Sidebar

18
Jue, Jul

Foto marcosGpunto

Conciencia contra la pared

“No me contéis más cuentos, / que vengo de muy lejos / y sé todos los cuentos. / No me contéis más cuentos. / Contad / y recontadme este sueño. / Romped. / Rompedme los espejos, / deshacedme los estanques, / los lazos, / los anillos, / los cercos, / las redes, / las trampas / y todos los caminos paralelos…” León Felipe en “Antología rota”.

Yo hubiera escrito este poema en la pared. Pero, claro, en un contexto donde la gente se desahogaba escribiendo, pidiendo, exigiendo cosas concretas y llenas de rabia, el poema del zamorano perteneciente a la Generación del 27, hubiera caído como una vergonzosa y airada provocación a la provocación.

Y es que, el texto “Tierra de tiza” de Vanesa Montfort induce a la ira, a la rabia, a la necesidad de manifestarse contra una realidad demasiado evidente. La obra tiene algo de mitin, de panfleto que no invita a la reflexión, sino a la exaltación. De ahí, que mi reacción hubiera sido tomar posición, tomar distancia, apropiándome de las palabras del poeta; mi pretensión era alejarme de los árboles para poder ver el bosque, alejarme del discurso –desde mi punto de vista– excesivamente calcado de la realidad, aún reconociendo el patético contenido impregnado de desánimo y depresión.

Como si se tratara de un noticiero, de un reportaje periodístico o cinematográfico, “Tierra de tiza” participa del teatro documental en cuanto que los personajes, las situaciones y los diálogos están pegados al barro de la cotidianeidad de nuestra sociedad capitalista injusta, “una maquinaria que está devorando a sus hijos” sin piedad.

A pesar de la realidad manifiesta que describen las escenas, el espectáculo posee una poética sutil derivada de la puesta en escena definida por una intérprete que dibuja constantemente sobre la pared. El interior de una vivienda, la espalda de una mujer, los edificios de la ciudad, personajes abatidos, frases alusivas a los estados anímicos. “Colorín colorete, por la chimenea…”; “Adiós”, “PRECIPICIO”; “El futuro está en tus manos. “; “Cuando todo se ha borrado la imaginación nos hace libres”. Y la traca final, un grupo de personas tras una pancarta en blando, en manifestación.

Los dibujos, los trazados con tiza y borrados para añadir otros dibujos más, contienen todo el significado de la obra, toda la poética: “cuando todo se ha borrado…” Ahí está la metáfora, en el grafiti y en el borrado de la realidad, que al borrarlo se convierte en imaginación. Pienso que lo que sucede en la pared propone un discurso más rico y más intenso que la mera dramatización.

La puesta en escena plantea un juego de imitación de la realidad por medio de excelentes dramatizaciones y, en otro plano, plantea el juego de la pared como espejo donde el espectador ha de escudriñar, descubrir su propia figura, su pensamiento de forma individual; el público ha de intuir o imaginar más allá de la propia realidad.

Con todo lo dicho, Roberto Cerdá ha dirigido un magnífico montaje con cinco intérpretes extraordinarios que se acercan a la sicología de los respectivos personajes con honestidad. El histrionismo cómico del vidente contrasta con la dramática expresión corporal de la mujer que, acorralada por las circunstancias, está sumida en la desesperación y en la soledad; soberbia interpretación.

En fin, en “Tierra de tiza” se comparte a partes iguales la evidencia con la poética, la provocación con la contención, el patetismo conmovedor con la sarcástica comicidad. Gran acierto que los intérpretes no salgan a saludar y dejen al público con su conciencia a un palmo de la pared.

Manuel Sesma Sanz

Espectáculo: Tierra de tiza. Texto: Vanesa Montfort. Actores: Julia Eme, Ramón Ibarra, Rebeca Matellán, Pedro Almagro y Rosa Manteiga. Espacio escénico: Susana Uña, Roberto Cerdá. Iluminación: Enrique Chueca. Dirección: Roberto Cerdá. Compañía: 181 grados. Sala Teatro Cuarta Pared, en gira.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€