Sidebar

21
Dom, Jul

Mirada de Zebra | Borja Ruiz

Cuanto más nos esforzamos en encontrar diferencias entre el resto de los animales y nosotros, más nos damos cuenta de que nos parecemos a ellos. Tanto, que aún hoy se discute en múltiples ámbitos científicos cuál de todas estas características que nos afloran es aquella que nos hace genuinos, aunque sea para mal. La respuesta más fiable quizá la encuentren en algún número reciente de National Geographic, pero a mí me gusta pensar, quizá mintiéndome con piedad, que aquello que nos vuelve diferentes es nuestra capacidad para contar historias. Así al menos se lo escuché al filósofo José Antonio Marina. Echen cuentas y cuentos. Hacemos historias con nuestra memoria, con lo que nos pasa ahora, con lo que nos pasará después, incluso con lo que nos gustaría que pasara y con aquello que, de suceder, no soportaríamos. Sabemos conjugar todas las maneras para hilar historias; una cualidad que nos diferencia del resto de los animales, incluso de los simios, a quienes apenas hemos dejado atrás a la vuelta de la esquina. Cuán profundo anidará esta cualidad dentro de nosotros, que incluso cuando dormimos nuestro cerebro aprovecha los sueños para seguir creando historias.

Es quizá pues por instinto que filtramos lo que nos rodea a través de historias, que entendemos mejor lo que sucede alrededor si detectamos sucesos que invitan a ser narrados. Quizá por eso preferimos conocer la Historia a través de sus pequeñas historias y sus protagonistas, y no a través de fechas y acontecimientos. Quizá por eso también nos gusta intuir que detrás de cada ley hubo una historia de injusticia, de la misma manera que cada historia de injusticia que conocemos hoy debería albergar la semilla para convertirse en una ley que impida que se repita. Quizá por eso nos aburre hablar del tiempo con sus temperaturas y pronósticos, y no de aquello que se podría escribir con lo que hacemos, haga sol o nieve. Quizá por lo mismo nos hubiese gustado ir a la escuela a escuchar historias sobre la vida y no a memorizar datos que la describan.

Si pensamos que contar historias sobre lo que nos sucede y envuelve es lo que nos humaniza, es fácil hacer el recorrido inverso y concluir que nos iremos deshumanizando irremediablemente a medida que perdamos capacidad para percibir las historias que nos circundan. Creo que quienes ostentan el poder son plenamente conscientes de ello y por eso nos sirven la realidad con datos fríos, asépticos y difíciles de comprender. Difíciles de comprender no tanto con el intelecto sino con el instinto emocional. Conscientemente velan las historias cotidianas que pueden despertar nuestra empatía detrás de una maraña de números e informes. Y así, a fuerza de camuflar millones de pequeñas tragedias detrás de índices y estadísticas, los ciudadanos vamos perdiendo reflejos hasta llegar a esta letargia en la que habitamos.

No es que miles de jóvenes tengan que emigrar en busca de trabajo. Es que aquella chica del barrio que tanto prometía ya está asentada en Alemania. Una chica que quizá sea mi hermana de aquí a unos años. No es que el IVA haya subido un 21%. Es que tal compañía ha tenido que suspender una gira completa por la bajada de espectadores, echando por tierra meses y meses de trabajo. Una compañía que podría ser la mía. No es que hayan recortado un 20% en cultura. Es que aquel teatro dejará de programar el festival que atraía espectáculos sorprendentes y unía a espectadores de todos los estratos. Un teatro que bien podría estar en mi ciudad. No es que recorten otro tanto por ciento en educación. Es que el proyecto de aquella Escuela Superior en Artes Escénicas está en suspenso y con ella el futuro de una generación de actores y bailarines. Una escuela que podría estar ahí cerca. Tampoco es que las subvenciones se recorten hasta convertirse en calderilla. Es que hay grandes ideas para desbordar la escena que nunca podrán llevarse a cabo. Ideas maravillosas como las que habitan en la cabeza de un amigo artista.

No nos queda otra que contar historias frente a tanto dato que amenaza con embotarnos. En el metro, en el ascensor, de paseo o con el codo pegado a una barra. En un parque, en una colina, con el mar de fondo; encima, debajo, alrededor de un escenario. Con la voz, con el cuerpo, en silencio o con música. Contemos pues historias no sólo para jugar a ser un espejo más o menos convexo de la realidad, sino porque con ello ponemos en práctica ese deporte de riesgo que cada vez practicamos con menos frecuencia: la humanidad.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€