Sangrado semanal | Juana Lor

Actriz, traductora e intérprete. Licenciada por la Universidad Pontificia de Comillas en Traducción e Interpretación sus idiomas de trabajo son el alemán, el inglés y el italiano. Miembro de KABIA, espacio de investigación de Gaitzerdi Teatro desde su fundación en octubre de 2006. Desde entonces ha participado en sus espectáculos Paisaje con Argonautas y Decir Lluvia y que Llueva. Este último galardonado con los siguientes premios: Premio Ercilla a la Mejor Producción Vasca, el Premio Revelación LARRUZ Escena Siglo 21  y el Premio del II Certamen de Nuevos Investigadores Teatrales – CENIT 2010, organizado por el Laboratorio TNT de la compañía sevillana Atalaya. Es actualmente Candidato Finalista al Premio Max en la categoría de Espectáculo Revelación.Colaboradora estable de la compañía Gaitzerdi Teatro desde el año 2004. Formada en ballet clásico desde su niñez, su desarrollo como actriz siempre ha estado ligado al entrenamiento continuo del actor. Ha recibido formación continua de Borja Ruiz, director de Kabia y autor del libro “El arte del actor en el siglo XX. Un recorrido teórico y práctico por las vanguardias”, así como de Juan Carlos Garaizabal, terapeuta de expresión vocal especializado en Voice Movement Therapy por la Royal Society of Arts de Londres. Ha participado en workshops nacionales e internacionales impartidos por el Odin Teatret de Eugenio Barba, por Ricardo Iniesta director de Atalaya, Enrique Pardo y Linda Wise del Pantheatre, Cristina Samaniego de Espacio Espiral y Vicente León entre otros.

 

  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Execrable Don Juan

    Llevamos una semana trabajando el Don Juan Tenorio de Zorrilla a fondo. Lo tenemos incrustado en las mentes e intentamos llevarlo a los cuerpos, estamos estudiándolo para la Escena, aprendiendo a interpretar el verso. En esto, el actor que se sienta a mi lado durante las sesiones de trabajo me dice: Este Don Juan, la verdad, que era un impresentable con patas. No tengo más remedio que asentir y recordar el libreto de mano que acompañaba el Don Juan Tenorio que dirigió hace ya un año Blanca Portillo, en el que la actriz manifestaba la intención de romper con los halagos y la admiración que se profesa a este mito hispánico para presentar al tipo por lo que es: un monstruo que por donde quiera que fue, la razón atropelló, la virtud escarneció, la justicia burló y a las mujeres vendió. Hace ya algún tiempo, Carlos Gil, columnista también de esta sección de Opinión de Artezblai publicó una columna que levantó ciertas ampollas al plantear la conveniencia o no de seguir representando ciertos textos clásicos, a pesar de o debido a los contenidos que ensalzaban. La solución no creo yo que consista en dejar de contar ciertas historias en Escena.…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Un andamio vestido de flores

    Ovillejo, esticomítico, sirrema. Apocope, redondilla, sinalefa. Estrofa, verso, acento. Sílaba, rima, métrico. Un término es una palabra que tiene un significado único, dentro de un campo del saber humano. Normalmente, estas palabras están vedadas a quienes desconocen ese área especializada, llámese medicina, comunicación intercultural, pesca de anzuelo o teatro en verso. Escucharlas sin saber, es como si te hablaran en chino. Los médicos suelen hacerlo mucho, quién sabe por qué razón. Las buenas maestras, los que de verdad saben, suelen tener la capacidad de hacer fácil lo que no es simple, de transmitir años y años de estudio, conocimiento, dudas y resoluciones con una sencillez que engancha, enamora, que empuja a querer seguir sabiendo, haciendo, leyendo. A estas personas se las reconoce porque, si vas al tercer día de sus clases, el 85% de las palabras que utilizan son términos, términos que sus alumnos no hubieran entendido ni por asomo el primer día de clase y que ahora tienen ya integrados, al menos, racionalmente. Karmele Aramburu es una de esas maestras, quizás por ser también amante del verso. Y ese amor, lo transmite a raudales en sus sesiones de trabajos versales. Es cerebro que piensa y cuerpo que acciona desde…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Mostrar las tripas

