Sidebar

19
Mié, Jun

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Nada es en sí mismo por el solo hecho de existir sino que adquiere su real dimensión al ser comparado con un equivalente. Nadie es alto o bajo per se, si no es comparado en estatura con otro. Nadie es inteligente o idiota si no se le comparan sus habilidades para la resolución de problemas con las de otro. Por algo existe en la sabiduría popular la frase de que en el país de los ciegos el tuerto es rey haciendo alusión a la comparación con alguien de capacidades inferiores para sentirse así muy superior. La comparación puede ser una manera de situarse en contexto pero genera una irritabilidad máxima cuando esta comparación va aparejada del mensaje entre líneas de que no solo se está comparando con, sino que se está insinuando una manera de ser, un modelo a seguir.

Todos somos diferentes puesto que somos una singular combinación entre millones posibles, de materia y espíritu, cada uno de nosotros es modelado por factores de herencia, por buscadas experiencias de vida y también por el azar.

En la herencia está nuestro color de piel, nuestra estatura, algunos rasgos de carácter y una larga lista de características que no podemos ni eludir ni elegir.

En las experiencias de vida, no es ningún secreto que las que más nos marcan son aquellas vividas durante nuestra infancia, tanto positivas como negativas.

Con la herencia no es mucho lo que se puede hacer salvo aceptarla y utilizarla disminuyendo sus falencias y potenciando sus fortalezas en nuestro favor.

El gran trabajo a realizar es el de acumular experiencias de vida que amplíen nuestros horizontes y aumenten nuestras posibilidades de solución ante la problemática eterna de nuestro existir.

Toda manifestación artística quiere comunicarnos la visión meditada que su creador tiene sobre los más diferentes aspectos de la existencia. Desde una imagen nostálgica capaz de hacernos suspirar hasta el repudio absoluto ante lo que se nos muestra e incluso pasando por la indiferencia ante la obra, toda experiencia artística ya sea desde el enfoque del creador o el sentir del espectador, sin duda nos da ese espacio íntimo de reflexión capaz de señalarnos de alguna manera el camino a seguir.

Si bien es cierto las ciencias duras son indispensables para el mejoramiento continuo de las variables físicas que definen nuestro hábitat, las artes son las encargadas de incitar a nuestras consciencias para mejorar el espacio psicológico social en el cual nos desenvolvemos.

Lo he dicho una y mil veces; el hombre por ser teóricamente el más evolucionado de las especies animales, le debe ese título a las ciencias capaces de generar respuestas aunque antes estuvieron las artes que generaron las preguntas.

Si donde terminan las respuestas comienza dios, las artes son la herramienta que utiliza la divinidad para removernos constantemente el piso hasta hacernos perder el equilibrio capaz de obligarnos avanzar para no caer.

Y si de comparaciones se trata, la obra artística materializada por el hombre es el mayor acto de creación posible, lo que, a no dudar, lo transforma en una fuerza poderosa capaz de concebir divinidades a su imagen y semejanza: el hombre a través del arte es un verdadero dios incomparable.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€