Sidebar

19
Mié, Jun

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Por más natural que sea, en cuanto se menciona la palabra sexo, inmediatamente surgen múltiples reacciones, algunas de ellas extremadamente contradictorias entre sí.

Aparecerán espontáneamente aquellos que aún en nuestros tiempos de supuesto liberalismo absoluto, con mentalidad lítica lo condenen por ser la causa de nuestro destierro del paraíso para vivir relegados al infierno en la tierra, mientras para otros será un simple divertimento deportivo exento de responsabilidades, donde el objetivo es la cantidad por sobre la calidad.

Mucho se podrá discutir al respecto, pero la única verdad indesmentible es que ante la posibilidad de sexo, el cuerpo humano sufre una transformación multi sistémica por cuanto la psique se transforma, el equilibrio químico se altera, todas las variables del comportamiento humano se ven afectadas.

Los franceses tienen un dicho muy sabio; "¡Cherchez la femme! (¡Busquen a la mujer!) haciendo referencia a que encontrando a la mujer adecuada, se podrá obtener lo que sea de un hombre, por las buenas o por las malas y por supuesto con un enfoque primordialmente sexual.

Que hombre no se ha sentido todo poderoso después de que una mujer ha correspondido a su seducción o una mujer la más bella del mundo después de un buen sexo.

Con sexo no me estoy refiriendo a las maniobras acrobáticas de una película pornográfica ni a las tallas desmesuradas de esa misma pornografía vista por internet, sino que a la experiencia más plena y democrática que todos podemos tener.

Hoy hemos banalizado el sexo hasta minimizarlo al concepto de orgasmo, las más de las veces, de mala calidad.

El buen sexo, ese que empieza muchísimo antes de concretarse un efímero orgasmo, nos hace enfrentar la vida con mayor optimismo y ser híper receptivos a los estímulos del ambiente.

Teóricamente en todo proceso de aprendizaje, sea cual sea la labor a emprender, en un comienzo se hace de manera torpe y a medida que acumulamos experiencia pulimos nuestra experticia para hacerlo cada vez mejor.

¿Por qué pareciera que en el sexo pasa lo contrario?

En la adolescencia se tiene un sexo apresurado con el objetivo claro de tener mucho y a medida que pasa el tiempo, no solo la cantidad baja, sino que la calidad también.

¿Será que es un acto tan natural que no nos esforzamos por hacerlo bien o al menos ir mejorándolo cada día?

De nuevo caemos en esa maldita palabra que a pesar de tener la capacidad de darnos cierta estabilidad, sobre todo económica, también es capaz de aniquilarlo todo: rutina.

Dejamos de pensar para simplemente repetir.

La gran característica del hombre que lo diferencia de otros seres vivientes, teóricamente es su inteligencia aunque no pocas veces se comporte como un hongo no pensante.

Si el sexo es la actividad más democrática que pueda existir y en la privacidad de la pareja sexual del momento, sea estable o no, se puede consensuar todo ¿Por qué con los años nos llega la atrofia sexual?

No me refiero a un desmedro natural en el desempeño físico sino a la capacidad siempre latente del cerebro capaz de potenciarlo todo.

El sexo no está ni en la vagina ni en el pene, está en nuestra imaginación capaz de transformar a un obeso mórbido en un adonis o a una mujer carente de toda belleza física en una venus para nuestros ojos.

La energía sexual está ahí, solo debemos ser capaces de potenciarla hasta llevarla a niveles insospechados.

Para tener una vida plena, aunque algo ayude, no basta con alimentarse sanamente, practicar deportes de manera regular o dormir las horas necesarias. No basta con tener un trabajo estable ni una renta suficiente. No bastan ni el yoga ni la meditación. No vale la pornografía ni afrontar el sexo por cantidad y no calidad.

Aunque no sea secreto, no muchos lo hacen consciente, lo que debemos ejercitar es la imaginación y todo lo demás vendrá por añadidura.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€