Sidebar

24
Mié, Abr

Los Teatros del Canal presentan, por primera vez en la Comunidad de Madrid, el espectáculo 'Voronia' de La Veronal. El montaje estará los días 13 y 14 de abril en la Sala Roja.



Atendiendo a la creencia católica de que el bien está arriba y el mal está abajo, Marcos Morau y su equipo de dramaturgos en La Veronal, prestigioso colectivo de Barcelona, se han planteado un paralelismo lógico que les ha hecho suponer que el Infierno podría estar en el fondo de esta cueva, en su aclamada creación 'Voronia', que fantasea con cómo serían la vida cotidiana y las rutinas en el sitio donde el mal se origina y se gesta.

Con esta inquietante premisa, La Veronal prosigue su práctica geo-coreográfica, en la que su imaginación viaja a puntos específicos del planeta, usualmente gélidos, que ellos no conocen pero que les ofrecen paisajes físicos, contextuales y emocionales, que a modo de marco les permiten desarrollar sus creaciones y materializar sus fantasías escénicas, siempre situaciones enigmáticas afanosamente elaboradas, unidas todas por una estética ya perfectamente reconocible y en la que los bailarines adoptan una característica manera de moverse, producto de un método de trabajo corporal propio conocido como Kova, que comienza a consolidarse y expandirse.

'Suecia' (2008), 'Maryland' (2009), 'Finlandia' (2010), 'Islandia' (2012), 'Russia' (2011) o el 'Japón en emergencia bélica de Nippon-Koku' (2014, para la Compañía Nacional de Danza) son algunos de los títulos con los que Morau ha ido dibujando y delineando el mapa de este Atlas poético-coreográfico que conforma el conjunto de su creación. Aunque seguía vinculada a un espacio geográfico concreto, 'Siena' (2013) supuso un punto de inflexión, que permitía ahora abordar un tema concreto desde la vinculación histórica y estética del lugar, ésta vez la Toscana y el Renacimiento, a través de la idea de la representación artística del hombre en el arte. En las antípodas, su novísimo trabajo, 'Pasionaria' ha llevado mucho más lejos esta práctica, ubicándose nada menos que en el espacio sideral, en un ejercicio lícito y fascinante de ciencia ficción coreográfica. 'Voronia' (2014), anterior, parece una bisagra para entender la orientación dramatúrgica hacia donde ahora se inclina su propuesta creativa.

La pieza es una metáfora amplia del mal y la maldad, con abundantes referencias religiosas al infierno y la hipocresía que supone la clásica división radical católica del bien y el mal. Alude a la Biblia, desde luego, pero también a la idea de Infierno de Dante, que lo ubicaba físicamente debajo de Jerusalén, ciudad santa. Escenas enigmáticas, personajes inquietantes, situaciones absurdas, imágenes sugerentes y ese ascensor que siempre baja y lleva a la gente hacia la profundidad y el abismo, son elementos del imaginario único de La Veronal, que ya no solamente conecta con los clichés que están en la cabeza del público sobre Islandia o Rusia, sino que partiendo de un punto geográfico perfectamente localizado por la dramaturgia (una cueva en Georgia ubicada en el centro de la Tierra), se permite construir una metáfora enorme y, sobre todo, profunda, de los dos temas antagónicos más universales: el bien y el mal, y se aventura a intentar definir su significado verdadero en los tiempos, cada vez más difíciles y más hipócritas, que nos ha tocado vivir.

'Voronia' es una pieza importante del catálogo ya extenso de La Veronal. Es también una pieza muy emblemática de su lenguaje y modos escénicos, esa obsesión formal que ha sido sello indiscutible de este equipo.