Sidebar

22
Mié, Ago

En proceso de destrucción

Sin duda, la familia constituye una mínima célula social donde se pueden reflejar desde la sicología de unos personajes determinados, hasta una amplia situación, episodios de relación, y descripción global de la sociedad. La familia, como argumento teatral, ha sido y es objeto de diversos textos y espectáculos; en este mismo medio he dado cuenta de algunos montajes al respecto. Pablo Canosales ha escrito un texto que se centra en la familia durante la celebración de la boda de uno de sus miembros. En “La boda de tus muertos” se asiste al convite nupcial donde unos personajes sacan a relucir sus debilidades con reproches mutuos describiendo un caos social.

La obra recuerda –salvando las distancias– a una de las bodas más famosas del panorama teatral: “La boda de los pequeños burgueses” de Bertolt Brecht. Entre las similitudes de ambas piezas hay que señalar cierta descripción sicológica de los personajes, así como la poética que metaforiza a una sociedad en situación de ruina. Por supuesto, hay diferencias notables; mientras Brecht muestra a la pareja de contrayentes en la escena junto a los invitados, Conosales solo hace visibles a los invitados, cuestión esta última que le da un alcance político de cierto interés.

En “La boda de tus muertos”, el padre, la madre, una hermana y un hermano asisten a la celebración matrimonial de Pablo, distanciado de la familia en el pasado y ausente físicamente durante el ágape nupcial. Estos familiares se sitúan alrededor de una mesa servida por un camarero que ejerce de doméstico y, al tiempo, actúa como agente policiaco que mantiene la disciplina interna y traza las distancias con la mesa presidencial que se adivina al otro extremo del gran salón.

Quiero incidir en esta separación social entre la gente del pueblo –aquí representada por la familia parental– y la mesa del poder que no aparece en escena. Este distanciamiento nos presenta una metáfora política de tremendo valor y actualidad. Considero que, más allá de lo posiblemente anecdótico y evidente de los desencuentros familiares que se muestran en la representación, la obra aporta una lectura más interesante: la ruptura entre las instituciones o los poderes políticos y la sociedad en general. Precisamente es esta sociedad la que engendró y colaboró en la formación de Pablo –quien le permitió el liderazgo “democrático” – se ve alejada, marginada y olvidada por quien ejerce el poder.

Por lo demás, “La boda de tus muertos”, sin restar importancia a la disparatada comicidad de las diversas acciones escénicas, pienso que el sentido cómico retrata lo evidente como metáfora de una sociedad en proceso de destrucción.

En una primera lectura, quizá la más superficial de la pieza, se aprecia cierta sensación de que el autor recrea y subraya el costumbrismo de unos personajes típicos en este tipo de celebración. Hace años que no asisto a esta clase de eventos donde la vulgaridad se mezcla con la confrontación familiar, pero, al parecer, la estampa tiene algo de modernidad.

No obstante, la expresión “de tus muertos” parece ser que posee un significado peyorativo; sería algo así como la boda que nadie quiere para sí. En todo caso, el autor dibuja con trazos gruesos una forma de celebración que lanza al público a un baño de risas y complicidad.

La puesta en escena que ha dirigido el propio autor sigue los cánones de la parodia en modo performance apoyada en la exageración expresiva “surrealista”, como se afirma en el programa de mano, aunque quizá lo de surrealista sea mejor para otras cuestiones de mayor calado intelectual. Gran parte del espectáculo transcurre alrededor de la mesa donde se sirve un hipotético menú que, entre plato y plato, se adereza con las controversias autodestructivas. Hay una primera escena, a modo de introducción, en la que los personajes viajan en el auto que conduce el padre; no falta los trances de pérdidas de rumbo por cuestiones del aparato navegador.

Por supuesto, el elenco de actrices y actores se prestan al juego con absoluta convicción cómica; tanto el autómata camarero representado por César Sánchez como los hiperbólicos familiares encarnados por Mauricio Bautista, Lucía Bravo, Sara Mata y Víctor Nacarino, construyen un trabajo con enorme oficio y excelente profesionalidad.

Manuel Sesma Sanz

Espectáculo: La boda de tus muertos. Autor: Pablo Canosales. Elenco: Mauricio Bautista, Lucía Bravo, Sara Mata, Víctor Nacarino y César Sánchez. Escenografía y vestuario: Tania Tajadura. Iluminación: Carlos Marcos.Dirección: Pablo Canosales. Compañía: SieTeatro. Sala: Teatro Luchana de Madrid. Todos los viernes de abril y mayo.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai