Sidebar

19
Mié, Jun

La forma como condición humana

 

elcasamiento-ok¿Quién soy? ¿Un fantasma, un personaje creado por los otros en un juego interhumano? Enrique, en El casamiento de Witold Gombrowicz, tiene algo del Hamlet shakespeariano y del Segismundo calderoniano. Duda de su realidad y de la de los otros. Su pregunta es: ¿son personajes de mi sueño?

Tanto la persona de Witold Gombrowicz (1904 - 1969) con su conducta, al igual que su obra, eminentemente teatral -en la cual él se proyecta- se presta a lecturas e interpretaciones diferentes y polémicas.

La problemática central de la obra de Witold Gombrowicz fue la lucha desesperada del individuo contra la forma que le define abordada desde el ángulo del existencialismo, del estructuralismo, del psicoanálisis (freudiana y lacaniana) o del teatro del absurdo y a veces asimilada con unos de estas corrientes. No cabe en ninguna de ellas y tampoco tiene que ver con el teatro definido como absurdo, el de la inquietud metafísica de Beckett o del absurdo de la vida, de la realidad social de Ionesco.

Se pueden encontrar proximidades entre el pensamiento de Schopenhauer (El mundo como representación) o el de Durkheim. Pero Gombrowicz, tanto en su vida como en su obra, se coloca fuera de todos los sistemas y teorías. Su camino, siempre personal, enfoca la construcción del individuo por él mismo y en su caso: de Gombrowicz por Gombrowicz.

El teatro es para él el terreno de experimentación por excelencia, de una auto creación en el proceso contradictorio de destrucción de la realidad aparente, establecida y de construcción de su propia realidad.

En El casamiento Witold Gombrowicz se proyecta en la persona de Enrique, quien convocando en el escenario los fantasmas de su pasado, intenta en el aquí y ahora ficcional, construir su realidad y su presente.

¿Cómo escaparse del pasado, de la forma que lo determina?

Tal un creador, director y protagonista de su propia obra, Enrique, creando su propia versión de la realidad, está trágicamente atrapado por la forma. La forma es decir las palabras, los gestos, las actitudes, las normas y los valores que nos definen y nos colocan en el ámbito social.

Conocedor del teatro de Witold Gombrowicz, Jaroslaw Bielski, entra en su visión escénica de El casamiento en el núcleo de la obra, la depura, captando su quintaescencia, la restituye con una lógica y coherencia teatral absoluta, demostrando así la modernidad y la increíble actualidad de esta obra visionaria escrita por Gombrowicz en español en 1948 en Argentina.

Witold Gombrowicz, luchando en su tiempo por su propia identidad, que ni la nacionalidad, ni los mitos patrióticos, ni las referencias históricas o culturales pueden determinar, no pudo imaginar cómo esa lucha para ser un individuo pensante y realizado por sí mismo sería más que nunca actual hoy en nuestro siglo XXI. El ser humano condicionado por el "lazo interhumano" producto de la tiranía de los medios de comunicación omnipresentes, de la confusión y de la equiparación a la baja de los valores (todo vale todo) se identifica con ideologías políticas, religiosas, comunitarias, exclusivas, opresivas.

"En eso percibo en El casamiento – dice Jaroslaw Bielski – una sorprendente presencia del pensamiento Postmodernista. El destino trágico del hombre posmoderno guiado por el hedonismo y la individualización, donde la realidad es solo un producto de nuestra imaginación. "

Witold Gombrowicz empieza a escribir El casamiento exiliado en Buenos Aires (Argentina) unos años después de la Segunda Guerra Mundial. Como Enrique, que regresa tras la guerra a su país y a su casa en ruinas, Gombrowicz en El casamiento, con la distancia, desde este lugar que define el como "entre", entre un pasado muerto y el futuro que no existe, revisita, sin ninguna nostalgia, su pasado, los valores fracasados, su identidad de antes, para construir su nueva realidad.

"Enrique impone su punto de vista individual de la realidad presente por encima de la opinión de los demás, estableciendo así una nueva realidad." explica Bielski.

En su versión concentrada quita ciertos personajes, los de borrachos que en la versión original de la obra corresponden a la vez a la referencia literaria (el pueblo rebelde en La vida es un sueño) y a las referencias políticas de la época de la escritura de la obra: la invasión de Polonia primero por el nazismo de Hitler y después por el sovietismo.

En esta versión condensada aparece con mucha más claridad el mecanismo de la creación de que el trámite de Enrique es la metáfora. Es el trámite del propio Gombrowicz creando su propia identidad y en el mismo tiempo el proceso de escritura de la obra.

Enrique, autor de su propia realidad, la crea con las palabras pronunciadas, pone en marcha una partitura vocal y gestual, coreografiada por él, un mecanismo de posturas, actitudes, relaciones ejecutadas por sus protagonistas, sus padres, su novia María y Pepe, su amigo.

Nosotros, encercando el escenario por tres lados, somos espectadores de este proceso de creación de su teatro mental.

Jaroslaw Bielski destaca en su espectáculo la lógica interna de la estructura musical y coreográfica de este teatro de la mente: las rupturas de ritmo de las frases, los cambios permanentes de tonos desde el confidencial, trivial, artificial, hasta solemne; y los cambios de registro de la actuación: del cómico, grotesco, irrisorio, ritual al trágico, onírico. Con un sentido admirable de la substancia física, activa del verbo gombrowicziano, de su potencia creativa, Bielski maneja perfectamente en su dramaturgia escénica las interferencias entre la ficción y la realidad y el proceso de la degradación, de la destrucción por el lenguaje de valores antiguos y de creación de valores nuevos.

El espectáculo empieza con Enrique que anda como un funámbulo sobre la línea que marca el espacio del teatro que él va a crear. Estoy solo, dice, pero siente unas presencias invisibles. Aparece Pepe, su amigo, su doble y poco a poco, en la oscuridad, al fondo del escenario se perciben unos vestigios del pasado destruido: trozos de la cruz de una iglesia, una pareja de ancianos y por un lado una mesa y sillas gastadas.

Todo tiene una apariencia fantasmagórica, irreal. Los ancianos parecidos a los padres de Enrique y la sirviente a su novia María. Parecidos pero con una realidad sospechosa, degradada, convertidos en los dueños de la taberna parecida a la antigua casa de Enrique pero degradada.

"Todo esto, dice Enrique, no puede ser otra cosa que un sueño." Un sueño o un juego teatral que él va a manipular recuperando los antiguos valores, la dignidad, el respeto de las formas, otorgando a sus padres y a su novia envilecidos el rango de la nobleza para que su casamiento con María se celebre de forma digna, superior, como corresponde a la familia real.

En esta recuperación de formas del pasado, todo, las palabras, las actitudes, parecen falsas, artificiales y los protagonistas de Enrique semejantes a las marionetas o a las fantasmas. Los vemos en unas secuencias haciendo una ronda, bailando como autómatas, con una música mecánica.

La degradación, la falsificación, amenazan cada tentativa de Enrique de recuperar los valores, los principios, los rituales de antes que no corresponden a su realidad presente.

Todos los actores están justos y excelentes enfrentándose con valentía a esta obra tan difícil, con múltiples interpretaciones, particularmente el trío: los padres (Socorro Anadón, Manuel Tiedra) en el juego grotesco, subvirtiendo, degradando las formas superiores y Enrique (Raúl Chacón) manteniéndose en la cuerda floja entre lo grotesco y trágico, unas veces creador él mismo, otras veces creado por las fantasmas de su sueño.

La música original de Chema Pérez forma parte del lenguaje escénico, sugiere, evoca, crea imágenes, sin subrayar ni imponer su presencia.

Espero que esta aproximación inteligente, muy coherente de El casamiento facilite el acceso del gran público, no sólo al teatro, sino a la obra narrativa de Witold Gombrowicz.

Irène Sadowska Guillon

Obra: El casamiento -  Autor: Witold Gombrowicz - Versión y dirección: Jarolaw Bielski - Aspectos estéticos: Elizabeth Wittlin Lipton - Música original :Chema Pérez - Intérpretes: Enrique (Raúl Chacón), Padre (Manuel Tiedra), Madre (Socorro Anadón), Pepe (Juan Erro), Maria (Eeva Karoliina) - En el Teatro Replika de Madrid - Del 19 de febrero al 19 de marzo 2016

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€