Sidebar

21
Dom, Jul

Mirada de Zebra | Borja Ruiz
Imagino que conocen aquel cuento de los hermanos Grimm sobre un zapatero al borde de la ruina que una mañana se encuentra en su taller unos preciosos zapatos confeccionados con el escaso cuero que le quedaba. A partir de entonces su negocio remonta, pues cada noche, mientras duerme, alguien confecciona unos zapatos maravillosos que después puede vender. Sólo cuando ya ha ganado lo suficiente como para considerarse rico, descubre que son unos duendes quienes durante la noche hacen el trabajo que él no termina.

En un espectáculo plagado de tanta gente trabajando en tareas tan diversas, se necesitan una suerte de duendes que vayan dando salida a la infinidad de detalles que nos vamos encontrando. Cortar unas telas, conseguir una cinta especial para marcar el suelo, pintar tal objeto porque el color inicial ya no funciona, comprar unos cartones para proteger la escenografía... Por fortuna, aunque el equipo actoral se ha curtido realizando múltiples tareas de orfebrería además de las artísticas, esta vez contamos con equipo de duendes que avanzan sigilosamente el trabajo de producción, mientras el resto del equipo puede seguir perfilando la puesta en escena. Estos duendes que hacen que todos los ensayos sean fluidos tienen nombre y apellido: Iñaki Ziarrusta, director técnico, Estibaliz Alonso, producción a pie de obra, y Joseba Uribarri, que además de actor mantiene su mitad duende a pleno rendimiento. Su trabajo comenzó hace ya mucho tiempo, pero a medida que se acerca el estreno su labor es más esencial, pues los cambios que se introducen ahora necesitan de acciones rápidas y resolutivas. Como los duendes de los hermanos Grimm, ellos muchas veces trabajan mientras los demás descansan.

En medio de esta vorágine final, cuando después de un largo proceso nos encontramos ya en la parte estrecha del embudo, el sábado hicimos un pre-estreno del espectáculo con unos cuarenta espectadores. Desde que se creó Kabia, realizar pre-estrenos es una práctica habitual. Por un lado, permite a los actores empezar a modelar su trabajo con los espectadores, conocer sus reacciones, percibir los ajustes de acción que se necesitan para que la comunicación sea eficaz. Y por otro lado, es una oportunidad para establecer un diálogo abierto con los espectadores y percibir de forma más cruda y detallada cómo se acoge el lenguaje escénico que se va creando colectivamente. En el intercambio aparece un caleidoscopio de impresiones que produce lo que uno hace. Asoman trasparencias y opacidades, frescuras y densidades, lo que seduce y lo que distancia... Y también, por encima de debates que a veces se pierden en la subjetividad, en un pre-estreno se revelan claros puntos de evolución.

Los últimos días los hemos dedicado precisamente a cambiar y modelar ciertos aspectos de la puesta en escena que por una u otra razón ya no soplaban a favor. En esta fase de depuración final hay mutilaciones dolorosas. Acciones, objetos, frases, vestuarios, incluso personajes que se quedan fuera, a pesar de haber sido elaborados con profundo mimo. No se trata sólo de contentar el gusto de algunos espectadores, sino de ser fiel al proceso, buscar sin miramientos la evolución permanente del proyecto que tenemos entre manos. Trabajar con disciplina y rigor hasta el último instante. Llevar a nuestro límite la propuesta ética y estética, con los aciertos y errores que albergue. Esa es nuestra secreta aspiración. El resto, como le oí decir a alguien recientemente, ya no nos pertenece.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€