Sidebar

21
Lun, Sep

Muyte Maker - Flora Détraz @Bruno Simao

La Sala Hiroshima de Barcelona, que arranca su sexta temporada el 4 de octubre, ofrecerá 15 piezas de danza contemporánea y nuevas escenas. La mitad de la programación es internacional, y se podrá disfrutar de 4 estrenos absolutos y 7 estrenos en el Estado español.

 

Hiroshima vuelve a apostar por un modelo que permite hacer un seguimiento más comprometido de los artistas presentados, comunicar mejor los contenidos y complementarse con el resto de estructuras de la ciudad: 15 "cites especiales", 15 propuestas escénicas singulares, 15 encuentros entre el público y el artista.

Hiroshima apuesta cada año por las miradas más innovadoras y de mayor calidad artística y acompaña las trayectorias de aquellos artistas con una visión singular, invitando al público a descubrir universos artísticos únicos que sorprenden, estimulan y saben mostrar la cara más contemporánea de la creación escénica. "Artistas que hoy podemos ver en Hiroshima, se podrán ver mañana en las principales plataformas europeas", afirman.

Los artistas y compañías programados esta temporada en Hiroshima son: Ginevra Panzetti y Enrico Ticconi (Italia), Marcela Levi (Brasil) y Lucía Russo (Argentina), La Licuadora / Rodrigo Chaverini (Chile), Aina Alegre (Cataluña), Karin Elmore (Perú), Macarena Recuerda Shepherd (País Vasco), Flora Détraz (Portugal), Pol Pi (Brasil), Louis Vanhaverbeke (Bélgica), Guilherme Miotto / Corpo Maquina (Holanda), David Espinosa (Cataluña), Georgia Vardarou (Grecia), Eisa Jocson (Filipinas), Miquel Barcelona (Cataluña), Pau Masaló (Cataluña) y Carmen Muñoz (Andalucía).

En la mayoría de sus propuestas existe un denominador común: la necesidad de repensar el cuerpo y la forma en la que lo representamos en escena. Los artistas han revisitado a sus maestros, sus folclores, las técnicas que han entrenado; han analizado a sus referentes estéticos, los gestos de las celebraciones de sus pueblos para crear un sentimiento colectivo y celebrar o conmemorar; han repasado cancioneros y estilos de movimiento o tradiciones artísticas. En definitiva, han mirado hacia atrás y proponen una nueva corporalidad, no tanto a partir del movimiento intuitivo del intérprete, sino de los universos estéticos que inspiran al coreógrafo.

Hiroshima también vuelve a ofrecer actividades complementarias, que responden a la curiosidad del público hacia las expresiones artísticas contemporáneas y favorecen la lectura de los espectáculos y de la danza contemporánea y las nuevas escenas en general. Los "meet the artist" son charlas relajadas con el artista después de la función, acompañadas de una cerveza. El programa "Set Up" posibilita visitas de los estudiantes del Institut del Teatre en el momento de montaje de las piezas. Además, la temporada pasada se creó la escuela del espectador, "Mirar y ver danza", que ofrece tres sesiones dedicadas a tres aspectos de la creación escénica donde la sala invita a un profesional de reconocida trayectoria para cada sesión. Finalmente, Hiroshima ofrecerá una selección de talleres donde algunos artistas programados compartirán sus herramientas y metodologías de trabajo.

Más información