Sidebar

21
Sáb, Jul

Velaí! Voici! | Afonso Becerra

Necesitamos espacios alternativos, porque la alternativa abre caminos y desvíos respecto a lo estandarizado.

Necesitamos un “Off” en los festivales oficiales, un lugar para las poéticas disidentes, para las formas que no cogen dentro de una sinopsis y que no tienen un argumento hilado y narrativo que sirva para venderlas.

Un espacio en el que no se nos ofrezcan “productos”, pero que nos permita entrar en el juego, turbarnos o perturbarnos, vacilar, sin generar un apartheid.

Un espacio para encontrarnos con lo inesperado.

Un espacio para encontrarnos con lo necesario, con lo ineludible, con lo impetuoso, aunque no siga los patrones de lo clasificable como teatro o como danza. Aunque nos cueste reconocer el teatro y la danza, mientras nos vemos movidas/os por esas experiencias, a veces ingenuas, a veces nobeles, a veces desbordantes, a veces insignificantes...

Arte en bruto, sin pulir. A veces, esa falta de pulido coincide con el feliz hallazgo de lo indómito.

El Teatro Ensalle de Vigo, por octavo año consecutivo, organiza el festival “Vigo en bruto”, para compañías y artistas emergentes y nobeles, con propuestas especiales, al margen de los cánones más aceptados por la programación de los teatros.

En esta edición del 2018, igual que en las anteriores, el “Vigo en bruto”, con su residencia artística para cada uno de los proyectos seleccionados, ha sido una magnífica oportunidad para artistas que han salido de la ESAD de Galicia o que aún están en ella.

A continuación voy a intentar un repaso sobre algunos de los aspectos de las piezas del “VIII Vigo en bruto” del Teatro Ensalle. 

AS VACACIÓNS MÁIS LONGAS de Diego M. Buceta. Una pieza donde la danza y la identidad del actor bailarín se diluyen en un girar que adopta diferentes formas, dentro de una tensión incesante.

El foco en el tronco, las manos y los pies, desnudos, mientras el rostro y la cabeza permanecen ocultos por la camiseta, producen esa primera des-subjetivización del actor, esa conversión en objeto escénico vivo, resonante, evocador.

El sonido electrónico de algo semejante al viento, acompaña un recorrido, entre lo animal y lo vegetal, desde la entrada hasta el interior de la sala. El cuerpo yaciente va girando despacio hasta entrar en el escenario.

Ya sobre el linóleo, el movimiento diafragmático, ampliando vientre y costillas, en la horizontal, genera una figura que desmonta el cuerpo para quedar con una parte.

La luz de Laura Iturralde, cuando no transforma el cuerpo en un objeto artístico, enciende y apaga su imagen, en torsiones localizadas, por ejemplo, en el cuello, o bien generalizadas y expandidas a todo el cuerpo.

Torsiones, giros, arqueos y evoluciones, en un desplazamiento circular hasta alcanzar una especie de mareo o de marea. Dar vueltas alrededor de uno mismo, en la vertical, y abrir los brazos, es poner el equilibrio en el aire.

MUDAR A PEL de Samuel Merino, con dirección de José Vaquero es otro solo, de esta vez, acompañado de fantasmas. Nunca estamos solas/os.

MUDAR A PEL es una pieza sobre los tormentos de la juventud. Porque no toda la gente joven es feliz o risueña.

Esos tormentos son de carácter íntimo y existencial.

El pan lucha contra las flores, en su materialidad escénica y en su dimensión simbólica, y la luz contra las tinieblas de la noche insomne.

Podría parecer que este solo de Samuel Merino, Samu, sin más personaje que él mismo, pudiese inscribirse en un tono confesional o convertirse en una sesión de terapia psicológica, cerrándose en si mismo. Sin embargo, la sensatez y la sensibilidad cultivada, del dramaturgo que hay en Samuel, abre la pieza, tanto en las propuestas escénicas como en el texto, hacia lo poético y lo lúdico.

Estamos ante un trabajo primerizo, con algunas soluciones escénicas quizás ingenuas y una estructura rítmica que se difumina en algunas zonas. Sin embargo, existe una sinceridad capaz de alcanzarnos. También hay una encomiable ausencia de pretenciosidad.

El viaje que hace Samuel de CREER a CREAR y del cuarto de las tribulaciones a la aventura del exterior, merece nuestro acompañamiento y aplauso.

EILA de Vanesa Sotelo y Davide González, Cía. Incendiaria, juega con trozos de poemas de Rosalía de Castro, encajados en un contexto escénico casi pictórico, con resonancias surrealistas y evocaciones iconográficas hermosas.

El actor, Davide Gozález Lorenzo, propone una performance casi topográfica en la que su cuerpo y sus movimientos parecen salir del suelo o simbiotizar con él, también con el piano y con el haz de espigas... Y, a partir de esa fluctuación performativa, diríase que la voz o voces, que juegan con los versos rosalianos, emana del paisaje escénico y, por extensión, de la tierra.

Una pieza de apariencia sencilla que, en si misma, compone una dramaturgia musical y poemática.

EPIDERME de Belabesta Teatro. Una pieza posdramática de Sonsoles Cordón y Ernesto Is, que se presenta como un solo de actriz, para emanciparse de la propia actriz, que además es mujer y madre.

Las ansias por realizarse como persona piden esta acción conjuradora, para liberarse de lo que hoy implica ser actriz, ser mujer y ser madre.

Para eso se desconstruyen algunos tópicos asociados a estos tres constructos sociales: las flores, cortadas, desmigajadas; el aplauso y la ovación que toda actriz debe perseguir, situado, con ironía, por el medio de la pieza, entre otros dispositivos escénicos; la repetición de caricias, nanas y obligaciones rutinarias de una madre, como un rezo que se rompe por acumulación.

En EPIDERME tenemos momentos, ciertamente, de “belabesta”, en los que germina el poema escénico. Tenemos textos que nos saben interpelar desde una belleza bien medida, capaz de gustar sin desactivar el escozor. Tenemos una exquisita selección musical, tal cual acostumbra a hacer Ernesto, como ya pudimos comprobar en las piezas Exilio das moscas y Tras Tanhäuser, con Feira do Leste. Y tenemos esas ansias de ir más allá, conscientes de que "o corazón é un animal mecánico" (el corazón es un animal mecánico) y que, quizás, es necesario vencerlo.

 

Igual que es necesario vencer el miedo al “me gusta” o “no me gusta” del público y expandir la alternativa, la escena alternativa. O, al menos, dejarles nacer y crecer.

 

Afonso Becerra de Becerreá.

 

P.S. – Otros artículos relacionados, publicados en esta misma sección de Artezblai:

 

Prodigios que aparecen En silencio, Xoel Álvarez”, publicado el 1 de julio de 2017. Sobre el VII Vigo en Bruto 2017.

 

Fantasmas y transportaciones en Prácido Domingo”, publicado el 18 de diciembre de 2017. Sobre Diego M. Buceta.

 

Trascender la escuela. Tras Tannhäuser”, publicado el 24 de julio de 2016. Sobre Tras Tannhäuser, dramaturgia de Ernesto Is con Feira do Leste.

 

Dramaturgia de proceso y creación de compañías. Feira do Leste”, publicado el 30 de abril de 2016. Sobre Exilio das moscas, dramaturgia de Ernesto Is con Feira do Leste.

 

Emergencia”, publicado el 5 de julio de 2013. Sobre el III Vigo en Bruto 2013.

 

 

 

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai