Sidebar

17
Mié, Jul

Y no es coña | Carlos Gil

Mantenerse con un ápice de sentido crítico ante lo que acontece puede llevarte a la marginalidad como se te ocurra elevar esas reflexiones al patio de vecindad. Existe un lugar donde casi todos nos ponemos muy tronantes y estupendos: Facebook. Pero si todos cuantos opinan de una manera rotunda en un "me gusta" o en un comentario ocurrente, o reproduciendo un cartel, ejercieran esa actitud crítica en la calle, en su lugar de trabajo, allá donde pueda transmitirse no viralmente, sino racionalmente, otro gallo nos cantara. Porque no se soluciona nada diciendo que todo está muy mal, como tampoco diciendo que todo está muy bien. Pero todavía a quienes señalan que el rey está desnudo se les llama aguafiestas.

Ahora que se están celebrando los dos años de aquel espejismo que se llamó 15-M, al que tantos se abrazaron como borrachos a una farola, que despertó tantas expectativas y que nos llevó a la situación actual, es decir, que no impidió que estemos como estemos, sino que algunos piensan que algo contribuyó aquella forma de estar para llegar a esta deteriorada situación política, sería recomendable hacer una suerte de ejercicios espirituales culturales y muy especialmente de las artes escénicas.

Se escriben estas líneas pocas horas antes de la gala de los Premios MAX. Es decir hoy, en muchas secciones de los medios de comunicación se hablará de Teatro y Danza, se transmitirá la euforia de los galardonados, escucharemos frases bonitas, panegíricos, agradecimientos y hasta reivindicaciones. Un día al año de fiesta, de presencia, lo que todos sabemos que es insuficiente. Nadie quiere ser el aguafiestas, todos acatamos como los monos de Gibraltar el sistema de participación, de selección, de voto en estos premios. Aplazaremos para el año que viene las reformas. Es una tradición.

Asistir a las salas de teatro, viajar, conocer los nuevos montajes, ver las programaciones de los centros institucionales, palpar el pulso de los profesionales, los estudiantes, no lleva en estos momentos a transmitir mucha alegría. Ciertamente se va a una cierta bipolaridad: los que han decidido hacer el teatro que creen necesario, en las formas actuales, en los espacios existentes o que se inventen en busca de sus públicos nuevos, y quienes siguen anclados en el conservadurismo de textos, directores, formas, atendiendo a los públicos que consideran de siempre, los más tradicionales. En todos los casos los públicos escasean. Hay bajado de asistentes, no se puede ocultar esta realidad. Y el IVA al 21 por ciento sigue vigente, y cuando lo quiten o lo rebajen ya se habrá producido parte del desastre, se habrán apartado a públicos incipientes de las salas.

Por lo tanto hay que disfrutar de lo que tenemos, de los pocos motivos que nos quedan para la fiesta, pero tampoco hay que dejarse caer en el estado de alienación costumbrista y desmovilizadora. Aplausos a los ganadores, abrazos a los perdedores, justicia para todos, y un poco más de actitud solidaria y de reforzamiento de los principios. No se es mejor, ni se hace más grande la fiesta por ser un estómago agradecido que asiente, consiente y calla. Desde luego molesta menos, aunque aporte poco o nada. Mañana será otro día.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€