Sidebar

12
Mar, Nov

El 10 de noviembre la Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro (LMPT) hizo público un manifiesto contra el acoso sexual titulado 'Una profesión de putas', en el que denuncia la invisibilización de las agresiones a mujeres en la profesión teatral y señala el alarmante silencio colectivo en el Estado español pese a la ola de denuncias que se están dando en las industrias creativas de todo el mundo.

 

Más de 1.000 personas e instituciones han firmado ya el manifiesto con nombres relevantes como Rosa Montero, Carme Portaceli, Montxo Armendáriz, Cristina Peri Rossi, Carlos Bardem, Natalia Dicenta, Sergio Peris-Mencheta, Miriam Díaz-Aroca y un largo etcétera. Instituciones públicas como la RESAD, Asociaciones Profesionales como Clásicas y Modernas, Sindicatos como CNT, espacios escénicos como los Teatros Luchana, Nave 73, y publicaciones teatrales como Godot, The Theatre Times y la Revista ARTEZ se están sumando a esta iniciativa.

El manifiesto ataca el manido cliché sobre el teatro como "profesión de putas", desplazando el foco al auténtico problema: el de los hombres que abusan de su poder exigiendo sexo a cambio de promesas profesionales.

El objetivo de este manifiesto, según Yolanda Dorado, vicepresidenta de la LMPT en España, es "denunciar el constante y reiterado abuso que sufrimos en nuestra profesión. Actrices, directoras, dramaturgas, escenógrafas, técnicas y el resto de profesionales de la escena estamos expuestas al acoso machista y misógino de una profesión mayoritariamente masculina. Sufrimos vejaciones, insinuaciones, propuestas e incluso violaciones sin que este comportamiento sea perseguido, ni juzgado”.

Desde la LMPT se comprometen a apoyar campañas en contra del abuso a mujeres en todos los ámbitos y a prestar atención a todas las denuncias públicas, con nombres y apellidos, para que estas situaciones sean la excepción, no la norma.
   
El manifiesto ha sido redactado para la LMPT por Pilar G. Almansa, miembro de la junta directiva y reciente accésit del XI Premio Paco Rabal de Periodismo Cultural, otorgado por Fundación AISGE.

Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro

La Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro (LMPT) es una organización que lucha por la igualdad absoluta, promueve la visibilidad y aumenta las oportunidades para las mujeres profesionales del teatro en España. Constituida como asociación de profesionales desde mayo de 2017, aunque entró en activo el día mundial del teatro, 27 de marzo de 2016, cuenta actualmente con un grupo de facebook de más de 6.400 mujeres profesionales del teatro en España pertenecientes a todas las disciplinas escénicas: actrices, directoras, dramaturgas, escenógrafas, regidoras, iluminadoras, técnicas de sonido, administradoras, agentes, arreglistas, directoras de casting, coreógrafas, directoras de compañías, compositoras, críticas, diseñadoras, educadoras, historiadoras, periodistas, agentes de prensa, productoras, gerentes, jefas de sala, etc.

Beatriz Cabur, española, directora de escena, dramaturga y miembro internacional de la Liga Americana (est. 1981) desde el 2014, es la Fundadora y Presidenta de la División española de la Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro. Junto a ella, un equipo inicial formado por Yolanda Dorado, Belén Santa-Olalla, Conchita Piña, e Inge Martín puso en marcha la asociación, a ellas se sumaron posteriormente Pilar Almansa, Raquel Provencio, Sara Moros, Sandra Dominique, Gemma Garzás, Arantxa Meseguer-Olmo, Noelia Benítez, Lucía Eviza, Mª Carmen Rodríguez, Cachito Noguera, Laura Madera, Laura Aparicio y Marta Bascuñana integrando entre todas la Junta Directiva de esta Asociación de Profesionales de la escena que abrirá la posibilidad de ser socias numerarias a todas las profesionales del teatro durante esta temporada 2017-2018. Todas ellas trabajan para que esta organización tan importante en Estados Unidos se solidifique en el Estado español y ayude a posicionar a las mujeres profesionales del teatro en el lugar que les corresponde, a promover su trabajo, a tener más oportunidades, a ser visibles y, sobre todo, a que se las respete como iguales.