Sidebar

19
Mié, Jun

Y no es coña | Carlos Gil

Me decía la otra noche Salvador Távora con su parquedad actual: "todo está muy confuso Carlos, muy confuso". Me adhiero a ese estado, a esa percepción, a esa sensación por lo que todo lo que hoy escriba va a ser desde la confusión más absoluta y sin un ápice de ilusión. O si lo clasificamos en términos más filosóficos desde el más puro optimismo cartesiano.

La confusión que más me atenaza es la política ya que todo se ha vuelto un espectáculo mediocre, donde el griterío está por encima de cualquier otra noción. Está situada la vida política general en los niveles de los asuntos del corazón, no se espera conocer las declaraciones de alguien, sino las declaraciones de otros sobre lo declarado por alguien. Y a nosotros nos llega un resumen de tuits que se encarama a enunciado programático de alguien que no se reconoce en ello. Y así sucesivamente. Pero las leyes están vigentes, las ausencias de leyes siguen vigentes, el sistema reaccionario del PP sigue operativo de manera inmisericorde.

Y lo peor es que en asuntos culturales los políticos no han aportado nada en décadas. Miento, sí han aportado: desilusión. Abatimiento. Confusión. Aquí es donde veo la mayor falla de toda la estructura política. Nadie sabe qué hacer con lo existente, nadie tiene una propuesta para el futuro, se rebajan presupuestos de cultura y nadie se entera o si se enteran no hacen nada. O hacen algo, pero que a mi entender es mucho peor. Posicionarse como muy ofendidos en las redes sociales, es decir puro postureo, pero sin forzar iniciativas parlamentarias de ningún tipo y si nos referimos a los lugares donde los supuestos nuevos partidos tiene capacidad de gobierno el asunto ya entra en el territorio del desencanto absoluto. De la confusión sobre la confusión.

Pongamos que hablo de Madrid. O de Barcelona. Aunque debemos entender que en lugares como Zaragoza y Valencia, algo más de cordura ha entrado, pero esperaremos a ver hasta dónde llegan ya que pasan los meses, el tiempo de cortesía se está agotando y empiezan a inquietarse los gremios. Por eso digo que estoy confuso porque asisto a estrenos que son celebrados por parte de la crítica de manera casi fanática y me parece que son trabajos bastante mejorables, aunque haya muchos detalles que hacen pensar en que estamos ante algo que promete. ¿Se crean modas sin sentido o me parece a mí? ¿Se encumbra a autoras, directores, actrices de maneara no muy fundamentada en un análisis científico? No soy capaz de contestar, ni quiero abrir sospechas generales, pero son situaciones que se repiten y después cuando pasan unos años nos preguntamos, ¿qué ha sido de fulanito o fulanita?

Tengo otras preguntas más difíciles de responder como ¿hemos llegado tarde a esta aparente profusión de obras basadas en la memoria histórica? O hago mías las palabras de César López Llera cuando salíamos conmocionados de ver el magnífico espectáculo de Lluís Pascual "In memorian" que nos había gustado mucho, por cierto: ¿Para qué sirve todo esto? Y es que en la sala del María Guerrero la edad media de los espectadores era de cincuenta años para arriba. Y es una obra que deberían ver los jóvenes, de todas las edades, porque habla de un trozo de la historia de manera muy elocuente.

¿Tendrá razón José Pedro Carrión y el teatro, o este sistema de teatro español actual, no tiene salvación? Cuando algunos de los grandes del teatro empiezan a sentir esta desazón, este sentirse derrotados por las circunstancias uno entra en la confusión absoluta. Aquí hemos escrito de manera reiterada, pesada, monotemática sobre la necesidad de empezar a remodelar todo el sistema, a cambiar de paradigma o paradigmas, pero viendo que ni los partidos del turnismo, ni los supuestos de la renovación tiene intención de pensar en la Cultura con ambición y para las próximas décadas, quizás lo mejor sea dedicarse a pasear al nieto, meterse en Tinder más rato y convertirse en un viejete cascarrabias. No añadamos más confusión, la situación antes no estaba mejor, pero ahora está muy mal, fatal. Al borde del abismo. Quizás mi solución sea declararme en huelga. Aunque, la verdad, no sé de qué.

Sí Salvador, sí, está todo muy confuso.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€