes proyectos y diferentes disciplinas a la vez?

Ha sido casualidad que coincidan en el tiempo el estreno de la película y el de la obra de teatro. Preferiría que no hubiera sido así, pero intento verle la parte positiva. Son proyectos y disciplinas diferentes, es cierto, pero a la vez pertenecen a la misma familia. O así es como lo siento y no me supone un problema ir y venir de una a la otra. Al contrario, se han realimentado entre ellas.

La pandemia de la Covid-19 ha golpeado fuerte el sector de la cultura. ¿Podríamos considerar que eres un afortunado, pudiendo estrenar dos proyectos nuevos este 2020?

Totalmente. Me da hasta vergüenza. Tengo demasiados amigos en el paro.

'53 diumenges' es tu segunda experiencia en los escenarios, después del éxito de 'Los vecinos de arriba'. ¿Por qué has decidido volver, a pesar de la complicada situación actual en los teatros?

Mi relación con el teatro es totalmente diferente a la que tengo con el cine. Con el cine supongo que me casé y esto es una aventura entre amantes, un affaire. Una relación desde la libertad y la irresponsabilidad más absoluta. Sin presión alguna. Sin pensar en si le gustará a alguien o en si será un éxito. Lo hago porque me divierte escribir estas comedias y me lo paso muy bien con los actores ensayando. Estoy aprendiendo una nueva profesión y eso me llena y me satisface como hace años que no me sucedía. El vértigo de sentir que pisas un terreno desconocido no tiene precio.

No tenía previsto estrenar una obra en tiempos de pandemia pero es lo que me ha tocado y tenemos que adaptarnos. Y también siento, por otra parte, que son buenos tiempos para la comedia. Yo, al menos, la necesito más que nunca.

¿Con qué nos sorprenderá tu nueva pieza teatral?

Es una pieza en cuatro actos que sucede en una cocina. Cuenta el intento de tres hermanos para encontrarse y poder discutir un asunto familiar. Me fascina la cantidad de resentimiento, envidia, reproches, celos y malentendidos que pueden albergar las relaciones entre hermanos.

Y tiene, en su puesta en escena, un reto diferente a mi primera obra, y es que se trata de tres personajes en una situacion de espera, sin nada que hacer, esperándose los unos a los otros. Confieso que nunca he podido olvidar la primera vez que vi el Godot de Beckett y supongo que algo de ello sobrevuela la propuesta. No hay nada más absurdo, cómico y trascendental que la espera.

Tanto 'Los vecinos de arriba' (y 'Sentimental', que es la versión cinematográfica de la obra), como '53 diumenges', giran entorno a las relaciones personales. ¿Qué tiene este tema para que puedas escribir tanto sobre él?

Se debe a mi falta de imaginación. Supongo que solo puedo escribir sobre mí mismo o sobre lo que me rodea.

¿De dónde sale el título de la obra: '53 diumenges'?

Hay que ver la obra para entenderlo. Espero que sea un aliciente más para que la gente se anime a ir al teatro.

Más allá de la observación de los comportamientos humanos y la cotidianidad, ¿qué te ha inspirado para escribir y dirigir esta obra?

Ver lo estúpidos que llegamos a ser por todas las veces que discutimos y nos peleamos sin que tenga ningún sentido ni haya ninguna razón que realmente lo justifique. En el contexto de las relaciones familiares, que es el de la obra, los conflictos pueden alargarse años y años.

Somos idiotas porque nos olvidamos que nadie gana y nadie pierde. Y que además no hay ninguna recompensa.

En tus creaciones nunca falta un agudo sentido del humor. ¿Qué papel juega el humor en '53 diumenges'?

Lo es todo. Está escrita y dirigida con humor y desde el humor. Es menos sangrante que mi primera obra. Más ligera, más frívola, más burguesa supongo.

Esta obra la protagonitzarán Pere Arquillué, Àgata Roca, Marta Marco y Lluís Villanueva. ¿Has trabajado con ellos anteriormente?

Menos con Marta sí, con todos. Necesito rodearme de un grupo de actores que conozca y con los que nos una la confianza, para poder trabajar con todas las dudas e inseguridades con las que llego a la sala de ensayos cada día. Los cuatro son actores con muchas tablas y recursos y me siento en muy buenas manos con ellos.

'Los vecinos de arriba' fue un éxito rotundo. ¿Esperas el mismo resultado de este segundo salto al mundo teatral?

Soy consciente de que el éxito y el eco internacional de mi primera obra fue como ganar la Champions. Me conformaría con mucho menos.

La Costa Comunicació