Sidebar

15
Sáb, Dic

El Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid acoge esta tarde la representación de 'Quejío', la aclamada obra de Salvador Távora que ha vuelto a los escenarios 45 años después de su estreno, con un respeto escrupuloso del montaje original. “Surgió como un espectáculo de protesta sin quererlo”, ha explicado Lilyane Drillon, mano derecha del dramaturgo andaluz.

 

Entre 1972, cuando se estrenó 'Quejío' en el pequeño teatro Magallanes de Madrid, hasta hoy, la sociedad ha experimentado un cambio radical. “Tecnológicamente ha habido un salto gigantesco, los intereses no son los mismos, sobre todo de la juventud, y nos preguntamos si tenía sentido retomar el montaje”, ha reflexionado Drillon, quien acto seguido ha llegado a la conclusión afirmativa. “Tanto entonces como ahora 'Quejío' sigue siendo un despertador de conciencias y el teatro es el último recinto donde puede haber una comunicación de piel a piel”, ha añadido.

En este montaje de 2018, la compañía Távora Teatro Abierto (La Cuadra) ha querido mantener la esencia de la obra de 1972. “Actuamos con los elementos de aquella época sin tener ningún sonido que no sea natural. El flamenco ahora se rodea de montones de micrófonos que ahora no hacen falta”, ha destacado Drillon.

La mano derecha de Salvador Távora ha profundizado en la concepción del director: “El flamenco era entonces un medio de diversión habiendo olvidado de dónde venía. Salvador volvió a los orígenes del flamenco. Quitó todos los oropeles y con este teatro pobre pero cargado de intenciones fue suficientemente concreto y abstracto para que los espectadores echasen encima del bidón la opresión que ellos podían percibir”, ha dicho.

En la representación del LAVA participarán dos personas que estuvieron en los orígenes, por un lado el guitarrista Jaime Burgos y Juan Romero, que entonces actuó como bailaor, y ahora toca la flauta.

Cabe recordar que el TAC ha rendido homenaje este año al actor y director sevillano por su aclamada trayectoria que le ha convertido en renovador del teatro independiente andaluz en un acto celebrado el pasado sábado en el que el propio Távora envío un vídeo de agradecimiento, donde destacó que entiende el arte como compromiso. En su lugar, recogió el galardón el crítico teatral y amigo personal del artista, Carlos Gil, que esta mañana ha entregado a Drillon las distinciones.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai