Sidebar

20
Sáb, Abr

Foro fugaz | Enrique Atonal

Así lo queremos ver los que amamos la escena: acción con la coherencia de una ecuación matemática, línea de tiempo quebrada y restituida, encuentro de realidades dispares que confluyen en una inquebrantable convicción de unidad. En el teatro conviven la fantasía soñada con la palabra de verdad, la representación con la proyección de lo real, la vida más allá de la vida. 

¡Basta de preámbulos! ¡Al grano que el web-lector se impacienta! 

'KANATA I (La controversia)', trilogía del canadiense Robert Lepage sobre la historia de su país, se presenta en La Cartucherie de París a pesar de los obstáculos que encontró para su producción. ¿Por qué la Controversia? Porque cuando algunas asociaciones se enteraron del proyecto de Lepage (ya muy avanzado), protestaron airadamente porque en la realización de la obra no intervenía ningún representante de los “pueblos originarios” de Canadá. Debemos añadir que el espectáculo es representado por el Théâtre du Soleil, la emblemática compañía internacional que por primera vez no es dirigida por Ariane Mnouchkine, sino por Lepage. Una ofrenda a la amistad y a la mutua admiración, según indica la directora en el programa de mano del espectáculo. 

Pero la discusión provocada por 'Kanata' es digna de analizarse, ya que el reproche de las asociaciones locales es de “apropiación de un bien cultural”: nos quitaron las tierras, nos quitaron nuestros hijos, y ahora nuestras lágrimas… reproche melodramático tan en boga en estos tiempos de rencor y resentimiento colectivo, tal vez no sin fundamento, pero totalmente injustificado para una creación teatral, en especial con el trabajo del Théâtre du Soleil, porque está apuntalado por largas horas de investigación y de recreación del mundo representado. 

Aunque ahora la obra ya existe en París, la controversia no se apaga. La decisión de ambos creadores, Mnouchkine-Lepage, de poner la obra a pesar de los prejuicios y críticas en Canadá, fue dada a conocer en un comunicado del pasado mes de septiembre. En substancia, en el texto indican que la obra no viola ninguna ley y que finalmente es un trabajo que debe juzgar el público después de ver los resultados. Pero más allá de la crítica a la obra, lo que parece estar en juego en estos días es la libertad del teatro para representar realidades ajenas. Un actor debe ser el portavoz de un personaje y el teatro es el espacio de la representación, no es un centro de investigación etnográfica. 

El asunto cala más lejos, porque tal vez sea una visión de la libertad la que esté en juego: Me horroriza el proyecto de una sociedad ‘racializada’, declaró Ariane Mnouchkine al semanario Charlie Hebdo, que en estos días conmemora el cuarto aniversario del cruento ataque terrorista que costó la vida a doce periodistas de su redacción. Ante la acusación de Apropiación Cultural, la directora afirma que no entiende este concepto:Confinar las culturas en su estricto espacio geográfico o étnico significa levantar muros (…) Sería muy grave confinar a cada quien a su identidad original… Y yo añado que sería una actitud profundamente antiteatral. 

Ariane Mounchkine habla de las 26 nacionalidades de los integrantes de la compañía: Así somos simplemente porque eso es lo normal en nuestro equipo. Las actrices y actores que pertenecen a nuestro grupo están aquí gracias a su valor, a su imaginación, a su talento, a su entrega… nunca por su color de piel o cualquier otra raíz cultural.  

En definitiva, la acusación lanzada contra el Théàtre du Soleil por la presentación de esta epopeya canadiense la considera como Insultante. Hay un combate no violento que hay que sostener. Recordar que las culturas viajan desde siempre, que son permeables. Recordar que es la libertad de conciencia; recordar que hay, y así es, valores universales que no son negociables. 

'Kanata' de Rober Lepage, la visión global de Canadá en la actualidad, afronta un problema que quizá no se había planteado en el principio de la aventura: la libertad en el teatro de representar dioses y dragones sin la exigencia de que sean realmente celestes o infernales.  

La obra 'Kantata, primer episodio (La Controversia)' se presenta en la Cartucherie de París hasta el 24 de febrero 2019.