Sidebar

17
Mié, Jul

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Se está escuchando cada vez más sobre los espectaculares avances en realidad virtual, RV, verdaderos saltos cuánticos capaces de transportarnos a otras formas de vivir las sensaciones que definen nuestro entorno y nuestra posición en el.

La serpiente del paraíso tecnológico seduce a los futuros desterrados con logros dignos de ciencia ficción a través de dispositivos e interfaces que algunos ilusos piensan, pueden ayudar a superar la experiencia vivencial, quizás hasta incluso reemplazarla.

Neo, el héroe de Matrix, estaría horrorizado conversando con Julio Verne, explicándole que sus locuras fueron realidad hace muchos años atrás.

¿En vez de potenciar lo irreal como un placebo de vida gastando miles de horas hombre y recursos capaces de solucionar varios de los actuales problemas de la humanidad, por qué no mejorar la vida real, esa del día a día?

Parece ser infinitamente más fácil el tratar con máquinas que con personas.

¿Parece?

Definitivamente lo es.

Una máquina, hasta ahora, no discute ni se comporta de forma ilógica o contradictoria. No es temperamental, antojadiza ni mucho menos hormonal.

Reacciona de forma lógica en base a las variables de comportamiento programadas.

Pareciera ser la panacea.

¿Y cuando ya no se puedan apagar las máquinas, qué?

Algún día podrían fallar sin dejar de funcionar.

Los teléfonos inteligentes inductores de estúpidos comportamientos humanos, ya están demostrando con creces su capacidad de hacernos dependientes e incluso sus esclavos.

¿Quién no se ha devuelto a casa por haber olvidado el teléfono?

En mi país, chile, con una población de 17,5 millones de habitantes, ya teníamos 24,1 millones de teléfonos móviles en servicio el año 2015, un promedio de 1,38 por habitante. Considerando que los bebes y los niños pequeños aún no saben utilizarlos, debe haber demasiados tecno adictos a quienes les faltan bolsillos para guardar teléfonos.

No será mejor invertir energía y recursos en mejorar la vivencia de la realidad real.

No existe ninguna posibilidad de hacerlo frente a un teclado creyendo conocer el mundo y sus culturas a través de páginas web.

Para realmente conocer o vivir, los 5 sentidos deben estar comprometidos y como he dicho antes, el sentimiento basado en experiencias anteriores, también.

Por más sensores y dispositivos de estipulación se desarrollen, nada podrá reemplazar la temperatura de un abrazo, la inquietud de una mirada, el sonido de un jadeo, el aroma de un sudor o el sabor de un beso.

Humano frente a humano siempre tendrá la posibilidad de variables improbables a diferencia de una máquina con programación rígida a seguir.

¿Cuantos descubrimientos impulsores de desarrollo no se han logrado por error?

Las maquinas repiten hasta el infinito sin equivocarse, sin protestar, sin formar sindicatos, sin preguntarse sobre los misterios del universo.

El arte y sobre todo las artes escénicas parecen ser nuestra primera línea de defensa contra el embrujo tecnológico de la RV al ser una forma de retornar el contacto vivencial entre seres humanos de carne y hueso y no una combinatoria de hardware y software.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€