Sidebar

20
Sáb, Jul

Página en blanco | Miguel Ángel Pérez

Suelo comentar a mis alumnos de los cursos de "Producción de Espectáculos en Vivo" del CTE-Inaem que esto que llamamos "espectáculos en vivo" es un macrosector de actividad en el que entran disciplinas tan variadas como la música clásica y una presentación de un producto comercial mediante una animación teatral con zancos y rock en directo. De igual manera entra un espectáculo tan comercial como El rey León y una performance en una sala experimental de un teatro municipal.

En un segmento interior entre estos dos extremos nos encontramos, por ejemplo, con una sesión de animación teatral destinada a los niños con cáncer de un hospital cualquiera de nuestras ciudades, o con una sesión de teatro para bebés en una guardería. Demasiado amplio. No es científico el asunto, da la impresión de que el trasfondo ideológico en contra de la cultura juega demasiado en el tema.

Por otra parte, el asunto se agrava si el IVA cultural, que en Europa es entre un cinco y un siete de media, resulta que en España es del veintiuno por ciento. Me dicen algunos defensores de IVA de lujo a la cultura que en Gran Bretaña es similar. Sí, es similar para servicios culturales comerciales pero no para las organizaciones no lucrativas –fundaciones, charities, empresas "no lucrativas", las que tienen muy limitados sus beneficios- que son la mayoría de las organizaciones privadas que operan allí.

En los ochenta tuve la oportunidad de estudiar Arts Administration en la London University y el profesor de la materia, Michael Quine, ya nos decía que el invento no estaba mal, pero que debería tenerse en cuenta "la función" – para qué se hace- no solo "la actividad"- espectáculo-. Nos ponía en aquella época ante la paradoja de que el IVA pudiera ser el mismo en el West End –zona de teatros comerciales de Londres- que en los centros culturales de los ayuntamientos del sur de Londres –community arts- o de las numerosas y muy interesantes experiencias del "Theatre and Education" que por cierto, Cameron quiere cargarse. No todo tiene la misma función. En los extremos nos encontramos "entretenimiento v. cultura"...y ese es el quid de la cuestión.

En estos meses en los que la mayoría hemos pasado del off al off-off y ya estamos en el "uff" theatre...mi visión del tema ha variado. Me explico.

Pensé, como muchos compañeros de profesión, que había que luchar contra el "IVAzo" de Montoro-Wert y tratar de revertir la decisión y si se pudiera generalizar el IVA reducido de los libros para toda la cultura. Todo al 4%. Craso error.

Pienso que el IVA cultural debe ser reducido por un motivo de mentalidad: la cultura es un bien social, el estado debe fomentar una sociedad culta y poner una barrera así es "señalar" la cultura como algo que debemos limitar, poner coto, reducir. Lo que debe hacer el estado es cargar con IVA de lujo el "entretenimiento" sin ningún contenido cultural (tele basura y sus secuelas en el mundo del espectáculo en salas de fiestas) o el entretenimiento que nos llega de las multinacionales del espectáculo (Broadway, Hollywood, West-End) que apenas dejan valor añadido en España, el segmento más cercano al turismo masivo, los parques temáticos, etc. Muchos de ellos gestionados por filiales en España de esas empresas americanas, británicas, holandesas. Les deseo lo mejor, o sea, que llenen y paguen AQUÍ sus impuestos (IRPF, seguridad social, sociedades, IVA) que lleven fuera los beneficios después de impuestos.

Esto corregiría la actual situación de un IVA alto y generalizado. Es como si los médicos nos dijeran que es igual el colesterol bueno que el malo. No es lo mismo.

Máximo IVA al 4% para la cultura nacional y europea, tanto para las entradas como para los contratos de profesionales y empresas y 21% para el entretenimiento de las multinacionales del espectáculo.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€