Sidebar

16
Lun, Dic

La loca de la casa | Maloka Rincón

Dentro del marco del XXIVFestival de mujeres en escena por la paz de Bogotá Colombia, en una función, aparece una de estas mujeres insultando a viva voz al publico. Una palabra más fuerte que la otra. Es soez y vulgar, casi duelen los timpanos tras más de cinco minutos de escucha de esta retahíla desenfrenada.

Sabemos que es mujer y joven por el tono de su voz, pero es por su mirada que sabemos que podría ser hombre, niño, anciano, adulto...

Es por el motivo que puedan encerrar esas palabras, por el tono, por la mirada o por la arrugada forma de reptar, o quien sabe por qué, que logra, a pesar de todo, colocarnos de su lado, hacernos cómplices de su estado.

La sangre vende, a estas alturas lo sabemos todos, y es "La Mascara teatro" grupo de la ciudad de Cali, que incluso se atreve a cuestionar la tematica de su trabajo. Supongo que solo un trabajo hecho con la mano en el corazón puede cuestionar y cuestionarse abiertamente.

"El Grito de Antigona Vs La Noda Vida" parece ser uno de esos trabajos que son auténtica necesidad del alma. Nos habla de una historia local. Nos habla de los cadáveres arrastrados por las corrientes del Río Cauca, de la clase política que mira hacia otro lado mientras unos y otros se matan, nos hablan de dolor de la pérdida, de la angustia de quien espera a ese alguien que no se sabe si llegará otra vez, de los ciclos que no se cierran por no poder enterrar a sus muertos, ni siquiera saber si viajan putrefactos por las corrientes del río o por los aires las que llevan al cielo.

Creación colectiva en la que no es dificil adivinar que cada uno de sus actoresa ha dejado atravesar el dolor de la realidad de la que hablan, incluso los objetos por su disopocision parecieran haber transitado aquellas angustias.

Poesía visual, niña cuyas palabras son piedras, cuerpos desnudos, cuerpos putrefactos, sandía roja, deliciosa fruta, camisa con corbata y rojo sangre, estas y más imágenes que se pegan a la retina.

Dirección de Gabriel Uribe y y dramaturgia también de Luz Marina Gil y Pilar Restrepo, que reflexiona, que cuestiona y que interroga a traves del trabajo de cuerpo, de performance de testimonios, las artes plasticas y sobre todo que evidencia la necesidad de qe algo cambie urgentemente.

Una historia local y trágica transmutada en universal. Una historia que nos lleva, en realidad, en penosa realidad a un sinfín de escenarios geograficos sobre la faz de la tierra, y que despierta la necesidad de gritar ¡basta!.