Sidebar

22
Vie, Mar

Sakura - Keiin Yoshimura

En la India, en el mes de enero de 2019 se han juntado 2500 mujeres. Han creado una cadena humana de 650 kilómetros para denunciar la violación de los derechos de las mujeres en el País. En la India, cuarenta artistas de todo el mundo nos hemos encontrado desde el 15 hasta el 20 de enero 2019 durante el festival Tantidhatri de Calcuta. Allí estábamos las mujeres, fundadoras, hijas, hermanas de la red internacional Magdalena Project. Una realidad que existe desde hace 33 años.

 

Han presenciado el encuentro, entre otras, Jill Greenhalgh y Geddy Aniskdal, dos de las fundadoras de la red, así como Ana Woolf, fundadora de Magdalena Segunda generación, Veronica Moraga y Antonieta Muñoz de Mestiza Chile y Helen Varley Jamieson de Magdalena Miunich.

Representado a España: Mónica de la Fuente, de la Casa de la India de Valladolid, y yo, Viviana Bovino de la cía Residui Teatro.

El festival Tantidhatri, bajo la dirección artística de Parvathy Baúl y la coordinación de Amaranta Osorio, ha sido un puente entre generaciones y continentes. El tema del festival ha sido la "Energía" y, a través de cada acto del festival, se ha canalizado el flujo positivo de energía, en todas las cosas físicas y meta físicas.

Durante una semana se han sucedido 16 espectáculos internacionales, 16 espectáculos nacionales, talleres, master class, mesas redondas y performances.

En la acogedora sede del Rabindra Teertho de Calcuta, se han alternado en tres escenarios diferentes el canto Baúl de Bengala, la tradición Pansori de Corea, la danza Kamigata-mai de Japón, la Pizzica y la Commedia dell'arte italianas, el Mudiyettu de Kerala, la tradición Patachitra de Bengala, así como los lenguajes performativos y visuales de USA y Nueva Zelanda, el teatro físico y los cantos polifónicos europeos y el teatro de memoria latino americano, entre otros.

Tantidhatri es el primer festival internacional de artes escénicas de mujeres en la India. Su primera edición tuvo lugar en Pondicherry en 2012 y la segunda en Bangalore en 2016. Tantidhatri pretende ser un espacio de compromiso para artistas y grupos con el trabajo de las mujeres en el campo de las artes escénicas.

El contexto que ha hospedado el festival ha producido muchas reflexiones en los participantes y en aquellas maestras que por primera vez conocían la India.

¿Que sentido tiene realizar un festival así en un territorio que tiene otras necesidades primarias urgentes y desatendidas?

La respuesta, una vez más, viene desde las mujeres de la red.

Somos las mujeres las que menos están representadas a nivel político y las que lamentablemente menor poder de toma de decisión tienen en muchos contextos. Sin embargo, es en el espacio empírico del arte donde tenemos más presencia, aunque esto no se corresponda con el nivel de reconocimiento de nuestra labor artística. Utilizando el arte, en cuanto canal comunicativo directo y capaz de crear contacto empático con la gente, las mujeres detonamos procesos de transformación personal y comunitaria.

Durante el festival Tantidhatri, las mujeres de la red Magdalena project hemos compartido las experiencias pedagógicas realizadas en comunidades vulnerables y con colectivos en riesgo de exclusión, hemos presentado trabajos escénicos impulsados por una profunda vulnerabilidad, contado memorias silenciadas por las dictaduras,  bailado nuestra dificultad de transmitir ciertas vivencias, cantado las ganas de llevar adelante tradiciones durante mucho tiempo negadas a las mujeres.Hemos mezclado en nuestros cuerpos tradiciones, iconografía y ritos, exponiéndonos a los juicios que se le presentan a quien empieza caminos no transitados antes.

Dialogan el código de la danza contemporánea y el de la danza tradicional de India en el cuerpo de Mónica de la Fuente (España); un saree blanco y rojo cubre el Kimono de Tomomi Paromita, cantante Baúl de Japón; Violeta Luna y Rakini Devi re-viven en sus cuerpos las divinidades femeninas de las tradiciones católica e hindú Yo, dirigida por la maestra Keiin Yoshimura., en traje de Samurai he transitado el puente entre la Commedia dell’arte y el teatro tradicional japonés, cantando cantigas tradicionales gallegas.

Todas hemos testimoniado la necesidad y responsabilidad de buscar el camino para comunicar, ir mas allá, compartir y exteriorizar necesidades... para una, para todas, para todos.

Si una se detiene en este ciclo de energía que fluye, interrumpe el flujo para las hijas y las que vendrán. Todas se detienen.

Y si una detiene este flujo de energía de voz, de empoderamiento, de expresión, también detiene a todos los demás en su posibilidad de desarrollar otra escucha y actitud hacia la mujer.

La transformación de un tejido social es un proceso largo y lento.

Como Scherazade, el personaje principal de "Las mil y una noches", las Magdalenas captan la atención con mil y una posibilidades performativas, defendiéndose a sí mismas y al tiempo educando a un nuevo concepto de género, desde la perspectiva de la creatividad, el respeto, la no violencia y la libertad.

El mismo acto artístico de las Magdalenas es una acción de empoderamiento y gestación de cambio para todas. Un acto que responde a una necesidad primaria, urgente y desatendida.

El festival ha sido posible gracias al compromiso de instituciones locales e internacionales y a la generosidad de las artistas. Tantidhatri donará su recaudación excedente para la educación de las niñas en la India.

Residui Teatro hospeda próximamente en España algunas de las Magdalenas, con la idea de dar a conocer su quehacer artístico y detonar nuevas colaboraciones.

La performer Violeta Luna (México/Usa) realizará el taller 'El Cuerpo / Acción: Direcciones para una Cartografía Personal" en el Caae de Madrid (lugar en el que dirigo el ciclo de formacion "Aprensder de los Maetsros/as"), el próximo 30 y 31 de marzo; el 15 y 16 de junio Keiin Yoshimura presenta "Wa-nokokoro" taller de danza tradicional Kamigata-mail y alineación de meridianos con el método Motoyama; del 17 a 29 de julio Parvathy Baúl y Viviana Bovino serán entre las maestras invitadas en "Bridge international residence" proyecto de teatro y comunidad dirigido por Gregorio Amicuzi, que esté año tendrá lugar en Oñati (País Vasco); el Caae, un una vez al mes, realizo el taller monográfico "Danza Desconocida", un puente entra el teatro y la danza que se recorre cantando. El Caae de Madrid es un lugar que, desde el primer encuentro de Magdalenas del 2013, se posiciona como lugar interesado a suportar el trabajo de mujeres creadoras.

Hermanas, madres, amigas juntas para confabular otras suertes para el mundo, impulsando acciones pequeñas y constantes para provocar cambios grandes y contundentes.

Viviana Bovino, cía Residui Teatro

Nuevo número de la revista ARTEZ

Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai