Sidebar

17
Mié, Jul

Y no es coña | Carlos Gil

El calendario nos formatea las energías. Andamos culminando la revista ARTEZ número 226 de enero/febrero de 2019, con un suplemento de FETEN, esa grandiosa muestra de la especialidad de las ferias, en este caso con una reverencia absoluta por su dedicación al teatro para niños y niñas y familiar. Esto quiere decir que, ente felicitaciones, correcciones, faltas de artículos que llegan tarde, circunstancias diversas, darse cuenta de que hemos llegado a lunes es un descubrimiento algo traumático.

Además, nos colocamos en medio de unas fiestas donde el teatro no deja de existir, pero se transforma en otra cosa, con otra relación. Estamos ante los desvelos, ante los sueños perdidos o los instintos recuperados. Avisa el fin de año, el fin de mes, el fin de ejercicio ese tiempo de recopilación de facturas y ajustes contables. La vorágine administrativa obligada. No hay manera de pensar en otra cosa que no sean tus obligaciones impositivas, en la compra de unos mariscos que no te arruinen y en conseguir un punto de asado perfecto. Lo imposible.

El trabajo de informar sobre lo que sucederá en los próximos meses es una tarea que abre el apetito, que ayuda a hacerse una composición de lugar, para comprobar que no hay nada mejor que entrar en tiempos electorales para que todos los estamentos inviertan de manera abundante, dentro de sus posibilidades, y hasta llegue a la cultura y a las artes escénicas ese brote de generosidad. Después llegarán tiempos oscuros, cuando los que se van no quieren y los que llegan no pueden. O viceversa. Ya estamos acostumbrados, pero siempre incomoda. Si existieran unas leyes de estabilidad esto no sucedería. Al igual que las fuerzas armadas, es un decir, el mundo de la cultura y de las artes escénicas debería tener un marco de estabilidad presupuestaria que no permitiera nada más que pequeños ajustes coyunturales a quienes llegaran a tener responsabilidades en estos asuntos. Ahora parece que todo es gracioso, que existe porque se quiere, no porque se debe o es obligatorio.

Vamos a ir defendiendo la libertad, como siempre, la discrepancia, la versatilidad, la variedad, diversidad y frecuencia relativa. Pero vamos a ir tomando conciencia de la necesidad de empezar a solidificar lo obvio. Se llame Ley, reglamentos, pacto por la cultura, da lo mismo, pero algo que acabe con las incertidumbres, que no dependa de competencias impropias, sino de reglamentaciones orgánicas que hagan que los teatros tengan estabilidad, las compañías sedes, las dramaturgas compañías que les requieran, los directores proyectos factibles y los públicos, es decir, la ciudadanía un servicio público democrático que le satisfaga. 

Y después veremos y analizaremos las estadísticas de consumo cultural, el porcentaje de la población que usa estos servicios de manera habitual. Seguro que los resultados no son todo lo buenos que quisiéramos, pero insistiremos con políticas adecuadas para que sean mejores a base de buscar maneras que no permitan el desfallecimiento. Que los sueños se puedan cumplir y los desvelos contribuyan a lograrlos. Todo en un conjunto de acciones positivas.

Este es mi cuento de Navidad.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€