Sidebar

19
Mié, Jun

Y no es coña | Carlos Gil

villafaianaLos que pasamos algún rato en Facebook nos vemos atropellados por la memoria selectiva de este lugar que es a la vez una especie de taberna de barrio de antaño donde te encuentras siempre con los mismos amigos, conocidos y saludados pero también un suerte de Gran Ojo virtual que todo lo ve. Amanecer cada día con el recuerdo de algo que escribiste hace un año, dos o tres provoca en ocasiones subidas de tensión emocional. Por eso quisiera romper protocolos, subirme a la ola del optimismo incandescente y traerles aquí una noticia que me remueve los cimientos por partida doble, triple o cuádruple.

En la recientemente finalizada Feria de Ciudad Rodrigo, donde se reflejan de manera prioritaria los espectáculos de Castilla y León, Extremadura y Portugal, además de otras propuestas de cualquier lugar del mundo le acaban de dar uno de los Premios Rosa María García Cano al pacense José Manuel Villafaina Muñoz que es colaborador habitual de este periódico digital por: "la promoción, visibilización y valorización de las artes escénicas en reconocimiento de toda su trayectoria profesional y vital caracterizada por la promoción de las artes escénicas en múltiples vertientes y facetas, significándose también como uno de los críticos teatrales más relevantes de nuestro país".

Dicho tal cual parece una obviedad, pero pormenorizando se destaca que en este caso es un reconocimiento a alguien que esta en las afueras del poder centralizador, que su labor de creación, de inventarse programas, de dirigir festivales, de hacer y de pensar sobre lo que se hace, labor que cada día se debe agradecer más porque lo que parece se estila es hacer críticas pesebristas, a favor del amo. Y José Manuel sabe distinguir bien lo que es el hecho teatral y lo que es la actual confusión entre lo público y lo privado, entre el teatro comercial para turistas internos y lo que es le teatro que busca la trascendencia artística a partir de una ambición conceptual.

Si uno se suma gremialmente a este premio, ya que es raro que los que hacemos crítica, además de muchas otras cosas, seamos admitidos en el limbo de los agasajos, en este preciso momento a mí me atañe de manera personal por el nombre del Premio, de Rosa María García Cano, con la que tanto hablamos, soñamos, discutimos, pero siempre nos encontramos en una idea básica de colocar al Teatro en el lugar social, cultural y político que su propia existencia requiere. Una mujer que se nos fue joven, atrozmente devorada por la enfermedad, pero que ha logrado que el equipo que continuó su labor, lo haya hecho avanzando, peleando por encontrar el hueco que precisa y logrando situar a esta Feria en un lugar importante en la agenda de todos los agentes que intervienen en el proceso de producción y exhibición.

Y sucede otra cuestión que hoy me solivianta. Escribo esta homilía desde Brasilia, en su Festival Internacional Cena Contemporànea que es como mi segunda casa, un lugar donde me encuentro tan bien, que parece que nunca me hubiera ido. La coincidencia de fechas hace que lleve varios, muchos años sin acudir a Ciudad Rodrigo. Para ser más exactos, la última vez fui veinticuatro horas para recoger el correspondiente Premio que ahora mencionamos en su primera edición al poco de haberse ido Rosa. Era para la revista ARTEZ, un premio colectivo lo que me honra todavía más, y guardo unas imágenes imborrables de aquella ceremonia.

No es habitual que en estos artículos aparezcan fotos, pero les invito a mirar la que adjunto porque al menos a mí, con esta foto me ha provocado una tormenta de nostalgia inconmensurable. Vean quienes están al lado de José Manuel, Toñi y Manuel, pero a mí, al fondo, superpuestas además de la cara de Rosa, me viene la figura de alguien con el que tanto imaginé paraísos teatrales y tanto me hizo conocer la realidad del teatro extremeño: Javier Leoni. Va por todos ustedes estás lágrimas con las que os rindo mi más sentido homenaje a todos. Fuera de cualquier protocolo aniquilador de emociones. Una memoria afectiva para activar la vida.

¡Viva el Teatro!

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€