Velaí! Voici! | Afonso Becerra

AFONSO BECERRA DE BECERREÁ (Becerreá, 1973)Dramaturgo y Director de escena. Doctor en Artes Escénicas por la Universitat Autònoma de Barcelona. Titulado Superior en Arte Dramático por el Institut del Teatre de Barcelona, en la especialidad de Dirección Escénica y Dramaturgia. Titulado en Interpretación por el ITAE de Asturias. Premio Álvaro Cunqueiro de la Xunta de Galicia. Ejerce la docencia en la Escola Superior de Arte Dramática de Galicia.Además de artículos y colaboraciones en diversos volúmenes colectivos, ha publicado, como dramaturgo y ensayista, las siguientes obras: Textículos dramáticos e posdramáticos (Laiovento, 2013 e 2014), Roberto Vidal Bolaño e o xogo do teatro (Laiovento, 2012), 9999 en Banqueiros de Francisco Pillado Maior [Coord.] (Laiovento, 2012), Dramatículas (Laiovento, 2010), É un dicir (Revista das Letras. Nº 833. 19/08/10. Galicia Hoxe), Crio-Xénese (Laiovento, 2007), Dramaturxia. Teoría e práctica (Galaxia, 2007), Rexurdimento (RGT, 2006), O ritmo na dramaturxia (Universidade da Coruña, 2005) e Agnus Patris (Xerais, 2002).Como traductor publicó Un pé xigante esmágaos a todos, de Xavi Morató (RGT Nº 83, 2015), Mata o teu alumno, de Carles Mallol (RGT Nº 79, 2014), O principio de Arquímides de Josep Maria Miró Coromina (RGT Nº 71, 2012), por el que recibe el Premio María Casares (2016), O tempo de Lluïsa Cunillé (RGT Nº 67, 2011), Na meta de Thomas Bernhard, en colaboración con Ana Contreras (Difusora das Letras, Artes e Ideas, 2010), A muller que perdía todos os avións de Josep Maria Miró Coromina (RGT Nº 63, 2010), Esquecer Barcelona de Carles Batlle (RGT Nº 59, 2009), Oasis de Carles Batlle (RGT Nº 55, 2008), O show de Kinsey de Jesús Díez (RGT Nº 54, 2008), Origami de Carlos Be (RGT Nº 50, 2007).En 2009 fundó, junto a Ana Contreras, la Cía. ÓNFALO TEATRO S.L. con la que estrenaron “Neuras” de Mª Xosé Queizán (Auditorio de Cangas, 18/11/09), y “NA META (Sálvese quen poida)” de Thomas Bernhard (MIT Ribadavia, 17/07/10). Anteriormente trabajó en los espectáculos: “Rosalía 21” (Producciones Bles S.L. Teatro Mella de La Habana, 23/02/08), “Porno” de Dani Salgado (Teatre Lliure de Barcelona, 22/04/04), “Assaig Obert” de Dani Salgado (Teatre Lliure de Barcelona, 2003), “¿Tiene fantasmas este castillo?” de Jordi Ardid (Històrica Produccions S.L. de Barcelona. Castell de Montjuïc, 15/07/02), “Paraules i records de Mossen Cinto Verdaguer” (Històrica Produccions S.L. de Barcelona. Vil·la Joana, 09/06/02), “Macbeth” de Shakespeare (Teatre Malic de Barcelona, 06/06/02), “Cavallitus” de Antonio Morcillo (Teatre Nacional de Catalunya. 32 Festival Internacional de Teatre de Sitges, 09/06/01), “Rexurdimento. Visións dun cego” (Nove Dous Teatro S.L. Auditorio do Carballiño, 15/10/2000), “La barca nova” de Ignasi Iglesias (Teatre Nacional de Catalunya, 06/10/99), “La doma de la furia” de W. Shakespeare (ITAE de Asturias. Palacio Valdés de Avilés, 14/06/96), “El porque de las cosas” de Quim Monzó (ITAE de Asturias. Sala Quiquilimón de Xixón, 04/03/96).Pertenece al Consejo de Redacción de la RGT (Revista Galega de Teatro) y es colaborador, entre otras publicaciones, de la revistas de artes escénicas ARTEZ, Primer Acto, Danza en escena. De 2006 a 2009 formó parte del Consejo Asesor del CDG (Centro Dramático Galego). Es uno de los fundadores, en 2015, de DramaturGA, Asociación Galega de Dramaturxia. Vocal de la Sección de Literatura Dramática de la Asociación de Escritoras/es en Lingua Galega (AELG).Además dirige la Asociación Cultural A Pipa de Becerreá desde 1988, que organiza el Certame Literario da Alta Montaña Luguesa y las Noites Poéticas inauguradas por Uxío Novoneyra en 1996.

 

  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    La danza es una y, al mismo tiempo, hay muchas danzas. El teatro es uno, pero al mismo tiempo, hay muchos teatros… y así para todas las artes escénicas. ¿Qué quiero decir con esto? Voy a utilizar una comparación: alguien puede escribir un poema, la cuestión y lo verdaderamente importante es que ese poema singular y único sea, al mismo tiempo, poesía. En otras palabras, la singularidad y la unicidad de una obra o de una pieza que se integra en el halo o en el amplio espectro del arte. Esta cuestión tiene varias derivadas.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Estamos muy sensibles. ¿A que sí? Lees “Antes de que llegue la bestia” y ¿qué es lo primero que piensas? Puedes pensar varias cosas. Incluso te puede dar un respingo. Nadie se escapa de las circunstancias del contexto. Y éstas nos condicionan, aunque no lo queramos. Aunque busquemos estar por encima de las circunstancias. En realidad estamos a merced de las circunstancias. Con esta expresión juega la coreógrafa gallega Mercé de Rande, cuando se titula irónicamente: A Mercé das Circuns Tanzias (mezclando su nombre con el de circo y danza). Estamos a merced de las circunstancias y éstas nos llevan a pensar que “Antes de que llegue la bestia” tiene que ver con la pandemia y la terrible crisis en la que nos está sumiendo.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Bailar ahora. Marta Alonso Tejada

