Sidebar

17
Dom, Ene

Foro fugaz | Enrique Atonal

¿Ustedes ya están cansados? Yo también; quisiera escribir de otra cosa, narrar la aventuras imposibles de experiencias de teatro novedosas, de excepcionales espectáculos, del desarrollo de nuevas invenciones escénicas. 

 

Nada, Covid19, Covid-19, enfermedad y peste, encierro y confinamiento, contagio y falta de contacto humano. Falta de teatro. Cuando los teatros parisinos y franceses, por fin levantaban la cabeza y volvía a presentar su temporada otoño-invierno, zas, de nuevo el cierre forzado, la suspensión de programaciones incipientes, el final del renacer de los sueños escénicos. Todos encerrados y ya estoy harto de hablar de lo mismo.  

Porque el nuevo confinamiento implantado a partir del viernes 30 de octubre afecta principalmente al mundo de la restauración y de la cultura. Los propietarios de las salas de teatro, actores y directores que sobreviven con dificultad, los productores que arriesgan el dinero, todos salen perdiendo. Cierran los cines, los teatros, los circos, y para colmo, las librerías. Huérfanos del otro pan, si nos salvamos del contagio, pereceremos de aburrimiento y del encierro no deseado. Porque, ¡no somos monjes! ¡No hemos elegido el claustro franciscano! ¡Habitantes del siglo XXI nacidos para el despilfarro! ¡Encerrados de nuevo! 

El peor riesgo es la posibilidad de que el público, en especial los jóvenes adictos de por sí a las pantallas menores, olviden lo que es una sala de espectáculos, dejen de asistir al ballet, olviden lo que es un cine con buen sonido y gran proyección, se olviden del riesgo de la escena viva, del actor que suda, de la actriz que canta. El riesgo es que perdamos por largo tiempo al público, que se desvirtúe el espectáculo teatral, que decidan quedarse en casa confinados voluntariamente. Ya ocurrió en el pasado con la aparición del vídeo, pero ahora con todas las plataformas de difusión vía internet, la tentación será grande. Y para distraer el encierro sólo quedarán las pantallas caseras. 

Entre los directamente afectados se encuentra el festival Don Quijote, que debía celebrarse en los últimos días de noviembre, primeros de diciembre. El Teatro 13 ya anuncia que la presentación del festival depende de la evolución del confinamiento, aunque su anuncio es pesimista, pues ya anuló el resto de su programación. 

En cambio Luis Jiménez, su director artístico, tiene esperanzas de que la situación evolucione favorablemente, aunque ya estudia fechas alternativas para el primer trimestre de 2021, se advierte decidido para que la edición 29 del festival se lleve a cabo. Porque sería una pérdida tener que renunciar a un festival que aporta aires teatrales de España a la capital francesa. Jiménez lo expresa en el editorial del festival de este año:   

"Es triste que tengamos que estar viviendo esta pandemia para hablar de la necesidad de la cultura. Como he comentado en repetidas ocasiones: La cultura sana el alma y cura el espíritu.

En nuestra profesión, muchos sabemos que: actores, bailarines, músicos, directores, técnicos, escenógrafos, programaciones, festivales… se quedarán en el camino."

En el mismo editorial sugiere que se cree un estatuto de Artista en España, y que haya en consecuencia mayores estímulos para la creación artística. 

Por lo pronto ya estamos en pleno confinamiento, la sombra de la peste nos sitia en nuestros mínimos rincones. El miedo ronda y no tenemos teatro para conjurarlo, nos falta esa catarsis colectiva. 

París octubre 2020