Sidebar

15
Sáb, Dic

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Aunque no baste con decir algo para que esto sea necesariamente real, si existe una enorme posibilidad de que, al repetir una idea de manera insistente, gradualmente su factibilidad sea más cercana. Existe más de algún estudio con cierta metodología científica, en el cual se da cuenta de cómo la mente ha sido capaz de enfermar al cuerpo, eso creo, no es discutible, y menos con un hipocondriaco seguro de sí mismo, pero inseguro de su vida. La mente le envía constantemente mensajes de toda índole a su soporte físico, el cuerpo, el hecho de encontrarse enfermo y gradualmente irán apareciendo los síntomas, primero psicológicos, los cuales terminarán siendo síntomas reales de una enfermedad provocada por el auto convencimiento de su existencia. Por otro lado, y menos estudiado o publicitado, porque pondría en peligro la estabilidad laboral de ciertas áreas de la medicina, la mente es capaz de curar al cuerpo. Los placebos son una evidencia irrefutable de lo que afirmo.

Está claro que el sub consciente no le habla en voz alta a nuestra parte consciente, pero de que hay comunicación, es innegable su existencia y todos sabemos que la parte verbal de la comunicación es solo una ínfima parte.

Esto que funciona a nivel individual, también lo hace de manera colectiva. Los chismes, las fake news, las post verdades, miente, miente que algo queda, son esos mensajes capaces de enfermar a un grupo humano. Las enfermedades sociales se materializan en guerras, torturas, asesinatos, violaciones a los derechos humanos, enfermedades mentales provocadas y no de herencia genética..., la más amplia gama de atentados contra la sanidad social donde se expresa a plenitud, toda la parte negativa de la creatividad humana.

Por otro lado, los actos altruistas, esos veraces, exentos de publicidad que terminan por conocerse, el dar sin esperar recibir, el ayudar por el solo hecho de ayudar, el actuar en consecuencia con valores morales positivos, son esos mensajes capaces de hacer de nuestra sociedad, un mega organismo completamente sano.

Todo organismo, a lo largo de su existencia deberá curarse de muchas enfermedades, la mayoría de ellas, aunque no todas, provocadas por factores externos. Para eso están los doctores, los hospitales, las medicinas y todas las ciencias relacionadas.

¿Y para la buena salud social?

Todos nosotros somos unos pseudo curanderos aprendices de brujo, con la perspectiva cierta de llegar a ser el mejor de los sanadores capaces de contagiar positivamente con nuestro actuar, primero a nuestro entorno inmediato y luego, si perseveramos en ese optimismo muchas veces mal visto por la sociedad, a un grupo humano mayor.

Sin descanso enviemos los mensajes sanadores para hacer del espacio social en el que nos desenvolvemos, el mejor posible.

Salud, salud, salud, y si es compartiendo algún liquido espirituoso, mejor.

Construyamos la realidad futura con las herramientas provistas por un lenguaje sanador capaz de construir una realidad beneficiosa para todos.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai