Sidebar

19
Mié, Jun

Foro fugaz | Enrique Atonal

El mito es un fundamento del teatro. Mientras que al cine en general le interesan las historias contemporáneas o las reconstrucciones de época, el teatro encarna, desde sus orígenes, los hechos y personajes surgidos de la mitología. Todas las tragedias griegas se basan en el mito. Uno de los placeres del teatro griego es saber cómo va a resolverse un conflicto conocido. En el caso de la tragedia isabelina, las fuentes frecuentemente son históricas, y también el reto es la solución escénica de anécdotas conocidas por todos. Con el mito la acción trasciende la escena, y los actores se convierten en semidioses que sufren los avatares del destino.

 

El teatro después del renacimiento sólo ha producido tres mitos: Don Juan, El Doctor Fausto y más recientemente el Robot.

Aunque debemos reconocer que el robot no es un arquetipo propiamente teatral, sí surge de una obra de teatro: R.U.R. de Karel Capek, el genial dramaturgo y escritor checo. El robot ha capturado el imaginario colectivo contemporáneo por su dosis de amenaza y de complicidad con el humano. Vivimos la era de los robots con el desarrollo insólito de la Inteligencia Artificial y la subordinación del cerebro humano a las pantallas de los artilugios electrónicos.  

La creación teatral tiene una base fundamental en el mito: el mito nos ayuda a comprender nuestras realidades, a determinarlas, a entenderlas. Cuando hablamos de Fausto sabemos que hay un conflicto entre el conocimiento y su aplicación, entre el sabio y sus miserias, entre el saber y el deseo, entre el alma del hombre y su precio, el pacto para vender su esencia.

Del Don Juan no hay mucho que añadir; cuando se determina que fulano es un don Juan sabemos que tiene una intensa necesidad de autoafirmación, un ego insaciable, el yo a la búsqueda de víctimas, de dominación sexual. Aunque también encarna la culpa y el castigo, el deseo y su represión, el sexo como reto y sus consecuencias punitivas.

Don Juan es un mito español surgido por primera vez en El burlador de Sevilla  de Tirso de Molina; Fausto es medieval, plasmado en el teatro por primera vez en La trágica historia del Doctor Faustode Christopher Marlowe; mientras que el robot aparece en R.U.R de Capek. Es inspirador saber que estos tres arquetipos nacen en el teatro.

En R.U.R. el jefe de los robots dice con toda claridadpara ser como hombres hay que aprender a dominar y a matar como hombres… “Dominar y matar” , características del hombre según esta descripción. En la distopía de Capek los robots eliminan a su creador (el hombre), pero son incapaces de algo fundamental para su supervivencia: el amor.

El mito del robot ha invadido escenarios y pantallas. Está presente en el inconsciente colectivo, a pesar de su cristalización reciente. El robot es el personaje de nuestras pesadillas y sueños de dominación. Surgido como negocio muy pronto resulta ser más poderoso que su creador y se convierte en un amo de pesadilla del mundo, de los mundos. Humanoide mecánico destinado a dominarnos. Tengo la impresión de que aún no aprovechamos a fondo esta posibilidad dramática, sumergidos como estamos en nuestros insulsos estados de ánimo. Será interesante asistir a una confrontación entre la inteligencia artificial y el actor, con un tema como el precio de una persona, o el valor de espíritu (si acaso se percibe).

Así pues, sigamos en la lucha para crear arquetipos, personajes que representen a la humanidad, emblemas en acción escénica actual, para formar la mitología del siglo XXI, de nuevo milenio. ¿Qué podría ser? El hombre que ha hipotecado su cerebro en la pantalla que lo acompaña; La mujer frágil y todopoderosa en la sociedad del futuro; el sabio perseguido hasta la muerte por su propia creación. No sabemos cómo surgirá, pero estamos trabajando en eso.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€