Sidebar

28
Dom, Feb

 

Notas para un café 

El público, de Federico García Lorca, se estrena en Murcia en el año 1977 de la mano del director Antonio Morales. Un año después de que Rafael Martínez Nadal, como amigo del poeta granadino y depositario de la obra, la diera a conocer , aunque la crítica, algunas veces por desconocimiento, considera que el primer estreno de esta obra la hizo Luis Pascual en 1987 cuando fue nombrado director del Centro Dramático Nacional. Evidentemente la diferencia entre uno y otro estreno es patente por recursos, y por repercusión pero, desde el punto de vista de la historia la realidad es la que es y así lo reconoce Rafael Martínez Nadal, en la correspondencia que mantiene con Antonio Morales.

La primera parte de estas notas podrían ser las mismas que escribí para el espectáculo Numancia, de Cervantes en el 2008.

Yo creo que todos los que conocemos la obra de García Lorca llevamos dentro nuestro propio montaje. Nuestra Bernarda, nuestras Bodas y, por supuesto, nuestro Público. Esto juega a favor porque cuando nos sentamos en la butaca ya estamos inmersos en ese universo dramático del poeta y que uno comparte con el director y dramaturgista de la obra. Pero otra cosa es cuando se abre el telón (en este caso figurado) y todo comienza. Una lengua extranjera que, excepto algún japonés asistente y algún otro, nadie conocía. Una cultura tan distante de la nuestra y un pensamiento dramático y técnicas tan diferentes que todo se conformaba como algo exótico. Por otro lado, en el afán de que el espectador lo entienda todo, se pone una traducción simultánea en la que en un letrerito va apareciendo el texto que los actores dicen en japonés en castellano. Esta es la parte más aburrida e innecesaria del espectáculo. A los cinco minutos no me importaba el texto y a los diez ya me había olvidado de García Lorca, en cambio ese contundente espacio sonoro creado por la dureza de la voz de los actores así como la plástica de la coreografía y la caracterización, me atraparon y me llevaron a universos tan indefinibles y a la vez tan placenteros, que las casi dos horas que duró el espectáculo corrieron demasiado veloces. Los personajes que representaron Tadayoshi y Senko me parecieron gratuitos en la función pero, curiosamente, ahora cuando escribo estas letras y recupero desde la memoria el espectáculo, se me aparecen como elementos muy significativos de la escena, sobre todo el segundo, aunque tampoco sabría decir porqué.

Estoy escribiendo unas notas que quieran decir algo que no dice nada porque lo que quiero escribir sólo se encuentra en los sabores y en las sensaciones con las que se percibe una obra de arte. ¿Y El público, de García Lorca? Allí estaba, no en las palabras (que uno las puede encontrar en un libro) sino sobre la vida del escenario y, al finalizar, en el alma de los espectadores.

Fulgencio M. Lax

 

Obra: El público - Autor: Federico García Lorca  - Director: Kei Jinguji - Traductor y guionista: Yoichi Tajiri - Jefe de equipo: Hirofumi Suzuki - Escenógrafo: Kei Jinjuji, Hirofumi Suzuki - Iluminación: Tsuruyo Noritake - Sonido: Tooru Tanaka, Hitomi Ozaki - Vestuario: Yoshiko Masaki, Hiroko Ishiguro - Fotógrafo: Shun Waku - Intérprete: Yoko Dambara, Daisuke Kato, AkihiroYano - Reparto: Tadayoshi Sakakigara, Masaya Nagano, Kenji Matsumoto, Senko Hida, Yoshiteru Yamada, Mamoru Kubokawa, Yushi Tamagawa, Koji Nagasawa, Oni Onishi, Tomoko Hirai, Chieko Imaeda, Yayoi Saito,  Mayu Shibata - Producción: KSEC-ACT (JAPÓN) - Teatro Circo de Murcia - 21/02/2018

KSEC-ACT

Fundada en 1986 en Nagoya, Japón, la compañía teatral Ksec Act y su traductor y adaptador Yoichi Tajiri se dedican a la promoción y divulgación del teatro español. De la mano de su director, Kei Jinguji, han estrenado más de 15 obras de autores españoles. A lo largo de su trayectoria, Ksec Act ha ido elaborando un estilo muy personal que enlaza lo grotesco con lo simbólico y lo ritual, la coreografía con la interpretación coral, y la vanguardia más rabiosa con la tradición teatral japonesa. En el repertorio español de Ksec Act se repite un nombre a lo largo de los años, Federico García Lorca, de quien han representado seis de sus obras más famosas, realizando la séptima en este 2017 con El público. Nos desvela el mundo onírico de Lorca y nos ofrece una reflexión sobre el amor, la verdadera identidad de toda persona y el arte.