Sidebar

08
Dom, Dic

Y no es coña | Carlos Gil

Podemos considerar que la actitud generalizada de la profesión en la gala de entrega de Los Premiso Goya, fue de lo más adecuada, de lo más contenida, correcta en términos políticos. Lo que sucede es que es imposible sustraerse a la realidad, a la corrupción, a los recortes presupuestarios, al IVA, a la descomposición de un sistema. Aprobado en su conjunto, aunque desde la extrema derecha española mediática se sigue insistiendo en las amenazas. Se intenta prohibir la libertad de expresión, se quiere silenciar cualquier disidencia, se quiere establecer un cordón de muertos vivientes que no hagan otra cosa que entretener al personal sin cuestionarse absolutamente nada.

En ese sentido considero que la actitud fue la correcta, la de no escaparse de la realidad, pero sin desmerecer el acto, sino, al contrario, dotándole de contenido y demostrar que se está en contacto con la sociedad. Por eso el camino lógico debe ser de la alfombra roja hasta la Marea Roja, un movimiento cultural catalán que va creciendo y que plantea los asuntos de manera muy estructurada, y que huele a aquella Asamblea d'Actors i Directors de Catalunya, que tanta importancia tuvo en el teatro catalán y por extensión en el español.

Uno de los asuntos que se repitieron durante los discursos oficiales fue el buen año 2012, con un crecimiento de espectadores en las salas, los éxitos de varias películas, se señaló que se estaba recogiendo la cosecha de las producciones del 2011, que en el 2012 decreció la producción y que hay que ver los resultados de taquilla de estos meses. Es decir, los efectos del IVA sobre la asistencia a las salas, pero por un lado sube la asistencia, pero por otros baja, por lo que no acabamos de situarnos.

Lo que nos sorprende es que ya sea en cines, teatros, conciertos y otras actividades culturales, existen varias empresas de venta on-line de localidades. En teatro parece que es bastante habitual que sean tres o cuatro puntos de venta anticipada, lo que nos coloca ante una duda metódica, ¿estos puntos de venta trabajan con un porcentaje del precio de la localidad? Si es así, es un intermediario más, una manera de ir perdiendo por el camino porcentajes que dejan las arcas más vacías. Seguramente se me dirá que es un sistema de ventas que funciona, que un equis por ciento se venden por estas vías. Y seguro que es así, aunque se supone que unas empresas venderán más y mejor que otras, ya que los cajas que se han banquerizado que tenían antes la preponderancia, se han ido retirando.

La pregunta es, ¿se vende más por tener muchos puntos de venta o es simplemente una manera de auto-hipnosis? Si bajan los espectadores y la recaudación en los teatros, ¿para qué sirven tantas empresas de venta de localidades? En Euskadi se creó un sospechoso club de cultura, un regalito amistoso de los anteriores irresponsables de Cultura en el Gobierno Vasco, a la que dotaron con trescientos mil euros, sin concurso público, directamente, a dedo, y en ese club, dedicado a crear públicos, a no sé exactamente qué, la verdad, porque es una franquicia del catalán que cuenta con bastantes más recursos verdaderos y auténticos, solamente se le conoce una acción en sus ocho meses de vida: sortear cuatro viajes a Londres "para ver los autobuses de doble piso, los muesos y su cartelera", textualmente. No es que sea una supuesta corruptela, es que es un escándalo. Trescientos mil euros para mandar fuera a los espectadores, es decir, tienen que acabar con ese despilfarro ya.