Sidebar

16
Lun, Dic

El dramaturgo valenciano Marcos Gisbert ha obtenido el XIII Certamen Internacional Leopoldo Alas Mínguez para textos teatrales LGTBI (Premio LAM), que convocan la Fundación SGAE y la Asociación Cultural Visible con el objetivo de apoyar y estimular la creación de nuevos textos teatrales que otorguen visibilidad al colectivo LGTBIQ+. El autor ha logrado el galardón con 'La armonía de las esferas', un texto en el que se abordan cuestiones como lo drag, lo queer o el género fluido a partir de la historia real de Billy Tipton, un popular músico de jazz que desarrolló su vida profesional y personal como hombre pese a ser una mujer.



"Estoy inmensamente agradecido por este premio. Me llega, además, en un momento muy feliz, ya que ha coincidido con otros dos procesos creativos: la concesión de una ayuda a la escritura teatral del Institut Valencià de Cultura (IVC) y la publicación a finales de año de mi primer poemario, Alumbramiento", comenta Marcos Gisbert. "Hay años de siembra y años de cosecha, y este 2019 es sin duda uno de cosecha", añade.

La historia de La armonía de las esferas comienza con la muerte, a causa de una úlcera, en enero de 1989, del saxofonista y pianista de jazz norteamericano Billy Tipton. La autopsia desveló que los rasgos sexuales y la genitalidad del músico correspondían en realidad a los de una mujer, un secreto que ni siquiera sus parejas e hijos adoptivos conocían. A partir de este hecho, se inicia una búsqueda de la auténtica identidad de Billy por parte de su hijo Scott, quien irá desvelando el incierto pasado de su padre en una enmarañada red de suplantaciones conforme arma los datos de su investigación, y que acabará por no ser tal. Su viaje lo llevará hasta el nacimiento en Oklahoma del que creyó que era su padre, Billy Tipton (de nombre original, Dorothy Lucille Tipton), donde, desarmado ya de todo rasgo identitario, no podrá más que reconstruirse con los fragmentos -hilos y flecos restantes- de un mapa totalmente nuevo y desconocido para el personaje.

"El personaje de Billy Tipton me cautivó desde la primera vez que supe de él, más que por la valentía de su presencia en la escena musical de la época, por los interrogantes y el misterio que dejó su ausencia a finales de los años 80", cuenta el dramaturgo valenciano. Y explica: "La armonía de las esferas es la historia de una deconstrucción y reconstrucción. Se ha hablado mucho de lo primero en las últimas décadas, pero bien poco de lo segundo, y en un mundo de sentidos cada vez más líquidos, inciertos y precarios, creo que lo más interesante es virar 'el ojo y la inteligencia del poeta', como dijo un crítico de Góngora, hacia la nueva realidad, contraria a los valores de seguridad y progreso ilimitado del siglo pasado".

Gisbert añade otra clave a la historia: "En el texto se abordan cuestiones como lo drag, lo queer o el género fluido, hoy conocidas y definidas, pero que ya se practicaban, aunque sin estos nombres, en los Estados Unidos de los años 40 y 50 del siglo pasado, aquella América de las grandes orquestas que dieron paso tras la Segunda Guerra Mundial a los pequeños clubes de swing y jazz".

Presidido por Pablo Peinado (presidente de la Asociación Cultural Visible), el jurado del XIII Premio LAM ha estado compuesto por los dramaturgos Marta Galán, Daniel J. Meyer, Lucía Miranda y el ganador de la anterior edición del certamen, Iñigo Guardamino. El galardón está dotado con 4.000 euros, la publicación de la obra en la serie editorial de la Fundación SGAE y su dramatización dentro del Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas. La obra ha sido escogida entre un total de 61 textos presentados a concurso.