Sidebar

21
Jue, Oct

Escritorios y escenarios | Manuela Vera

Todo teatro es físico, todo. Incluso en el que los personajes-actores enuncian largos parlamentos mientras sus cuerpos se comportan como estatuas de museo. “Sin cuerpo no hay alma”, dice una teatróloga alemana llamada Erika Fischer-Lichte. Sin cuerpo no hay emociones ni pensamiento. El cuerpo es la materia con la que trabaja el actor, su única herramienta, su instrumento, es lo que lo convierte en objeto y sujeto de su arte. El cuerpo es tangible, está vivo, es materia hecha carne.

 

Qué impreciso insistir en la separación del cuerpo y la voz. No solo lo que se percibe con los ojos es físico. La voz es vibración, es materia, aunque no podamos verla, igual que el aire. La voz cantada o dialogada nace en el cuerpo. Las ideas emergen del cuerpo. La felicidad, la tristeza o el amor, también. 

A través del cuerpo percibimos y nos relacionamos con aquello que nos rodea.

Qué agotador resulta escuchar que hay un teatro diferente del resto del teatro porque es un “teatro físico”. Qué nombre tan contagioso y tan absurdo para dar cuenta de una singularidad que hace parte de un todo (el teatro) y no de un segmento (cierto tipo de teatro), como se pretende. Qué fácil es poner a circular nociones sin pasarlas por el cuerpo, sin digerirlas. ¿A qué será que se refieren los que creen que hay un teatro físico y otro que no?

Actuar es construir con el cuerpo. El cuerpo crea representaciones o acontecimientos extra cotidianos, frente a -o en presencia de- los cuerpos del público. En el teatro el cuerpo es el canal de comunicación, lo mismo que en la vida.

El cuerpo comunica con lenguaje verbal, sí, pero no exclusivamente. Hay un enorme repertorio de lenguaje no verbal del que también disponemos y que, a veces, manejamos a la perfección, pues con él nos pasa lo mismo que con el lenguaje verbal, en algunos momentos lo usamos con consciencia, mientras que en otros sin darnos cuenta de lo que estamos diciendo. A veces el silencio es elocuente. 

El cuerpo habla mucho con la palabra, sí, en el teatro y por fuera de él. Pero también habla mucho con los gestos, con las posturas, con las miradas, con la energía, y con la proximidad o distancia, que aumenta o disminuye, ante la presencia de otros cuerpos.

Todo teatro es físico, todo. 

Domingo 19 de septiembre del 2021.