Sidebar

19
Mié, Jun

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

De pronto me di cuenta de que el tiempo estaba pasando irremediablemente y que ya demasiados granos han caído en el reloj de arena de mi vida, sin marcha atrás posible. La abulia producto de una rutina pacificadora, no me dejaba darme cuenta del supremo valor de este recurso no renovable que solemos despilfarrar en lo que mal llamamos descanso.

¿Es acaso descanso refugiarse en las imágenes hipnóticas de esa caja boba llamada televisión capaz de secuestrar nuestras conciencias para llevarlas a ningún lado?

¿Recuperamos energía al jugar con nuestros teléfonos inteligentes matando extraterrestres que nos hacen aumentar nuestra barra de energía para seguir jugando?

¿Después de haber dormido inquietos por las últimas noticias del mundo nos levantamos con energía renovada para escuchar las nefastas noticias con las cuales nos apabullan los medios de comunicación masiva?

Somos continuamente sobre estimulados por la negatividad de una realidad fantástica diseñada para impedirnos pensar. La mayor arma de dominación masiva es sin duda lo que llamamos "medios de comunicación masiva" pues se transforman en la droga que nos mantiene subyugados a la voluntad de quienes inteligentemente la manejan como herramienta capaz de manipular conciencias sometidas al facilismo del no reflexionar.

Día a día nos van cargando la mochila de nuestra existencia con pesados acontecimientos mostrados cada vez de manera más explícita. Antes nos parecía terrible cuando en una película, el villano hacía de las suyas porque entrábamos en ese juego fantástico de la imaginación que todo lo puede, hasta creer que el villano no solo era despreciable en la pantalla sino que fuera de la pantalla también.

La vida real ha aprendido de la ficción para hacerla real. No me refiero a los relatos futuristas de Julio Verme donde maquinas impensadas hasta ese momento podían navegar bajo el mar o llegar a la luna. Hoy por hoy en que la información está al alcance de los pulgares de quien la quiera encontrar, podríamos investigar sobre los asesinos en serie más atroces de la historia con el fin de superarlos e idealmente pasar a los archivos digitales del futuro.

Fabricar bombas ya no es un enigma de alquimistas y torturar con sofisticadas técnicas es algo que dejó de estar al alcance de mentes enfermizas auspiciadas por mentes aún más enfermizas pero supuestamente pulcras en su actuar.

Desde niños aprendemos a matar, ya no montados sobre el caballo de la escoba, empuñando una pistola de palo disparada al aire para ahuyentar a los forajidos, sino que administrando complejos recursos atómicos y armas láser para exterminar civilizaciones extraterrestres convertidas en amenaza vital por el solo hecho de no conocerlas.

De manera continua se nos hace estar orgullosos de defender nuestra ignorancia por todos los medios, incluso los más violentos.

El tiempo, ese precioso tiempo que alguna vez las tribus primitivas "mal gastaban" sentados en torno a una fogata para empaparse con la sabiduría del anciano relatando historias de vida, ese tiempo es el que nos falta para volver a transformar una caja de zapatos en un potente camión y no deprimirnos porque no somos capaces de comprar el ultimo adelanto tecnológico.

No al tener más tiempo para producir más y tener más sino un tiempo para mal gastar en escuchar lo que el tiempo pasado nos quiera decir.

Tarea difícil ya que es el propio tiempo quien condena a los improductivos a guetos llamados casas de reposo, asilos u otros, donde lentamente son engullidos por el olvido de sus afectos.

Pero eso no importa porque ya fue su tiempo, está viejo, ni siquiera se da cuenta de lo que pasa, es mejor para el estar donde lo cuiden bien.

El tiempo que hoy no damos a nuestros hijos será el mismo que ellos nos darán a nosotros en nuestro ocaso.

El tiempo que no malgastamos en un ocio bien entendido será el mismo que nos falte para completar nuestras vidas con emociones gratificantes.

El tiempo es el recurso más valioso que tenemos y al mismo tiempo el más fácil de regalar. Eso, solo sí estamos dispuestos a hacerlo.

Hay que darle tiempo al tiempo.

Sí, pero hay que dárselo.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€