Sidebar

19
Lun, Ago

©Didier Crasnault

Naves Matadero presenta del 8 al 10 de marzo el estreno de 'Gatillo de la felicidad', un proyecto de los portugueses Ana Borralho y João Galante que se ha llevado a cabo en diferentes países europeos desde su estreno en 2017, y en el que 12 jóvenes muestran la realidad de su generación a través de sus experiencias. Durante una semana han participado en un taller en el que han ido desgranando sus deseos, sueños de futuro y frustraciones más presentes.



En 'Gatillo de la felicidad', Ana Borralho y João Galante invitan a 12 jóvenes entre 18 y 23 años a compartir la misma mesa con un arma en el medio. En la pieza juegan a la ruleta rusa y responden a una lista de preguntas sobre sus amores, sus preocupaciones, sus inquietudes, sus familias y el futuro que sueñan. Durante el juego, las palabras se liberan, los recorridos de vida se superponen, dibujando una cartografía multicultural y explosiva de la juventud local. Un juego mortal en busca de la felicidad. De este modo, los artistas Ana Borralho y João Galante continúan su proceso de investigación con el objetivo de adentrarse en el espacio artístico y social y presentan con esta pieza una revisión de la sociedad contemporánea desde la perspectiva de la juventud.

Ana Borralho y João Galante trabajan juntos desde 2002 con la firme convicción de que el arte forma parte de la sociedad, de sus cambios y problemas. "Por eso, ha de ser activo, transformador y con una comunicación directa con las personas", explican. Sus obras han arrancado aplausos unánimes en festivales internacionales de Francia, Alemania, Japón, Brasil o Canadá, entre otros muchos.

"Aprendemos a arriesgar cuando somos adolescentes. Se dice que 1 de cada 3 adolescentes sufre depresión en algún momento. Definir la adicción es más fácil que definir la felicidad. El comportamiento compulsivo (sexo, comida, juegos, auto mutilación) puede producir la misma sensación de felicidad que las drogas. Y como la mayoría de las drogas, con el tiempo necesitamos más y más para mantener la prisa y la adrenalina de la felicidad. Como artistas pensamos que la felicidad puede surgir de la incomodidad y el riesgo. El riesgo y la incomodidad contribuyen al crecimiento propio, al aprendizaje y a la felicidad a largo plazo. Creemos que la felicidad no es solo hacer lo que queremos, sino que también requiere crecimiento y aventura más allá de los límites de nuestra zona de confort.

De niños nos enseñan a encajar en la sociedad. Como adolescentes buscamos una identidad separada de nuestros padres. Más tarde, como adultos, buscamos sin cesar la inocencia perdida. En Gatillo de la Felicidad queremos reflexionar sobre cómo crecer y ser, sobre la posibilidad de encontrarnos sin perdernos. Nuestra intención es documentar todo el proceso en todas sus diferentes etapas, a fin de crear un objeto artístico paralelo: una película documental que mostrará el proceso artístico dirigido a las respuestas creativas y temáticas de los jóvenes adultos", explican sus creadores.