Sidebar

17
Jue, Ago

Y no es coña

Sentado en el lobby de un hotel de Miami a la espera del transporte que me llevará al aeropuerto a tomar un avión de regreso, despido a unos teatristas provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador, que han representado en el Festival Internacional de Teatro Hispano una obra escrita por Arístides Vargas y dirigida por él mismo junto a Charo Francés y que se estrenó en 2009 aunque es ahora la hemos visto. Ellos se iban para realizar la última representación de ‘Tres viejos mares’ que vi el día de su presentación.

Un festival es un lugar de encuentros y reencuentros. Pero estamos hablando de uno que acabó ayer su edición número treinta y dos. En español. En Miami. Una perseverancia rozando a la tozudez. Por aquí han pasado en estos años los mejores grupos y montajes del teatro iberoamericano. Se ha visto evolucionar a dramaturgas, directores, compañías, políticas de difusión de países, estrategias, modelos. Y los que venimos algunos días asiduamente a este evento, gracias a la generosidad de Teatro Avante, podemos dar fe de que esta constancia produce una cierta contradicción. Si el ochenta por ciento de la población es de origen hispano, ¿por qué no se sientan concernidos por esta oferta teatral tan atractiva?

Quizás esta pregunta la deberíamos realizar en todos los lugares donde hay un festival. Porque en este las obras se programan tres días, es decir, no se concentran en una única actuación. Esto hace que se puede elegir día y que alguna función tenga una ocupación baja. Y, sobre todo, la insistencia del miedo de este observador, la edad media de los públicos es muy elevada. No se ve, como no se ve en España ni en gran parte de Europa, la incorporación de nuevas aficionados o espectadores habituales al teatro con sello cultural. La amplia oferta de eventos., la banalización de los contenidos, la tendencia a buscar el entretenimiento más ligero nos deja en una situación peligrosa si no se afronta con seriedad e inteligencia.

Es decir, andamos entre la distopía que nos podría hacer reflejar una situación terrorífica en unos años, con espectáculos para espectros, y una utopía que necesitamos y que debemos ir creando de buscar las maneras de volver a convertir el teatro cultural en una acto social de primer orden, en una manera de identificarse con su pueblo. Políticas activas de progreso y asentamiento. Y se empieza, se recuerda una vez más, desde la escuela. Y se tarda unos años en recoger los frutos.

La sensación de la obra centroamericana es que existen unas diferencias enormes entre las situaciones socio-culturales y políticas que se reflejan en el teatro y en la situación de sus proyectos y propuestas. Falta mucho trabajo para alcanzar los niveles de otros países más desarrollados teatralmente. Pero es bueno que aparezcan en estas citas, que se vean sus trabajos, que ellos mismos se comparen, que les crezca la necesidad de formación continúa y de lucha por condiciones estructurales que permitan su avance. Con ellos estaremos

Venimos, como casi cada año para el estreno de Teatro Avante, esta vez, una obra de esas que escuece, que deja el cuerpo tocado porque ‘Notas que saben a olvido’ de la autora argentina Araceli Muriel Arreche, trata del Alzheimer, una historia muy sencilla, lineal, pero muy emotiva, que el elenco de esta veterana compañía establecida en Miami desde hace décadas le dota de verosimilitud y entidad. Y creemos que es un teatro de los que se deben promocionar en el sentido de que nos refleja, nos coloca ante una realidad que nos cerca. Y lo hace con un buen nivel interpretativo, una dirección aplicada y una excelente espacio escénico bien iluminado y sugerido por una música compuesta para la ocasión. Un buen trabajo.

Perseverancia, apoyo, ajuste de objetivos, búsqueda de otras vías de comunicación, inconformismo, todo está en evolución. Y el Teatro por definición. Entre la distopía y la utopía. Hoy me pongo utópico para estar a la altura de las circunstancias.

Artez - La revista de las Artes Escénicas

 
portada217

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar