Sidebar

19
Mié, Jun

Y no es coña | Carlos Gil

Yo tampoco quiero acordarme del nombre de ningún lugar ni de ninguna persona ni compañía, pero el andar de feriante reporta cansancio, intemperie, humedades, conversaciones que después en el camino al hospedaje se puede convertir en una reflexión trascendental o anecdótica, pero que abunda en la imperiosa necesidad de dejarse de cuentos y cuentas y comenzar a tomar medidas, o sea decisiones que ayuden a allanar el camino para las próximas generaciones o si me dejan ponerme estupendo para ir dibujando una nueva estructura legislativa y reglamentaria que permita el aprovechamiento de los medios existentes con proyección de futuro.

Como parece hoy imposible que se cambie la Constitución Española y se defina de otra manera el Estado de las Autonomías, tenemos un problema que hoy parece irresoluble para armonizar diecisiete gobiernos, diecisiete consejerías de cultura, diecisiete clientelas, diecisiete equipos de funcionarios tendentes a la reincidencia y la costumbre, alguien, el algún lugar con cierta autoridad moral, intelectual y teatral debería explicar, convencer y ayudar a diseñar un nuevo mapa. Lo ideal sería empezar por una demolición, pero como nos estamos volviendo de un moderado insultante, vamos a ver si empezamos con reformas estructurales que vayan pensando en el mañana y no en el hoy. Porque hoy ya está, ya pasó. Es pasado mañana cuando podemos empezar a implementar alguna variante y romper la inercia.

Y aquí quisiera dejarme llevar por lo escuchado por varios agentes, romper mi empecinamiento radical en los fundamentos, es decir en el fundamentalismo y admito que para contentar a los talibanes resultadistas podríamos empezar por hacer números. Saber exactamente cuánto se gasta en artes escénicas, cómo se gestionan nuestros dineros, cuántos teatros y salas hay, cuántas cías, grupos, asociaciones, esos datos que deben existir en algún lugar pero que casi nadie conoce globalmente. Hacer un estudio, a ser posible que no lo hagan los que hacen ahora todos los estudios pagados por los del oligopolio y las instituciones existentes tan carcas e inmovilistas. Pongamos un adjetivo o dos, un estudio externo e independiente.

En paralelo hacer estudios comparativos con otros sistemas europeos en relación con las artes escénicas de manera integral. Desde  la formación, hasta la distribución, pasando por los teatros estables, las compañías residentes, los festivales y las ferias, la distinción entre lo Público y lo Privado y un largo etcétera. No es lo mismo el norte de Europa, que el Sur o el Este. Y en el Estado español hay una singularidad que parece estancada en los tiempos de los Cómicos de la Legua, el de ir con las carretas de pueblo en pueblo, una concepción de producción y explotación económicamente imposible. De una representación en una, con distancias de semanas o meses entre una y la siguiente es un ejercicio de resistencia de materiales humanos muy complicada de mantener.

Lo de Público y Privado, creo que es urgente. Como los taxis, los bares  y otros oficios más antiguos del mundo las artes escénicas son siempre actividades públicas. Pero en lo concreto, en lo que es una acción pública y un beneficio privado, eso está cada vez más confuso y algunos lo enfangan de manera deliberada en beneficio propio. La contratación oficial, los cachets, se pagan con dinero público, pero lo ganan  empresas privadas. ¿Nos aclaramos o no? Hay demasiada corrupción a primera vista de quienes confunde lo privado, suyo, con lo público, de todos, pero gestionando como propio. No doy nombres, pero los podemos recitar de memoria. Y son siempre los mismos.

Y como estamos de rebajas ideológicas rotundas yo solicito, una vez más, legislación adecuada para el desarrollo integral de las Artes Escénicas. Sí, Leyes y Reglamentos que las desarrollen. Leyes globales y reglamentos parciales. No puede mantenerse más que los teatros públicos sean propiedad en su inmensa mayoría de los municipios y sea una competencia impropia. Es decir que los cierran y nadie les obliga a nada. No existe la palabra Teatro en ninguna legislación, ni local, ni regional, ni estatal, ni europea. Y eso es grave. Es indefensión jurídica. Una compañía residente en un lugar que no quiero mencionar es sacada después de seis años de colaboración por decisión política por encima de la técnica. Sin explicaciones. Con una ley en la mano, algo pasaría.

Podría seguir así, pero como estoy en otro festival, con otro ambiente, con otra sensación y compañía de amigos,  simplemente dar una o dos recomendaciones a los que se buscan la vida poniendo en la calle espectáculos de otro ámbito: no estiréis los números de circo o de lo que sea. Si es bueno con diez minutos, apurarlo, pulirlo para que dure ocho y medio, no lo presentéis como de media hora. Otra más general. Si vais a la calle, tatuaros en algún lugar un lema: Prohibido aburrir. Esto va dirigido especialmente a los de la danza, con tanta metafísica y conceptualización abstracta.

De nada.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€