    Las recetas de los buenos platos no se dan. Quizás se transmitan, como mucho, dentro de la propia familia, aunque muchas veces, cuando los nietos se preocupan y ocupan finalmente por conocerlas, la abuela está ya tan viejita que cuenta la receta del revés o a medias o con el orden de los ingredientes trastocado. Cierto es que a esas alturas, quizás esté la receta perdida, pero grabarlas mientras lo cuentan suele ser un primor, por los detalles, por la gracia, por la forma de expresarse. El Teatro de los Andes ha decidido publicar su recetario mucho antes de que se le caigan los dientes. En el libro de próxima publicación: La formación del actor. Una ventana al hacer, enseñar y ser en el Teatro de los Andes, escrito por Giulia D’Amico el grupo hace un streap-tease ético-pedagógico donde se quita hasta la piel para mostrarnos sus tripas: la estructuración de su entrenamiento y actividad pedagógica de la A a la Z, explicando también, la fuente de proveniencia de los distintos ejercicios, las razones y formas en las que estos han ido variando con el paso del tiempo, así como las carencias que advertían en el training y sus consiguientes…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    La Noche de los Sospechosos

    Tomás F. Juanes ha sido muchas cosas en esta vida y será muchas en las que le quedan, si bien, èl suele presentarse como «el hijo de la Feli». Tengo la inmensa suerte de estar compartiendo unos días con él y con su extraordinaria compañera en un entorno envolvente en las inmediaciones de Elorrio: Baserri de los de antes en plena naturaleza, bosque, huerta, perros, comida recién extraída de la tierra y un largo etcétera de bienaventuranzas compartidas. El Teatro brinda estas vivencias si nos atrevemos a sacarlo de los espacios habituales de actuación, la sala, el edificio-teatro, las plazas de los pueblos. Y aquí estamos, platicando y comentando la jugada de la pieza escénica del día anterior, que presenté al aire libre, sin más foco que el sol, ante un grupo de amigos-desconocidos, con la fachada de la casa de piedra guardándome las espaldas, cuando la conversación nos llevó por otros derroteros. Y entonces yo le cuento del pánico escénico antes de actuar, que sólo me ha acontecido una vez en la vida, pero que fue una experiencia muy «heavy» por lo «metal», en pleno festival importante (el primero) allende los mares y con el peso de la responsabilidad…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    El «Borja»

    Empezó en esto del Teatro cuando tenía 15 años. Desde entonces, no habrá habido un solo día en que este hombre no le haya dedicado a la Escena un pensamiento, un objeto convertido en metáfora o una ensoñación diurna llevada pulcramente al escenario. Cuento esto desde la seguridad que me otorga haber sido formada como actriz, desde la nada, por este Maestro construido a sí mismo, auto-didacta en sus inicios y bien leído que acostumbraba a devorar mucho de lo que poblaba las estanterías de cierta librería con nombre de cráneo que abandonó Bilbao hace unos años en busca de un futuro mejor. En esa pequeña gran librería estaba él un día, encargando o rebuscando algún nuevo libro por ahí, cuando el Señor de todo aquello le dijo: «Oye, chaval, tanto que lees, tanto que lees, ¿Por qué no escribes un librito compendiando todo eso que devoras sobre el arte del actor? Y año y medio después, aquel chaval, actor por aquel entonces de la callejera Gaitzerdi Teatro, apareció con el «librito»: Un manuscrito (tecleado a mano) de más de 500 páginas. Hoy en día, la obra titulada EL ARTE DEL ACTOR EN EL SIGLO XX – Un recorrido teórico…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Nacemos sabiendo

    Nacemos sabiendo. Luego, a medida, que aprendemos a caernos y ponernos de pie una y otra vez, desaprendemos lo sabido. Miro a mi hija mientras duerme. O mejor dicho, mientras intenta dormirse. La mezo. El impulso que parte de mi cuerpo se transmite, a través de mi mano, a la cuna y de la cuna, finalmente, hasta su cuerpo. Ella recibe el impulso en su totalidad. Ninguna parte hay estanca al movimiento que se produce. El impulso toma en su cuerpo forma de ola. El engranaje es tan perfecto que hay que fijarse bien para advertir que el impulso le llega primero a la pelvis y recorre su columna vertebral para alcanzar, finalmente, la cabeza. Sus extremidades responden a la ondulación con un eco perfecto. Veo a este bebé repercutiendo orgánicamente un impulso externo sin más intención que la de dormirse y recuerdo las interminables horas de training aprendiendo o mejor dicho re-aprendiendo qué es eso de recibir orgánicamente un impulso enviado por un compañero. Rememoro la lucha por no adelantarse e imponer una trayectoria propia al estímulo externo que se recibe, por mantenerse alerta y receptivo a la vez, por no cerrarse, por no inventar, por no exagerar ni…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Porque me invitaron

