Sidebar

23
Jue, Ene

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

A lo último que le están dando como bombo en fiesta en mi país, Chile, aparte de quemar estaciones del tren subterráneo, instituciones como bancos y supermercados y cuanta infraestructura parezca representativa del poder económico, es a la necesidad de generar “un nuevo pacto social”.

 

El canto de sirenas de nuevo nos quiere atraer hasta el fondo del mar haciéndonos creer en nuestra capacidad de influir en las decisiones necesarias para detener el caos imperante y llegar a una nueva normalidad.

1.- Para que exista un pacto, debe haber al menos 2 partes facultadas para argumentar en base a sus intereses, siendo capaces de dar y ceder para llegar así a una media en que ambas salgan lo más favorecidas posible y lo menos perjudicadas con este pacto, esta negociación.

2.- Para que exista uno nuevo, previamente debió existir uno y en honor a la verdad, salvo para derrocar a la dictadura de Pinochet, los ciudadanos de a pie, jamás hemos podido influir en ese pretendido pacto social imperante.

La única manera pacífica que el ciudadano promedio tiene para influir en los destinos de una democracia, es manifestar su preferencia a través del voto.

Las últimas elecciones presidenciales efectuadas en mi país fueron en julio del año 2017, con solo el 13,61% del universo electoral acudiendo a las urnas para elegir a quien hoy está en la ira del mundo por su incapacidad de resolver de buena manera, o al menos de una manera relativamente razonable, el conflicto actual. No estoy diciendo que nuestro actual presidente sea el único culpable de esta rebelión ciudadana, pero de que cooperó para llegar a este descontrol, no existe ninguna duda.

¿Y quiénes fueron a votar? Obvio, los que desde siempre han obtenido beneficios con la clase política, la misma a quienes financian para después recibir favores.

El mejor favor que se viene haciendo la clase política desde hace más de 40 años, es hacerlo mal, porque esto provoca la desilusión de los votantes con las instituciones y al tener la impresión de que nada cambia a pesar de quien salga electo, no votan.

¿Para qué votar si derecha e izquierda unidas, jamás serán vencidas?

Parecen tener un pacto tácito de "déjame robar en relativa calma porque después te tocará a ti y después a mí", y así hasta el infinito de los tiempos.

Ya van 30 días de caos, gases lacrimógenos, destrucción de infraestructura, anuncios políticamente correctos de nulo efecto en la práctica.

Lo único que las manifestaciones devastadoras han logrado, es:

1.- No hacer efectiva el alza del pasaje del tren subterráneo. Fueron centavos los que provocaron esta crisis y no van a ser centavos los que la terminen.

2.- Las tarifas de electricidad no aumentarán según lo anunciado. Actualmente el consumo de electricidad es de los más caros de sudamérica.

3.- Los peajes de las autopistas no aumentarán según lo pactado en contratos. El aumento no era directamente proporcional al aumento del costo de la vida, sino a un factor exponencial satánico.

Y aunque parezca increíble, nada más.

Atención médica, medicamentos, jubilación, educación, y un largo etcétera, siguen inamovibles.

Aunque el chileno medio tenga una deplorable comprensión lectora producto de su deficiente educación formal, gracias a la mundialización sabemos que otra realidad es posible y no nos lograran engañar con palabras floridas.

Se aprobó iniciar el proceso para llegar a una nueva constitución (la actual se hizo en dictadura), pero siendo optimistas, en 3 años más tendríamos una nueva carta fundamental, eso si no hay inconvenientes en el camino.

Fuimos imbéciles durante demasiado tiempo y aunque la clase política mandatada por el poder económico crean que lo seguimos siendo, lamentablemente la destrucción de la institucionalidad necesaria para vivir en comunidad, seguirá siendo por quienes se sienten abusados.

Se acabó el pan y circo porque el espectáculo nos aburrió y el pan estaba cada vez más duro.

Chile despertó y no es el único en el mundo.

La gente ya no solo escucha, quiere influir en su destino.

 

https://youtu.be/rw7Cm0t7I7Q