Sidebar

17
Mié, Jul

DON JUAN TENORIO. Compañía L’om Imprebis.

Teatro Jaime Salom, de Parla.

Autor: José Zorrilla.
Director: Santiago Sánchez.
Intérpretes: Fernando Gil, Luis Álvarez, Carles Montoliu, Trinidad Iglesias, José Juan Rodríguez, Sandro Cordero, Alba Alonso, Carlos Lorenzo, Gorsy Edu, Marina Barba y Patricia Martínez, entre otros.

UNA NUEVA MIRADA PARA DON JUAN.

Es quizá la obra más popular del teatro español. Es quizá la obra de la que se han llevado a cabo más versiones. Es quizá el texto más proclive a que de él se extraigan nuevas lecturas a partir de nuevas miradas, nuevas perspectivas. O quizá no. Quizá nos atengamos al mito, a las palabras de Zorrilla y no veamos más allá, no queramos ver o no nos atrevamos. Este ha sido el reto de L’om Imprebis. Tras “Galileo” y “Quijote” aborda con entusiasmo el tercer personaje marcado por el idealismo, por el afán de romper las reglas y de no atenerse a los dogmas, “Don Juan”. Se completa así la trilogía de los idealistas, de los perdedores que, sin embargo, triunfan con la osadía de enfrentarse a lo establecido. Don Juan no es sólo el hombre a cuyo lado va el escándalo, no es sólo el hombre que a la razón atropella, que a la virtud escarnece y que a la justicia burla... sí lo es “¡Vive Dios!” como diría algún personaje... pero además de eso, es el hombre que descubre el amor en la pureza, en una virtud que no es capaz de tocar, en la inocencia de un alma que ve en él algo más que ni tan siquiera ha llegado a conocer. Es en ese instante cuando descubre en sí a un Don Juan nuevo, capaz de empezar una nueva vida, lejos de apuestas y hazañas vergonzantes... Un Don Juan decidido a postrarse de rodillas ante el Comendador, decidido a humillarse por el amor y al que se le niega una segunda oportunidad. La sociedad le niega esa segunda oportunidad; la moral acostumbrada a no perdonar condena a Don Juan a caminar a través del sendero oscuro por el que había transitado hasta entonces... esa misma moral condena a Doña Inés, incapaz de no ver más allá de las paredes de una celda gris cuando ha sabido ver la inmensidad en los ojos del amor...
L’om imprebis en su mirada al mito de Zorrilla, ha llevado a cabo una lectura sumamente humana y conmovedora. La puesta en escena es muy limpia y sutilmente metafórica, sobre todo en el momento del regreso de Don Juan a Sevilla, cuando decide visitar el panteón que está concluyendo el escultor. Las estatuas no son de cartón piedra. Los mismos actores, en un ejercicio de equilibrio y concentración perfectos, permanecen impasibles a los ojos y las palabras de un Don Juan asustado, triste... y desolado, también, cuando descubre la figura de Doña Inés. Esas estatuas le hablan, lo acompañan en la última cena y en su último paseo. Doña Inés también pasa a su lado en unos momentos extraordinariamente bellos. Esas estatuas humanas resultan ser unos pesados recuerdos, unos remordimientos culpables, una conciencia desesperada y descorazonada cuando descubre que él también ha sido la causa de la muerte de una Inés que, sin embargo, continúa esperándolo más allá de la vida...
La concepción es excelente, también lo es la clásica escena del sofá, sin sofá y sí con una sensualidad absoluta. Don Juan y Doña Inés se reconocen a sí mismos en los populares versos y a punto de besarse concluyen unas de las rimas más hermosas de nuestro teatro.
La interpretación es buena. Fernando Gil, como Don Juan, no llega a estar a la altura que requiere el papel, aunque la obra de teatro se estrenaba el día anterior... Alba Alonso como Doña Inés sí tiene en sí la candidez e inocencia del personaje, aunque le falta expresividad y proyección en la voz. Quizá Carlos Lorenzo como Luis Mejía es, entre el extenso elenco, el que resuelve su papel con más solvencia y entidad. Aunque desde luego, en el segundo acto y en la escena del cementerio, todos los intérpretes convertidos en estatuas realizan un trabajo soberbio creando un ambiente verdaderamente inquietante.

Sofía Basalo.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€