Sidebar

26
Sáb, Sep

Del 18 al 20 de septiembre, el Teatro Arbolé de Zaragoza acoge el estreno de la obra 'Si esto es un hombre', el gran texto de Primo Levi con versión e interpretación de Mariano Anós y bajo la dirección de Mario Ronsano. Es la primera obra producida por Sui Generis - Compañía de Creación Contemporánea, marca de Factory Producciones que surge para estudiar nuevas vías de creación contemporánea más arriesgadas. 'Si esto es un hombre' cuenta con la coproducción de Ideando Teatro / Teatro Arbolé.

 

'Si esto es un hombre' es un proyecto muy personal de su director Mario Ronsano, y quiere generar reflexión en torno a lo sucedido en los campos de concentración en la época del terror nazi con un texto de memorias como es el de Primo Levi, pero no desde un recuerdo del pasado, sino que a través de ese recuerdo se piense en el hoy, en la actualidad, en que esas ideologías permanecen de forma muy clara en una parte de la sociedad actual y es un llamamiento a que como ciudadanos intentemos evitar que las ideologías excluyentes se vuelvan a imponer. 'Si esto es un hombre' de Primo Levi es la primera propuesta de una trilogía teatral que englobará otras dos propuestas escénicas vinculadas a la II Guerra Mundial bajo el nombre “La memoria de las cenizas”.

Sinopsis

¿Memorias? ¿Pesadillas? La experiencia real vivida en el infierno nazi de los campos de exterminio. El actor Mariano Anós en el personaje de Primo Levi vienen para traernos los recuerdo. Para narrarnos la vida en el Lager. Hay cosas que se olvidan, por eso hay que compartirlas. Porque compartir ayuda. Al menos para intentar que la historia de la infamia no se repita. Contar la Historia. Contará su historia Primo Levi. No toda. Algunos momentos, algunos detalles, algunas experiencias.

Ojalá no sea inútil. 'Si esto es un hombre' surgió de la necesidad de contar de Primo Levi. Era un impulso casi biológico, tan inmediato y violento que rivalizaba con nuestras necesidades más elementales. Su obsesión, tras salir del campo de concentración de Auschwitz, fue exclusivamente esa, “pues vivir en silencio hubiera significado no alertar a los hombres a cerca de los sufrimientos que unos seres humanos habían sido capaces de infligir a otros, y si las nuevas generaciones ignoraban lo que habían hecho sus antecesores, la historia podría volver a repetirse”.

Una narración en primera persona de la principal preocupación de los prisioneros: sobrevivir. Una narración de una historia que nunca nadie creería por la atrocidad de lo vivido. El austero testimonio de Levi devuelve al horror su realidad y lo hace inteligible. Es la sobriedad del testimonio de Primo Levi, una víctima que no grita pero que arranca el grito de la garganta de su lector, lo que devuelve al horror su realidad y lo hace inteligible como una siniestra señal de peligro. Una obra conmovedora  de un hombre con una indestructible fe en la razón.

La propuesta escénica es aséptica, neutra, científica. Sin énfasis, subrayados ni adjetivación. Un enviado especial al infierno. El espacio escénico es un infierno, blanco. Neutro. Apoyado el actor en el código de la no actuación: frialdad, desapasionado, una realidad tan abrumadora que conmueve de por sí. Un trabajo de videocreación, con cámaras en directo que van captando al actor, potencia la fuerza del texto y ayuda a crear eses clima de pesadilla de la obra.