    Me dijeron: escribe. Y escribí. Me invitaron a dirigir y dirigí. Dirigí una sola cosa. Amateur. O sea, con gente que hace lo que hace por amor al arte. Y me embaracé. Ahora soy madre de una niña de 7 meses y no sólo no tengo el coño pa ruidos, tampoco tengo el cerebro para escribir columnas. Probablemente muchas mujeres y hombres con conciencia feminista se echarán las manos a la cabeza si leen esta última afirmación. Yo también lo hago. Una parte de mí también se escandaliza al verme así, porque no entiende nada. No entiende nada, porque yo crecí en el seno de una familia con una madre trabajadora. Una mujer que estaba casada, era madre y trabajadora y que defendía, no sólo el derecho, sino casi la obligación de la mujer a trabajar, para no depender del hombre. Parece ser que ella no tuvo los problemas que yo estoy teniendo para bregar en el mundo real, actual y contemporáneo en el que la mujer trabaja además de dar de mamar. Vaya cosa. A mí, sin embargo, me está costando. Y eso que esta columna también es amateur, vamos, que hago esto por amor al arte. Y porque…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Sobre susurros teatrales y maternidades

    Estoy guiando estos días unas sesiones intensivas de entrenamiento actoral en el marco de un workshop que ofrece mi compañía. Es el tercer año consecutivo en que llevo a cabo esta tarea y, por primera vez, me siento perdida. Dudo acerca de mi competencia pedagógica, el poco o mucho «saber» que llena o llenaba mis bolsillos teatrales se me mezcla, desdibuja y vuelve a mezclar sin ordenarse de forma clara y precisa. Sé que se debe al hecho de haber sido madre recientemente. Sabios como Mircea Eliade inspiran para llegar a saber que el acto de dar a luz constituye un ritual de paso tan perfecto en sí mismo que ningún ritual de iniciación ideado por el hombre puede equiparársele. Salimos transformadas, entramos en un estado de consciencia alterado que dura algo más que el denominado puerperio (periodo «oficial» de 40 días tras el parto según el cual el aparato reproductor femenino tiene la obligación de recuperarse, según la medicina imperante). Estado de conciencia alterado, digo, perfectamente programado e ideado para poder estar a lo que hay que estar, que, por supuesto, presenta sus desventajas si te empeñas en seguir con otras tareas que realizabas sin problemas antes de embarazarte.…

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    El calcetín de Doña Inés

    Estoy recién parida y me voy al teatro. Bueno, recién-recién no, pero lo pongo así para que la cosa enganche desde el principio. Podría mirarlo. Podría mirar exactamente cuando decidí desgajarme de mi hija recién nacida y acercarme al Arriaga a ver el Don Juan de Blanca Portillo. Era un 22 de febrero. O sea, dos meses y 7 días después de haberme partido por la mitad y ser dos a partir de entonces, decidí aventurarme a las calles para escuchar el verso. (Aquí entre nosotros: duré una hora y cuarto.) Y no porque el montaje no molara, ¡qué va!, es que el instinto maternal fue más fuerte que el teatral y abandoné a Doña Inés, desnuda, recién secuestrada y aturdida en los aposentos que Don Juan tiene en su palacio a las afueras de Sevilla.

    Leer más »
  • Artezblai colaboradores Juana Lor

    Tempus Fugit

    Huir o luchar. Al ser humano no le queda otra ante una situación de verdadero peligro, donde su supervivencia se ve amenazada. O nos quedamos o nos vamos. Y cualquiera de las dos cosas las hacemos con «tutto noi stessi» que dice Eugenio Barba, es decir con «todo nosotros mismos», con la presencia y los sentidos a tope. El tiempo, sin embargo, no se queda a luchar. El tiempo huye, vuela, se fuga después de los instantes. Crees tenerlo agarrado, nada cambia, todo permanece y para cuando te das cuenta, el pijama de talla 0 se hizo pequeño y el telón de la última función se cerró para siempre. Aunque tuvieras 50 por delante. Dicen que los instantes se detienen cuando cabalgas el tubo de una ola de surf. Aunque no se hayan deslizado por una masa de agua salada en movimiento, estoy segura de que muchos de los lectores han sabido detener el tiempo alguna vez. Por un momento, cualquiera podría cerrar los ojos y rememorar aquel instante en que el tiempo se detuvo. Yo traté de hacerlo hace bien poco, entre patas, mientras sonaba la Orquesta de señoritas de Maria Elena Walsh y oía el murmullo de los…

    Leer más »
Botón volver arriba