    Las cosas se están poniendo complicadas. La pandemia del coronavirus va sitiándonos. Las medidas de aislamiento son las mismas de hace siglos. La preocupación y los miedos también son los mismos de hace siglos y quizás milenios. Pero también desde hace milenios las sociedades humanas han utilizado, por lo menos desde el Neolítico, la danza, la música, el canto, la caracterización especial a través de pinturas corporales y otros aderezos mágicos, para espantar los males y los miedos. La comunidad salía, de aquellos rituales primigenios pre-dramáticos, robustecida. Los ánimos son el fundamento para cualquier proceso de curación. El desánimo y el miedo actúan a nivel celular y bioquímico y nos van minando. Incrementar los niveles de endorfinas y de otras substancias opioides endógenas colabora en la mejora de los estados físicos. Para ello la danza, no solo como ejercicio sino como arte y experiencia de recepción, es una de las manifestaciones humanas más necesarias.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    El amor a la sabiduría, la filosofía, y el teatro tienen una relación larga y fundamental. En el teatro el ser humano se piensa y se indaga en acción. En el teatro el ser humano se ve. El teatro, en su raíz etimológica, es el lugar de la visión, esa especie de atalaya desde la cual podemos ver aquello que en la vida cotidiana se nos escapa. En el teatro, dramático (sujeto a las leyes de la narratología y la semántica) o postdramático (sujeto a las leyes del juego real en escena y al acento de su vibración), siempre sentimos, percibimos o alcanzamos un sentido (aunque no haya un significado o historia). Un sentido tomado como dirección, orientación, hacia algún lugar, aunque ese lugar no sea concreto o determinado. Aunque no sepamos definir ese lugar, pero sí sentimos que todo aquello que acontece en el escenario y de lo cual somos partícipes, tiene un sentido.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Estamos en una época extraña. Quizás todas lo son, pero esta, con una pandemia global restringiendo el libre albedrío y acotando algunas de nuestras expresiones de afecto, aún lo es más. La “normalidad” de ayer, antes de la invasión del coronavirus, no era la panacea. Supongo que ninguna “normalidad” lo es. Las normas o reglamentaciones, necesarias para vivir y convivir en sociedad, pueden ayudar en algunos aspectos, el problema es cuando aprietan o ahogan.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    La atención al detalle es una de las condiciones del arte. En las artes vivas, si cabe, resulta aún más difícil esa atención a lo mínimo, a lo más pequeño. En la danza, en el teatro, en las modalidades híbridas, los detalles surgen y se desvanecen, son fulguraciones. La dinámica temporal, en los ejes de la simultaneidad y la continuidad o contigüidad, en la sincronía y la diacronía, hace muy compleja esa atención y ese cuidado.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Las hijas bravas de Chévere

    Hay quien dice que las revoluciones solo se pueden dar si son cruentas. Algunas revoluciones históricas así lo atestiguan, véase la Revolución Francesa. ¿Sin violencia no hay revolución? Hay quien dice que en los escenarios teatrales nunca se ha librado ninguna revolución. Que la danza o el teatro nunca han cambiado nada en la sociedad. Pero yo no estoy de acuerdo. Esa concepción sobre la posibilidad de cambiar las cosas de golpe a través de un ejercicio de poder, en muchos casos violento, a mí no me parece justo ni ético. Tampoco me parece justo que el fin justifique los medios. Creo que los medios son más importantes que la finalidad. Del mismo modo que creo que el camino es más importante que el final.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Hay cosas que se pueden decir y hay cosas que no se pueden decir. ¿A que sí? Esto lo sabemos todas/os, sin embargo, hay cosas que no se pueden decir, pero que son necesarias, alguien las tiene que pronunciar. Al pronunciar esas palabras que, por diversas razones, no se pueden decir, pero son necesarias, se produce una especie de catarsis, una liberación de humores.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Se suele decir que, en una conversación, no es educado sacar el tema del fútbol ni el de la política. Se supone, por tanto, que fútbol y política son dos instituciones omnipotentes, que nos afectan a todas las personas. Ambos generan adhesiones partidistas y estimulan una especie de lucha y competición, a veces incluso violenta, de afán totalizador y a veces incluso totalitario. Fútbol y política determinan, de diferentes maneras, la agenda social. Pero, al margen de esto, son asuntos que suscitan polémicas encarnizadas.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Afonso Becerra

    Estamos en unos tiempos convulsos. Todo parece normal, pero ni es nuevo ni es normal. Nuestros cuerpos individuales y el cuerpo social llegan al año 20 del siglo XXI con una memoria, con unos archivos que vienen de lejos. Los arquetipos arcaicos afloran en el año de la pandemia ante las imposibilidades que ésta interpone entre nosotras/os. Ni la distancia ni el miedo son nuevos, como tampoco es nueva la situación de estrés que pueden suponer las medidas para evitar contagios. Esa tensión, esa vigilancia, ese control (mascarilla, higienización, distancia…) generan un dramatismo sutil, larvado, por debajo de la supuesta asepsia. Y, de repente, parece que nuestros cuerpos ya saben algo, como los animales que presienten las tormentas antes de que éstas se aproximen. Hay algo que no va bien y encararlo implica coraje y un plus de energía.

    Leer más »
Botón volver arriba