Sidebar

21
Lun, Sep

Una gran emoción política

Dentro de su ciclo Teatro de la Memoria, el Escalante de Valencia sube del 3 al 6 de octubre al escenario del Teatro Principal cuatro relatos teatrales destinados al público adulto que transitan por la historia reciente del Estado español, y en los que la mujer es protagonista.

 

Programación

Cactus Teatre presenta en 'Historia de una maestra' su adaptación teatral de la novela de Josefina Aldecoa. Producida e interpretada por Paula Llorens bajo la dirección de Gemma Miralles, narra la vida de una maestra de escuela durante los años veinte y hasta el comienzo de la Guerra Civil española. Un espectáculo que rinde homenaje a los maestros que lucharon por educar el país en una época de pobreza, ignorancia y opresión, y que podrá verse el 3 de octubre en el Teatro Principal.

La vida y la obra de la poeta alicantina Paca Aguirre son la materia prima del último montaje de la Companyia Hongaresa de Teatre, 'Encendidas', que subirá al escenario valenciano el 4 de octubre. Un emotivo diálogo entre teatro y poesía protagonizado por Lola López, quien está acompañada en directo por una de las máximas figuras de la guitarra en el ámbito nacional e internacional, el maestro José María Gallardo del Rey, y la voz flamenca de Paco del Pozo, ambos artistas amigos íntimos de la poeta.

Producida por el Centro Dramático Nacional y La Phármaco, 'Una gran emoción política' está inspirada en otra de las grandes figuras femeninas de la literatura española, María Teresa León, y en su autobiografía 'Memoria de la melancolía'. Una propuesta dirigida por Luz Arcas y Abraham Gragera, que el público valenciano podrá ver el 5 de octubre. Una obra de danza con música en directo con el que la compañía se ha propuesto “bailar la compleja personalidad de la autora, su delicada sensibilidad y su comprometida visión del mundo”.

Por último, el ciclo de Teatro de la Memoria del Escalante acogerá también en el Principal el 6 de octubre 'La geometria del trigo', una producción de Teatro del Acantilado con dramaturgia y dirección de Alberto Conejero. Como desvela el dramaturgo, la obra parte de un recuerdo de juventud que su madre compartió con él y que “transformado por la imaginación se convirtió en un recuerdo propio, tan real como lo contrario”. Un relato marcado por el silencio en el que los personajes mantienen una tensa calma.