Sidebar

18
Jue, Jul

Foro fugaz | Enrique Atonal

Es el teatro mejor conservado de la antigüedad griega: Epidauro, situado en el Peloponeso, construido hace 2 mil 400 años, sin que haya perdido nada de su eficacia y fuerza. Con una capacidad para 12 mil espectadores, porque los griegos no hacía las cosas a medias y un proscenio monumental, es un verdadero estadio para el teatro. Una sólida estampa de la grandeza del teatro griego. 

 

Tribunas encajadas en la montaña, piedra y sol, con un ciclorama que abarca la profundidad de un valle sembrado de olivares, y un proscenio funcional y majestuoso. En el silencio del valle se escucha la voz cantada del coro trágico, y los lamentos de los héroes. La historia del teatro desde la altura de unas tribunas. Destaca en esta grandeza la fantástica acústica, nadie en la inmensidad de sus gradas se pierde ni del chasquido de la lengua, aunque esté sentado en las últimas filas. En Epidauro todo es majestuoso, en este recinto edificado para la sanación del alma. 

Porque efectivamente el pueblo de Epidauro fue un gran centro de curación del cuerpo y del alma. Las ruinas del templo de Asclepio (Esculapio para los romanos), el médico ejemplar convertido en dios, lo atestiguan. El cuerpo se curaba gracias a las plantas y las serpientes (el emblema médico con serpientes proviene de ahí), el alma gracias al deporte, a los sueños, y muy especialmente, al teatro. Sí, el teatro como medio para la salud para el alma, lo cual encaja muy bien con la catarsis aristotélica, la purga de terrores y malos sentimientos. El teatro para sanar el espíritu, la mente, el alma. 

Para que el teatro sea un vehículo de salud hace falta recuperar sus dones arcaicos: música viva en escena, texto que involucre al cosmos, actuación y cantos de chamán, puesta en escena rica en su búsqueda, efectos correspondientes a las obras… Teatro tradicional y moderno al mismo tiempo… Se dice fácil, requiere mucho trabajo, disciplina, talento y tradición. 

Para dar vida a esta escena, en Epidauro se programa cada año uno de los más importantes festivales escénicos de Europa. No voy a hacer la publicidad de la versión 2019, (se puede consultar en su sitio web http://greekfestival.gr/schedule/?lang=en),  sólo recordaré que este año se va a presentar la Comedia Francesa con dos obras de Eurípides en una puesta en escena de Ivo van Hove… 

Pero regresemos al teatro como medio de salud mental. Y no hablamos tan sólo de los necesarios efectos que puede causar en el público, también hay que reconocer sus beneficios entre actores, directores y otros miembros de la fauna teatral. Imaginemos por un momento lo que sería de esos personajes tan peculiares, si no hubieran tenido el consuelo de hacer teatro. No quiero citar nombres para evitar fricciones, pero piensen en cualquier excéntrico teatral, y ahora imaginen lo que sería su vida sin el escenario. 

Para todos el teatro es una medicina, realizarlo como aficionado puede ser un descanso de la ardua realidad cotidiana, y con la satisfacción presentarse en público, reencontrarse con textos del repertorio, hablar en verso, o tratar de vislumbrar los secretos del alma humana con Ibsen o Strindberg, o más llanamente afrontar una improvisación que alivie nuestras angustias. También para muchos profesionales es la manera de conservar un equilibro psíquico, y encontrar nuevos caminos de expresión.   

Teatro que desde su nacimiento está vinculado con el movimiento del alma humana. Indispensable terapia en movimiento para el cosmos, para la realidad, para la sociedad, para el individuo… Y Epidauro es su santuario.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€