Sidebar

24
Mié, Abr

Foro fugaz | Enrique Atonal

Se trata de un fenómeno editorial inaudito para la cultura en México: una revista mensual de teatro publicada en forma ininterrumpida desde hace 18 años (2001), vital para la divulgación de la actividad teatral en México y el continente americano; una editorial forjadora de una colección de obras teatrales de autores contemporáneos a precios muy accesibles; publicación de obras teóricas de todos los horizontes (basta con echar un vistazo a su catálogo), audaz en sus relaciones con el resto de América Latina y España, organizadora de eventos culturales relacionados con el teatro, con una librería especializada abierta al público, así es Paso de Gato empresa única en el ámbito teatral-editorial mexicano. 

 

Pero ahora está amenazada de naufragio por la ceguera de un nuevo gobierno que se pretende abierto y progresista, pero que ha suspendido los créditos de publicidad y las subvenciones para las empresas culturales, y de una SOGEM (Sociedad General de Autores de México) enceguecida por el deseo de lucro que le aumenta al doble la renta de sus locales… Centralización y menosprecio, son los aires que recorren la actividad cultural en México.

Ustedes dirán que no es tan malo que esto ocurra, que la cultura debe encontrar sus propios recursos, que depender de los gobiernos nunca ha sido sano para la actividad independiente… Sea… Pero no ha sido así en el curso de la historia y de la cultura, y si eso funciona ahora en países como USA es porque hay mecenas aguerridos decididos a invertir su capital en actividades que le son afines y por estímulos fiscales. Sólo así. Reconozcamos que la cultura es frágil y necesita apoyos, siempre ha ocurrido de este modo.

Con estos apoyos Paso de Gato ha hecho proezas; he aquí algunas cifras que ustedes pueden constatar en el sitio de la revista: 72 publicaciones ininterrumpidas de la revista de teatro Paso de Gato; 52 publicaciones de la revista de cine Toma; 53 libros de la Colección de Artes Escénicas con autores fundamentales para nuestro tiempo; 198 Cuadernillos de Teatro, obras de autores contemporáneos; la colección de El Gato en Zapatillas coeditada por Artez de España… Pero ahora la editorial Paso de Gato entra en un receso, una pausa para encontrar alternativas de financiamiento, trabajará con los mínimos recursos, se hará pequeña para que pase el vendaval actual de falta de apoyo al trabajo cultural.   

De la hibernación estoy seguro que la editorial saldrá más fortalecida, habrá de encontrar espacios más amables y apoyos más sólidos. En lo inmediato debemos sacar una conclusión que se impone: los humores del poder son impredecibles, no hay que confiar en sus promesas, una empresa independiente debe buscar su sustento en varias fuentes de subvención sin perder el rumbo. 

Vale la pena que sepamos que después de Paso de Gato habrá un vacío en las publicaciones teatrales en México, no publicará más estudios teatrales, no habrá homenajes a creadores, trayectorias de autores, retratos de organizadores de provincia. Al parecer a nadie le importa, pero se rompe un puente de conocimiento, el vacío que dejan estas publicaciones será una denuncia de la torpeza de un régimen centralista e hipócrita. La cultura en manos de ignorantes, la ciencia entregada a consideraciones astrológicas, la ayuda social otorgada en pagos directos que más parecen sobornos que ayudas. Quedaremos huérfanos de publicaciones teatrales, un poco más desvalidos ante la ignorancia generalizada. 

Pero desde el fondo de un garaje la palabra teatral resurgirá. Ahora es una lamentable transición que nadie esperaba, la fuerza teatral impulsará a Paso de Gato a nuevos horizontes. 

Desde aquí vaya un saludo solidario y de estímulo para Jaime Chabaud y José Sefami los directores de Paso de Gato.